Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Jueves 23 de diciembre del 2021

Examinemos las Escrituras todos los días 2021

Jueves 23 de diciembre del 2021

Se les aparecerá Jehová (Lev. 9:4).

El año 1512 antes de nuestra era, cuando se erigió el tabernáculo al pie del monte Sinaí, Moisés presidió la ceremonia en la que se nombró sacerdotes a Aarón y sus hijos (Éx. 40:17; Lev. 9:1-5). ¿Cómo demostró Jehová que aprobaba el sacerdocio recién nombrado? Cuando Aarón y Moisés bendijeron a los israelitas, Jehová envió fuego del cielo para que consumiera por completo el sacrificio del altar (Lev. 9:23, 24). De esta manera tan espectacular, Jehová demostró su total apoyo al sacerdocio de Aarón. Cuando los israelitas vieron esta prueba clara de que los sacerdotes contaban con la aprobación divina, comprendieron que también ellos debían darles su total apoyo. Esto es de interés para nosotros, pues el sacerdocio de Israel fue una sombra de un sacerdocio mucho más importante: los 144.000, que servirán en el cielo junto con Cristo (Heb. 4:14; 8:3-5; 10:1). No cabe duda de que Jehová está guiando y bendiciendo con generosidad a su organización. w19.11 23 párr. 13; 24 párrs. 14, 16

¿Qué nos enseña sobre Jesús el que el sumo sacerdote quemara el incienso antes de ofrecer los sacrificios?

Tengamos presente que el sumo sacerdote debía quemar el incienso antes de ofrecer los sacrificios. Así se aseguraba de que contaba con la aprobación de Jehová. ¿Qué aprendemos? Cuando Jesús estuvo en la Tierra, tuvo que hacer algo importante antes de poder ofrecer su vida en sacrificio, algo más importante que salvar a la humanidad. A fin de que Jehová aceptara su sacrificio, tuvo que obedecerle lealmente durante toda su vida. De ese modo, demostró que lo correcto es vivir como Jehová nos manda. Jesús probó que la soberanía de su Padre es recta y su manera de gobernar es justa.

¿Por qué le agradó a Jehová todo lo que hizo Jesús durante su vida en la Tierra?

Jesús obedeció a la perfección las normas justas de Jehová durante toda su vida en la Tierra. Ninguna tentación ni prueba, ni siquiera la perspectiva de una muerte horrible, debilitó el deseo que tenía de defender la manera de gobernar de su Padre (Filip. 2:8). Jesús oró con “fuertes clamores y lágrimas” cuando se enfrentó a las pruebas (Heb. 5:7). Sus sinceras oraciones procedían de un corazón leal y fortalecieron su deseo de ser obediente. Estas oraciones fueron para Jehová como el agradable olor del incienso. Todo lo que hizo Jesús durante su vida agradó a su Padre y vindicó la soberanía divina.

¿Cómo podemos imitar a Jesús?

Podemos imitar a Jesús haciendo lo posible por obedecer las leyes de Dios y por ser leales a él. Cuando pasamos por pruebas, le suplicamos a Jehová que nos ayude porque deseamos agradarle. Haciendo todo esto, demostramos que apoyamos su modo de gobernar. Sabemos que no aceptará nuestras oraciones si hacemos algo que condena. En cambio, si vivimos como Dios quiere, podemos tener la confianza de que nuestras oraciones sinceras serán para él como el agradable olor del incienso. Y podemos estar seguros de que nuestra lealtad y obediencia complacen a nuestro Padre celestial (Prov. 27:11).

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *