Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Jueves 22 de julio del 2021

Examinemos las Escrituras todos los días 2021

Jueves 22 de julio del 2021

Algunos han sido desviados de la fe (1 Tim. 6:10).

La expresión “desviados” indica que podemos distraernos si tratamos de conseguir posesiones innecesarias. Nuestro corazón podría quedar expuesto a “muchos deseos insensatos y dañinos” (1 Tim. 6:9). Así que no permitamos que esos deseos entren en nuestro corazón. Debemos verlos como lo que son: armas que pueden dañar nuestra fe. Pero supongamos que tenemos el dinero para comprar muchas cosas materiales. ¿Hacemos algo malo si adquirimos cosas que deseamos pero que en realidad no nos hacen falta? No necesariamente. Sin embargo, meditemos en estas preguntas: Aun si podemos comprar algo, ¿tenemos el tiempo y las energías necesarios para usarlo y mantenerlo? Además, ¿podríamos llegar a encariñarnos demasiado con nuestras posesiones? ¿Podría ese sentimiento llevarnos a actuar como el joven que rechazó la invitación de Jesús de hacer más en el servicio a Dios? (Mar. 10:17-22). Es mucho mejor que llevemos una vida sencilla y dediquemos nuestro valioso tiempo y energías a hacer la voluntad de Jehová. w19.11 17, 18 párrs. 15, 16

¿Por qué cosas es normal que nos preocupemos?

Es normal que nos preocupemos por ciertas cosas, como por ejemplo agradar a Jehová y a Jesús (1 Cor. 7:32). Si hemos cometido un pecado grave, nos importa mucho recuperar nuestra amistad con Dios (Sal. 38:18). También es normal que los casados quieran agradar a su cónyuge, y a todos nos preocupa el bienestar de nuestra familia y de los hermanos (1 Cor. 7:33; 2 Cor. 11:28).

a) ¿Cómo pueden dañar nuestra fe las preocupaciones excesivas? b) Teniendo en cuenta lo que dice Proverbios 29:25, ¿por qué no debemos temer a los hombres?

Por otro lado, las preocupaciones excesivas pueden dañar nuestra fe. Una de ellas es pensar demasiado en tener ropa y comida suficiente (Mat. 6:31, 32). Esa inquietud podría hacer que nos centráramos en conseguir cosas materiales y hasta que llegáramos a amar el dinero. Entonces, nuestra fe en Jehová se debilitaría y sufriríamos graves daños espirituales (Mar. 4:19; 1 Tim. 6:10). También podría preocuparnos demasiado lograr la aprobación de los demás. Eso podría resultar en que llegáramos a temer más las burlas o la persecución que desagradar a Dios. ¿Cómo nos protegeremos de este peligro? Rogándole a Jehová que nos dé la fe y la valentía que necesitamos (lea Proverbios 29:25; Luc. 17:5).

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *