Descargar Aplicación

Examinando las Escrituras diariamente 2020

Martes 6 de octubre del 200

Ofrezcamos siempre a Dios sacrificio de alabanza (Heb. 13:15).

Jehová sabe que cada uno de nosotros tiene diferentes capacidades y circunstancias, y aprecia mucho los sacrificios que podemos ofrecerle. Pensemos en los tipos de sacrificios que aceptaba de los israelitas. Los que tenían medios para ello le ofrecían una cordera o una cabrita. Los que eran pobres podían ofrecer “dos tórtolas o dos pichones”. Y, si alguien no tenía ni siquiera para presentar dos aves, Jehová aceptaba “un décimo de efá de flor de harina” (Lev. 5:7, 11). Aunque la harina era más barata, Dios valoraba ese sacrificio, siempre y cuando fuera “flor de harina”, es decir, harina fina, de buena calidad. Nuestro Dios sigue pensando igual hoy día. Cuando ofrecemos comentarios, es considerado y no espera que todos nos expresemos tan bien como Apolos o seamos tan convincentes como Pablo (Hech. 18:24; 26:28). Todo lo que nos pide es que lo hagamos lo mejor que podamos. Recordemos a la viuda que donó dos moneditas. Jehová la aprobó porque ofreció todo lo que tenía (Luc. 21:1-4). w19.01 8, 9 párrs. 3-5.

 

Según Hebreos 10:24, 25, ¿qué efecto pueden tener en nosotros los comentarios que escuchamos en las reuniones? y ¿Cómo puede demostrar que valora las respuestas que dan los hermanos?

Con nuestros comentarios, nos animamos unos a otros (lea Hebreos 10:24, 25). A todos nos gusta disfrutar de comentarios variados en las reuniones. Por ejemplo, nos encanta escuchar las palabras sencillas y sinceras de un niño. Nos emociona cuando alguien explica entusiasmado una verdad que acaba de descubrir. Y admiramos a quienes tienen el valor de dar un comentario aunque sean tímidos o estén comenzando a aprender nuestro idioma (1 Tes. 2:2). ¿Cómo podemos demostrarles que valoramos sus esfuerzos? Una manera es dándoles las gracias después de la reunión y diciéndoles que su comentario nos ha animado mucho. Otra manera es comentando nosotros mismos. Así no solo recibiremos ánimo, sino que también lo daremos (Rom. 1:11, 12).

¿De qué maneras nos beneficia comentar?

Comentar nos beneficia (Is. 48:17). ¿De qué maneras? Primero, si nos proponemos levantar la mano, nos prepararemos mejor para la reunión, entenderemos mejor la Palabra de Dios y pondremos más cosas en práctica en nuestra vida. Segundo, es probable que disfrutemos más de la reunión, porque estaremos más implicados en ella. Y, tercero, como dar comentarios exige un esfuerzo, las ideas que mencionemos se nos quedarán más grabadas en la mente.

Según Malaquías 3:16, ¿cómo cree usted que ve Jehová los esfuerzos que hacemos por comentar? y Pese a todo, ¿cómo se pueden sentir algunos?

A Jehová le agrada que expresemos nuestra fe. Podemos estar seguros de que él nos escucha y valora mucho los esfuerzos que hacemos por comentar en las reuniones (lea Malaquías 3:16). Además, nos demuestra ese aprecio bendiciéndonos (Mal. 3:10).

Está claro que tenemos buenos motivos para comentar. Pese a todo, puede que a algunos siga dándoles miedo levantar la mano. Si este es su caso, no se desanime. Vamos a analizar varios principios y ejemplos bíblicos, así como algunas sugerencias que nos ayudarán a todos a ofrecer más comentarios.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Un comentario en «TEXTO DIARIO, De hoy Martes 6 de octubre del 200, Ofrezcamos siempre a Dios sacrificio de alabanza (Heb. 13:15).»
  1. Gracias por toda esa ayuda para las reuniones que se presentan aquí. Es muy valiosa para mi porque soy una persona mayor y a veces se me dificulta encontrar ayuda. Que Jehová los continué bendiciendo en este gran trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *