Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Miércoles 22 de diciembre del 2021

Examinemos las Escrituras todos los días 2021

Miércoles 22 de diciembre del 2021

La persona confiable sabe guardar una confidencia (Prov. 11:13).

Los ancianos en particular deben seguir este principio. Ellos saben que no deben revelar las “conversaciones confidenciales” de los hermanos de la congregación. Si lo hicieran, perderían la confianza de los demás y dañarían su reputación. Quienes tienen responsabilidades en la congregación no pueden ser “de lengua doble” o “falsos” (1 Tim. 3:8; nota). Es decir, no deben engañar a otros ni ser inclinados al chisme. Si un anciano ama a su esposa, no la cargará con información que no necesita saber. La esposa de un anciano puede contribuir a mantener la buena reputación de su esposo. ¿Cómo? No presionándolo para que le hable de cosas confidenciales. De esta manera, no solo apoya a su esposo, sino que también les muestra respeto a quienes han confiado en él. Y lo más importante es que alegra a Jehová, pues así contribuye a la paz y la unidad de la congregación (Rom. 14:19). w20.03 22 párrs. 13, 14

¿Qué lecciones nos enseña el mal ejemplo de Elifaz, Bildad y Zofar?

El mal ejemplo de Elifaz, Bildad y Zofar nos enseña varias lecciones. Primero, que no debemos juzgar a nuestros hermanos (Mat. 7:1-5). Más bien, debemos escucharlos con atención antes de hablar. Solo entonces comprenderemos lo que les está pasando (1 Ped. 3:8). Segundo, que cuando hablemos debemos asegurarnos de que nuestras palabras sean amables y ciertas (Efes. 4:25). Y, tercero, que Jehová se interesa mucho en lo que nos decimos unos a otros.

¿Qué aprendemos del ejemplo de Elihú?

El cuarto hombre que visitó a Job fue Elihú, un pariente de Abrahán. Mientras Job y los otros hombres hablaban, Elihú escuchaba. Por lo visto, prestó mucha atención a lo que dijeron, pues le dio a Job consejos compasivos pero claros que lo ayudarían a cambiar su forma de pensar (Job 33:1, 6, 17). Lo más importante para Elihú era buscar la honra de Jehová, no la suya ni la de cualquier otra persona (Job 32:21, 22; 37:23, 24). Su ejemplo nos enseña que hay un tiempo para quedarnos callados y escuchar (Sant. 1:19). También aprendemos que nuestro interés principal al aconsejar a alguien debe ser que se dé honra a Jehová y no a nosotros.

¿Cómo demostramos que agradecemos la capacidad de hablar?

Demostramos nuestra gratitud por la capacidad de hablar que nos ha dado Jehová siguiendo lo que dice la Biblia sobre cuándo hablar y qué decir. El sabio rey Salomón escribió por inspiración: “Como manzanas de oro en adornos de plata, así es la palabra dicha en el momento oportuno” (Prov. 25:11). Si escuchamos con atención a los demás y pensamos antes de hablar, nuestras palabras serán como esas manzanas de oro: preciosas y de mucho valor. Así, sea que hablemos mucho o poco, animaremos a los demás con nuestras palabras y haremos que Jehová se sienta orgulloso de nosotros (Prov. 23:15; Efes. 4:29). Sin duda, no hay mejor manera de mostrar nuestra gratitud por este regalo de Dios.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *