Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Martes 26 de enero del 2021.

Examinemos las Escrituras todos los días 2021

Martes 26 de enero del 2021

Les he dado a conocer tu nombre (Juan 17:26).

Tan solo en los cuatro Evangelios, Jesús llamó Padre a Jehová unas 165 veces. ¿Por qué habló tanto de Jehová? Entre otras razones, porque quería que las personas se convencieran de que Jehová es un Padre cariñoso (Juan 17:25). Veamos cómo trató Jehová a su Hijo, Jesús, y lo que esto nos enseña sobre él. Dios siempre escuchó las oraciones de su Hijo, y además las respondió (Juan 11:41, 42). Jesús siempre sintió el amor y el apoyo de su Padre sin importar a qué prueba se enfrentara (Luc. 22:42, 43). Jehová demostró que es un Padre amoroso asegurándose de que Jesús supiera que contaba con su apoyo (Mat. 26:53; Juan 8:16). Es cierto que no lo protegió de todos los peligros, pero lo ayudó a aguantar las dificultades. Jesús sabía que cualquier daño que sufriera sería temporal (Heb. 12:2). Jehová demostró que cuidaba a su Hijo escuchándolo, dándole lo necesario, educándolo y ayudándolo (Juan 5:20; 8:28). w20.02 3 párrs. 6, 7, 9

CÓMO NOS CUIDA NUESTRO CARIÑOSO PADRE

De acuerdo con Salmo 66:19, 20, ¿cómo nos demuestra Jehová su amor?

Jehová escucha nuestras oraciones (lea Salmo 66:19, 20). Él no desea que limitemos en ningún sentido nuestras oraciones, pues nos dice que le oremos constantemente (1 Tes. 5:17). Además, podemos dirigirnos a él con respeto en cualquier momento y en cualquier lugar. Y nunca está demasiado ocupado para escucharnos; siempre nos da su atención. Cuando entendemos que Jehová escucha nuestras oraciones, nos sentimos atraídos a él. El escritor de un salmo dijo: “Amo a Jehová porque él oye mi voz” (Sal. 116:1).

¿Cómo responde nuestras oraciones Jehová?

Nuestro Padre no solo escucha nuestras oraciones, sino que también las responde. El apóstol Juan nos da la siguiente seguridad: “Le podemos pedir cualquier cosa que esté de acuerdo con su voluntad y él nos escucha” (1 Juan 5:14, 15). Claro, puede que Jehová nos responda de formas que no esperamos. Como sabe lo que más nos conviene, a veces su respuesta es no o a veces su respuesta es que esperemos un tiempo (2 Cor. 12:7-9).

¿De qué maneras se encarga Jehová de darnos lo necesario?

Jehová nos da lo necesario. Él hace lo mismo que les manda hacer a los padres de familia (1 Tim. 5:8). Se ocupa de las necesidades materiales de sus hijos. No quiere que nos preocupemos por el alimento, la ropa o la vivienda (Mat. 6:32, 33; 7:11). Como nos ama, hasta se ha encargado de que en el futuro también tengamos todo lo que necesitemos.

Pero lo más importante es que atiende nuestras necesidades espirituales. Nos ha revelado mediante su Palabra la verdad sobre sí mismo, su propósito, el sentido de la vida y lo que sucederá en el futuro. Se interesó en cada uno de nosotros cuando conocimos la verdad y se valió de nuestros padres o de otros maestros para ayudarnos a conocerlo. Y sigue ayudándonos con cariño a través de los ancianos de la congregación y otros hermanos maduros. Además, nos instruye mediante las reuniones, donde aprendemos de él junto a nuestra familia espiritual. De estas y otras maneras, demuestra que es un Padre que se interesa por todos nosotros (Sal. 32:8).

¿Por qué nos educa Jehová, y cómo lo hace?

Jehová nos educa. A diferencia de Jesús, nosotros somos imperfectos. Así que, a fin de educarnos, nuestro amoroso Padre nos corrige cuando es necesario. Su Palabra nos recuerda que él “disciplina a quienes ama” (Heb. 12:6, 7). Lo hace de muchas formas. Por ejemplo, puede que algo que leamos en la Biblia o escuchemos en las reuniones nos haga ver que debemos cambiar. También puede ser que la ayuda que necesitamos venga de parte de los ancianos. Sea como sea, Jehová siempre nos disciplina porque nos ama (Jer. 30:11).

¿De qué maneras nos protege Jehová?

Jehová nos ayuda a aguantar las dificultades. Nuestro Padre celestial nos cuida en los momentos difíciles, igual que hace un padre que ama a sus hijos. Utiliza su espíritu santo para que no suframos daño espiritual (Luc. 11:13). Además, nos protege emocionalmente. Por ejemplo, nos da una preciosa esperanza para el futuro, la cual nos ayuda a soportar los problemas. Pensemos en lo siguiente: nuestro amoroso Padre reparará cualquier daño que suframos, sea este cual sea. Las pruebas son temporales, pero las bendiciones de Jehová son eternas (2 Cor. 4:16-18).

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *