Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Miércoles 18 de agosto del 2021

Examinemos las Escrituras todos los días 2021

Miércoles 18 de agosto del 2021

Más que cualquier otra cosa, protege tu corazón (Prov. 4:23).

Tengamos poco o mucho en sentido material, debemos proteger el corazón. ¿Cómo? Evitando el amor a las riquezas y no permitiendo que nuestro empleo sea más importante que nuestro servicio a Jehová. Para saber si eso nos está pasando, preguntémonos: “¿Pienso a menudo en el trabajo mientras estoy en las reuniones o predicando? ¿Me preocupo constantemente por mi seguridad económica en el futuro? ¿Tengo problemas en mi matrimonio por culpa del dinero y las cosas materiales? ¿Estaría dispuesto a aceptar un trabajo que otros menosprecian si de este modo pudiera servir más a Jehová?” (1 Tim. 6:9-12). Cuando nos hagamos este autoexamen, recordemos que Jehová nos ama y les hace esta promesa a quienes le sirven de corazón: “Nunca te dejaré y jamás te abandonaré”. Por esa razón, el apóstol Pablo dio este consejo: “Que su modo de vivir esté libre del amor al dinero” (Heb. 13:5, 6). w19.10 29 párr. 10

De acuerdo con 1 Corintios 10:21, 22, ¿por qué debemos escoger bien el entretenimiento?

Nosotros deseamos darle a Jehová devoción exclusiva, así que no podemos comer de “la mesa de Jehová” y de “la mesa de los demonios” (lea 1 Corintios 10:21, 22). Por lo general, comer con alguien es una señal de amistad. Escoger entretenimiento que fomenta la violencia, el ocultismo, la inmoralidad u otros deseos y actitudes carnales es lo mismo que sentarnos a comer con los enemigos de Dios y tomar lo que ellos han preparado. Si lo hacemos, nos perjudicamos a nosotros mismos y dañamos nuestra amistad con Jehová.

a) ¿En qué sentido se puede comparar el entretenimiento a la comida? b) Teniendo en cuenta lo que dice Santiago 1:14, 15, ¿por qué no debemos alimentar malos deseos?

¿En qué sentido se puede comparar el entretenimiento a la comida? Cuando comemos, controlamos lo que metemos en la boca. Pero, una vez que lo tragamos, se inician una serie de procesos automáticos que resultan en que los nutrientes de los alimentos lleguen a formar parte de nuestro organismo. Una buena alimentación nos ayuda a estar sanos, mientras que una mala alimentación daña nuestra salud. Los efectos no se ven de un día para otro, sino con el tiempo.

De modo parecido, cuando elegimos el entretenimiento, controlamos lo que metemos en la mente. Pero después se inician una serie de procesos automáticos que influyen en lo que pensamos y sentimos. El entretenimiento bueno nos hace sentir bien, mientras que el inapropiado nos perjudica (lea Santiago 1:14, 15). Es posible que los efectos no se vean de inmediato, pero se harán evidentes con el tiempo. Por ese motivo, la Biblia nos advierte: “No se engañen: nadie puede burlarse de Dios. Porque lo que uno esté sembrando es lo que cosechará. El que siembra pensando en su carne cosechará de su carne la corrupción” (Gál. 6:7, 8). Así que es muy importante que rechacemos todas las diversiones que promueven las cosas que Jehová odia (Sal. 97:10).

¿Qué regalo nos ha dado Jehová?

A muchos siervos de Jehová les encanta ver JW Broadcasting®, nuestro canal de televisión por Internet. Una hermana llamada Marilyn dijo: “Este canal me ha ayudado a ser más positiva, y no tengo que controlar lo que veo. Cuando me siento sola o desanimada, siempre encuentro un discurso o una adoración matutina que me levanta el ánimo. Eso me acerca más a Jehová y a su organización. JW Broadcasting me ha cambiado por completo la vida”. ¿Estamos aprovechando este regalo de Jehová? Además del programa que se presenta cada mes, podemos ver en cualquier momento numerosos videos, así como escuchar programas en audio y canciones edificantes.

¿Por qué debemos controlar con cuidado el tiempo que dedicamos al entretenimiento, y cómo podemos hacerlo?

La clase de entretenimiento no es lo único que debemos controlar con atención. También debemos vigilar el tiempo que le dedicamos, porque, si no, podemos pasar más tiempo divirtiéndonos que sirviendo a Jehová. A muchos les resulta difícil controlarse. Por ejemplo, una hermana de 18 años llamada Abigail cuenta: “Después de un día de mucha actividad, me relaja sentarme a ver la televisión. Pero, si no voy con cuidado, puedo pasarme horas frente a la pantalla”. Y un joven llamado Samuel dice: “A veces, he estado viendo sin parar videos cortos en Internet. Empiezo con uno y, antes de darme cuenta, se me han ido tres o cuatro horas”.

¿Cómo podemos controlar el tiempo que le dedicamos al entretenimiento? Primero, averigüemos cuánto es en realidad. Para ello, podríamos anotar en un calendario las horas que pasamos durante una semana viendo la televisión, navegando por Internet y jugando con nuestro dispositivo móvil. Si descubrimos que dedicamos demasiado tiempo a estas cosas, tratemos de hacer un horario. Incluyamos primero las actividades más importantes y luego fijemos tiempo para el entretenimiento. Después, pidámosle a Jehová que nos ayude a apegarnos a ese horario. Así tendremos el tiempo y las energías que necesitamos para el estudio personal de la Biblia, la adoración en familia, las reuniones y la obra de predicar y hacer discípulos. Además, no nos sentiremos culpables de dedicar un rato al entretenimiento.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *