Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO De hoy Martes 8 de diciembre del 2020.

 

Examinando las Escrituras diariamente 2020

Martes 8 de diciembre del 2020

Señor, ¿a quién nos iremos? Tú tienes dichos de vida eterna (Juan 6:68).

Hoy día ha habido quienes han tropezado por alguna aclaración de un pasaje de la Biblia. Otros quizás se han puesto de parte de apóstatas o de personas que se oponen a nuestras creencias. Sea por un motivo u otro, han decidido “alejarse” de Jehová y de la congregación (Heb. 3:12-14). Habría sido mucho mejor que hubieran mantenido la fe y la confianza en Jesús, como hizo el apóstol Pedro. En cambio, otros han dejado la verdad poco a poco, puede que incluso sin darse cuenta de ello. La Biblia los compara a un barco que va “a la deriva” y se aleja lentamente de la orilla (Heb. 2:1). Por lo general, no tenían la intención de dejar la verdad, pero permitieron que su relación con Jehová se fuera debilitando hasta que al final la perdieron. w18.11 9 párrs. 5, 6.




QUÉ NOS AYUDARÁ A NO VENDER LA VERDAD

¿Qué nos ayudará a no vender nunca la verdad?

Para andar en la verdad, tenemos que aceptar y obedecer todo lo que Jehová nos enseña. Debemos darle a la verdad prioridad en nuestra vida y guiarnos por los principios bíblicos. En cierta ocasión, el rey David le dijo a Jehová con mucha seguridad: “Andaré en tu verdad” (Sal. 86:11). Como él, tenemos que estar decididos a seguir andando en la verdad de Dios. Si no lo estamos, podríamos empezar a pensar en lo que pagamos para comprar la verdad e incluso sentir el deseo de recuperar parte de ese precio. Pero eso es algo que nunca deberíamos hacer. Sabemos que no podemos elegir qué enseñanzas aceptamos y cuáles no, pues tenemos que andar en “toda la verdad” (Juan 16:13). En el artículo anterior, hablamos de cinco cosas a las que tal vez tuvimos que renunciar con el fin de aprender la verdad y ponerla en práctica. Veamos cómo asegurarnos de no volver a ninguna de esas cosas (Mat. 6:19).

¿Cómo podríamos alejarnos de la verdad sin darnos cuenta? Dé un ejemplo.

 Tiempo. Para no alejarnos de la verdad sin darnos cuenta, debemos usar bien nuestro tiempo. Si no tenemos cuidado, podríamos empezar a dedicar demasiadas horas al entretenimiento, las aficiones, Internet o la televisión. Aunque estas cosas no son malas en sí, pueden robarnos el tiempo que antes usábamos para el estudio personal y otras actividades espirituales. Veamos lo que le pasó a una hermana llamada Emma.* Desde que era niña, le encantaba montar a caballo. Lo hacía cada vez que tenía oportunidad. Pero llegó a sentirse incómoda con el tiempo que le dedicaba, así que decidió hacer algunos cambios. También la animó la historia de Cory Wells, que hacía acrobacias a caballo en espectáculos de rodeo.* Hoy día, Emma pasa más tiempo en las actividades espirituales y con sus amigos y familiares cristianos. Se siente más cerca de Jehová y está en paz consigo misma porque sabe que está aprovechando bien el tiempo.

¿Qué cuidado debemos tener con las cosas materiales?

Cosas materiales. Si queremos seguir andando en la verdad, debemos mantener las cosas materiales en su debido lugar. Cuando aprendimos de Jehová, nuestro interés por lo material pasó a un segundo lugar, por detrás de los asuntos espirituales. Hicimos con gusto sacrificios a fin de andar en la verdad. Pero, al pasar el tiempo, tal vez veamos que otros se compran los últimos aparatos electrónicos o disfrutan de otras ventajas materiales, y quizás sintamos que nos estamos perdiendo algo. Si ya no estamos satisfechos con las cosas básicas, podemos dejar a un lado los asuntos espirituales a fin de acumular más cosas. Esto nos recuerda el caso de Demas. Su amor por “el presente sistema de cosas” lo llevó a abandonar una vida de servicio junto al apóstol Pablo (2 Tim. 4:10). La Biblia no aclara si es que Demas amó las cosas materiales más que su servicio a Dios, o si es que ya no quiso sacrificarse para servir con Pablo. En cualquier caso, esto nos enseña que no debemos reavivar el amor por las cosas materiales, pues eso puede enfriar nuestro amor por la verdad.

Para continuar andando en la verdad, ¿a qué presión no debemos ceder?

Nuestra relación con amigos y familiares. Para continuar andando en la verdad, no debemos ceder a la presión de los demás. Cuando conocimos la verdad, nuestra relación con amigos y familiares no Testigos cambió. Algunos respetaron nuestras nuevas creencias, pero otros las rechazaron de plano (1 Ped. 4:4). Es cierto que nos esforzamos por mantener una buena relación con nuestros parientes y tratarlos bien. Pero debemos tener cuidado para no desobedecer a Jehová con tal de agradarlos. En vista de la clara advertencia de 1 Corintios 15:33, solo seremos amigos cercanos de las personas que aman a Jehová.

¿Qué nos ayudará a evitar los malos pensamientos y acciones?

Malos pensamientos y acciones. Quienes andan en la verdad tienen que ser santos (Is. 35:8; lea 1 Pedro 1:14-16). Cuando aprendimos las normas justas de la Biblia, todos tuvimos que hacer cambios. Algunos tuvieron que darle un giro radical a su vida. En cualquier caso, nunca debemos cambiar nuestra limpieza por la suciedad moral de este mundo. ¿Qué nos ayudará? Reflexionar en el precio tan alto que Jehová pagó para que seamos santos: la sangre preciosa de su Hijo, Jesucristo (1 Ped. 1:18, 19). Si en nuestra mente y corazón tenemos bien grabado el valor del sacrificio de Jesús, seguiremos limpios ante Jehová.

¿Por qué es tan importante que veamos las festividades como Jehová las ve?

Costumbres y tradiciones antibíblicas. Puede que nuestros familiares y los compañeros de clase o trabajo nos inviten a celebrar con ellos ciertas festividades. ¿Qué nos ayudará a resistir la presión de participar en costumbres y fiestas que Jehová odia? Tener claro por qué las ve así. También es útil repasar lo que han dicho nuestras publicaciones sobre el origen de esas celebraciones. Cuando nos recordamos los motivos bíblicos por los que no participamos en ellas, nos convencemos de que andamos en el camino que le agrada a Dios (Efes. 5:10). Confiar en Jehová y en su Palabra nos protegerá del miedo al qué dirán (Prov. 29:25).

Esperamos andar en la verdad por toda la eternidad. ¿Cómo podemos fortalecer aún más nuestro deseo de continuar andando en ella? Veamos tres maneras.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *