Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Jueves 19 de agosto del 2021

Examinemos las Escrituras todos los días 2021

Jueves 19 de agosto del 2021

Así como el hierro afila el hierro, un hombre hace mejor a su amigo (Prov. 27:17).

Cuando predicamos con nuestros hermanos y observamos sus buenas cualidades, aprendemos de ellos y nuestra amistad se hace más estrecha. Por ejemplo, si salimos al ministerio con un hermano y lo escuchamos defender con valentía su fe o hablar con total convicción de Jehová y sus promesas, es probable que sintamos más cariño por él. Adeline es una hermana de 23 años que le pidió a su amiga Candice que se fueran juntas a un territorio donde rara vez se predica. Adeline cuenta: “Queríamos sentirnos más motivadas y disfrutar más de la predicación. Las dos necesitábamos recargar nuestras baterías espirituales”. ¿Cómo las benefició predicar juntas? Adeline responde: “Al final del día, hablábamos de cómo nos sentíamos, cómo nos habían animado las conversaciones que habíamos tenido con la gente y cómo habíamos visto la guía de Jehová. A las dos nos encantaba tener estas conversaciones profundas, y llegamos a conocernos aún mejor”. w19.11 5 párrs. 10, 11

¿Qué puede ocurrir cuando predicamos con los hermanos?

A veces, cuando predicamos con los hermanos, no solo vemos sus virtudes, sino también sus defectos. ¿Qué puede ayudarnos en este caso? Volvamos al ejemplo de Jeremías. ¿Qué lo ayudó a él a ver lo bueno en los demás y a pasar por alto sus errores?

¿Qué aprendió Jeremías de Jehová, y cómo lo ayudó esto?

Jeremías escribió el libro que lleva su nombre y probablemente también los libros de 1 y 2 Reyes. Sin duda, gracias a esta asignación vio lo misericordioso que es Jehová con los seres humanos imperfectos. Por ejemplo, supo que, cuando el rey Acab se arrepintió de sus malas acciones, Jehová dijo que no sería testigo de la aniquilación de toda su familia (1 Rey. 21:27-29). También se enteró de que, aunque Manasés ofendió a Jehová mucho más que Acab, Jehová lo perdonó cuando se arrepintió (2 Rey. 21:16, 17; 2 Crón. 33:10-13). Estos relatos debieron ayudar a Jeremías a imitar la paciencia y la misericordia de Dios al tratar con sus amigos (Sal. 103:8, 9).

¿Cómo imitó Jeremías la paciencia de Jehová cuando Baruc se distrajo?

Pensemos en lo que hizo Jeremías cuando su amigo Baruc se distrajo por un tiempo de su labor. En vez de darlo por perdido, Jeremías lo ayudó transmitiéndole el mensaje franco pero cariñoso de Jehová (Jer. 45:1-5). ¿Qué lecciones aprendemos?

Como muestra Proverbios 17:9, ¿Qué debemos hacer para mantener fuerte una amistad?

Siendo realistas, no podemos esperar que nuestros hermanos sean perfectos. Por tal razón, esforcémonos por mantener fuertes las amistades que hagamos. Si un amigo comete un error, es posible que tengamos que hablarle con franqueza pero con cariño y darle un consejo basado en la Biblia (Sal. 141:5). Y, si nos hace daño, debemos perdonarlo. Una vez hayamos perdonado, evitemos la tentación de sacar a relucir la ofensa en el futuro (lea Proverbios 17:9). Es de suma importancia que en estos tiempos difíciles nos centremos en las virtudes de nuestros hermanos y no en sus defectos. De este modo, se fortalecerán nuestros lazos de amistad. Y es esencial que lo hagamos porque necesitaremos buenos amigos en la gran tribulación.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *