Descargar Aplicación

Examinando las Escrituras diariamente 2020

Jueves 20 de agosto del 2020

Ya no seamos aventados de aquí para allá por las tretas de los hombres (Efes. 4:14).

Una verdad a medias puede engañarnos por completo. Veamos algo que ocurrió en Israel en tiempos de Josué (Jos. 22:9-34). Los israelitas que vivían en el lado occidental del río Jordán escucharon que los que vivían al otro lado habían construido un enorme altar. Esa información era cierta, pero incompleta. Basándose en ella, los del lado occidental concluyeron que sus hermanos se habían rebelado contra Jehová (Jos. 22:9-12). Menos mal que antes de atacar enviaron a varios hombres confiables para que averiguaran los detalles. Estos se enteraron de que sus hermanos no habían construido el altar para ofrecer sacrificios. En realidad, era un monumento para que las generaciones futuras supieran que ellos también eran siervos fieles de Jehová. Seguro que los israelitas del lado occidental dieron gracias por haberse asegurado bien de tener todos los datos y no haber matado a sus hermanos. w18.08 5 párrs. 9, 10.

¿Cómo llegó a ser Mefibóset víctima de una injusticia? y ¿Qué debió haber hecho David?Por otro lado, 

cada uno de nosotros puede ser víctima de una injusticia por culpa de una media verdad o una información incompleta que circule sobre nosotros. Veamos lo que ocurrió con el rey David y Mefibóset. David fue generoso con él y le devolvió las tierras de su abuelo Saúl (2 Sam. 9:6, 7). Pero algún tiempo después recibió un informe negativo sobre Mefibóset. Sin comprobar la información, decidió quitarle todas sus propiedades (2 Sam. 16:1-4). Cuando por fin habló con él, se dio cuenta de que había cometido un error y le devolvió parte de las tierras (2 Sam. 19:24-29). David no hubiera cometido esta injusticia si se hubiera tomado el tiempo necesario para obtener los detalles, en lugar de apresurarse a tomar una decisión.

 

¿Qué hizo Jesús cuando dijeron mentiras sobre él? y ¿Qué podemos hacer si alguien nos acusa de algo que no es cierto?

 

Ahora bien, ¿qué podemos hacer si se nos acusa de algo que no es cierto? Eso fue lo que les ocurrió a Jesús y a Juan el Bautista (lea Mateo 11:18, 19). ¿Qué hizo Jesús? En vez de dedicar todo su tiempo y energías a defenderse, animó a la gente a fijarse en los hechos, en lo que hacía y enseñaba. Como él mismo dijo, “la sabiduría queda probada justa por sus obras”.

Encontramos aquí una valiosa lección. Puede que a veces la gente nos critique o diga cosas injustas que manchen nuestra reputación. ¿Hay algo que podamos hacer? Si alguien difunde una mentira sobre nosotros, lo mejor es vivir de tal manera que nadie la crea. Como demuestra el ejemplo de Jesús, si llevamos una vida cristiana intachable, desmentiremos cualquier media verdad o acusación falsa.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *