Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Martes 19 de enero del 2021.

 

 

Examinemos las Escrituras todos los días 2021

Martes 19 de enero del 2021

Hombres hablaron de parte de Dios impulsados por espíritu santo (2 Ped. 1:21).

Si un marinero quiere aprovechar el viento, debe hacer dos cosas. Primero, tiene que llevar el barco hasta donde sopla el viento, ya que no se moverá si se queda en el puerto. Segundo, tiene que alzar y desplegar las velas todo lo que pueda, pues el barco solo se moverá si el viento las hincha por completo. De modo parecido, solo podremos seguir sirviendo a Jehová si contamos con la ayuda de su espíritu. Para ello, debemos dar dos pasos. Primero, ponernos donde sopla el viento, es decir, participar en actividades que nos permitan recibir la guía del espíritu de Dios. Segundo, “alzar las velas” al máximo participando en esas actividades todo lo que podamos (Sal. 119:32). Entonces, el espíritu santo nos impulsará para que sigamos sirviendo fielmente a Jehová a pesar de las olas de la oposición y las pruebas. w19.11 9 párr. 8; 10 párr. 11.




CÓMO BENEFICIARNOS PLENAMENTE DEL ESPÍRITU SANTO

De acuerdo con 2 Timoteo 3:16, 17, ¿qué pueden hacer por nosotros las Escrituras? y ¿Qué debemos hacer nosotros?

Primero, estudiemos la Palabra de Dios (lea 2 Timoteo 3:16, 17). El término griego que se traduce “inspirada por Dios” significa literalmente “insuflada por Dios” o “soplada por Dios”. Jehová usó su espíritu para “insuflar” o poner sus ideas en la mente de los escritores de la Biblia. Cuando leemos la Palabra de Dios y meditamos en ella, las enseñanzas divinas entran en nuestra mente y corazón. Esas ideas inspiradas nos motivan a vivir de acuerdo con lo que Dios desea (Heb. 4:12). Pero, para beneficiarnos por completo del espíritu santo, debemos dedicar tiempo regularmente a estudiar la Biblia y a pensar con detenimiento en lo que leemos. De ese modo, la Palabra de Dios influirá en todo lo que digamos y hagamos.

¿Por qué decimos que “el viento está soplando” en nuestras reuniones? y ¿Qué podemos hacer para asistir a las reuniones con “las velas desplegadas”?

Segundo, adoremos a Dios con sus siervos (Sal. 22:22). En cierto sentido, podemos decir que en nuestras reuniones “está soplando el viento”, puesto que el espíritu de Jehová está en ellas (Apoc. 2:29). ¿Por qué lo decimos? Porque, cuando nos reunimos, pedimos en oración el espíritu santo, cantamos canciones basadas en la Palabra de Dios y escuchamos instrucción bíblica presentada por hermanos que han sido nombrados por espíritu santo. Y este mismo espíritu ayuda a las hermanas a preparar y presentar sus demostraciones. Ahora bien, si queremos beneficiarnos plenamente de este espíritu, tenemos que ir a las reuniones preparados para participar. De esa manera, asistiremos a ellas con “las velas desplegadas”.

¿Cómo logramos que el espíritu santo nos ayude en la predicación?

Tercero, salgamos a predicar. Cuando leemos de la Biblia en nuestra obra de predicar y enseñar, dejamos que el espíritu nos ayude en el ministerio (Rom. 15:18, 19). Pero tenemos que salir a predicar con regularidad y utilizar la Biblia siempre que sea posible para beneficiarnos al máximo de ese espíritu. Algo que nos ayudará a tener mejores conversaciones con las personas es emplear las ideas para conversar que aparecen en la Guía de actividades para la reunión Vida y Ministerio Cristianos.

¿Cuál es la manera más directa de conseguir espíritu santo?

Cuarto, oremos a Jehová (Mat. 7:7-11; Luc. 11:13). La manera más directa de conseguir espíritu santo es pidiéndoselo a Jehová en oración. Nada —ni los muros de una prisión ni Satanás mismo— puede impedir que nuestras oraciones le lleguen a Jehová o que el regalo del espíritu santo nos llegue a nosotros (Sant. 1:17). ¿Cómo debemos orar para beneficiarnos totalmente del espíritu santo? Para responder a esta pregunta, vamos a analizar con más detalle el tema de la oración examinando un ejemplo que solo se encuentra en el Evangelio de Lucas.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *