Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De Miércoles 28 de abril del 2021

 

Examinemos las Escrituras todos los días 2021

Miércoles 28 de abril del 2021

Cobramos denuedo por medio de nuestro Dios para hablarles las buenas nuevas de Dios con mucho luchar (1 Tes. 2:2).

Para hacer frente a la persecución, necesitamos valor. ¿Qué podemos hacer si nos parece que no tenemos suficiente? Recordemos que el verdadero valor no depende de nuestro tamaño, fuerzas o capacidades. Veamos el caso de David. Cuando era joven, se enfrentó al gigante Goliat. David era más pequeño y débil que aquel filisteo. Además, no estaba preparado para la lucha y ni siquiera tenía una espada. Pero era muy valiente y corrió sin temor a luchar contra aquel orgulloso gigante. ¿Por qué fue David tan valiente? Porque estaba totalmente seguro de que Jehová lo apoyaba (1 Sam. 17:37, 45-47). No se concentró en lo insignificante que era comparado con Goliat, sino en lo insignificante que era Goliat comparado con Jehová. De este relato aprendemos una lección: seremos valientes si confiamos en que Jehová nos apoya y si estamos seguros de que nuestros opositores son insignificantes comparados con nuestro todopoderoso Dios (2 Crón. 20:15; Sal. 16:8). w19.07 5 párrs. 11-13.

CÓMO ACTUAR CUANDO SOMOS VÍCTIMAS DEL ODIO

Como se indica en Juan 15:18-21, ¿qué dijo Jesús que nos ocurriría, y por qué?

Nos gusta que los demás nos respeten, pero no cometamos el error de pensar que no valemos nada si no somos populares. Jesús dijo: “Felices son ustedes cuando los hombres los odien, y cuando los excluyan y los vituperen y desechen su nombre como inicuo por causa del Hijo del hombre” (Luc. 6:22). ¿Qué significan estas palabras?

Jesús no quiso decir que a sus discípulos nos gustaría que nos odiaran, sino que era realista. Somos víctimas del odio porque no somos parte del mundo, vivimos en conformidad con las enseñanzas de Jesús y predicamos su mensaje (lea Juan 15:18-21). Deseamos agradar a Jehová. Si la gente nos odia porque amamos a nuestro Padre, ese es su problema.

¿Cómo imitaremos el ejemplo de los apóstoles?

Nunca nos avergoncemos de ser testigos de Jehová por lo que digan o hagan simples seres humanos (Miq. 4:5). Algo que nos ayudará a hacer frente al temor al hombre es analizar el ejemplo que pusieron los apóstoles en Jerusalén poco después de que se diera muerte a Jesús. Sabían cuánto los odiaban los líderes religiosos judíos (Hech. 5:17, 18, 27, 28). Aun así, todos los días iban al templo y se presentaban ante la gente como discípulos de Jesús (Hech. 5:42). No dejaron que el miedo los paralizara. Nosotros también derrotaremos al temor si siempre nos identificamos como testigos de Jehová, sea en el trabajo, en la escuela o en el vecindario (Hech. 4:29; Rom. 1:16).

¿Por qué estaban felices los apóstoles aunque eran víctimas del odio?

Los apóstoles estaban felices porque sabían la razón por la que se les odiaba. Además, consideraban un honor sufrir maltrato por hacer la voluntad de Jehová (Luc. 6:23; Hech. 5:41). Tiempo después, el apóstol Pedro escribió: “Si sufrieran por causa de la justicia, son felices” (1 Ped. 2:19-21; 3:14). Cuando tenemos claro que las personas nos odian porque hacemos lo correcto, su odio no nos impide seguir sirviendo a Dios.

PREPARARNOS AHORA NOS BENEFICIA

¿Qué ha decidido hacer usted a fin de prepararse para la persecución? y ¿Qué analizaremos en el siguiente artículo?

No sabemos cuándo seremos perseguidos o cuándo los gobiernos prohibirán nuestra obra. Lo que sí sabemos es que podemos prepararnos ahora si hacemos más sólida nuestra amistad con Jehová, si trabajamos por tener más valor y si aprendemos a actuar cuando somos víctimas del odio. Prepararnos ahora nos ayudará a mantenernos firmes en el futuro.

Pero ¿qué haremos si un día las autoridades prohíben nuestra obra? En el siguiente artículo, analizaremos principios que nos ayudarán a seguir sirviendo a Jehová en medio de una proscripción.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *