Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Viernes 30 de abril del 2021

Examinemos las Escrituras todos los días 2021

Viernes 30 de abril del 2021

Es a nosotros a quienes Dios se las ha revelado (1 Cor. 2:10).

Puede que usted se pregunte si Jehová lo ha ungido por espíritu santo. En ese caso, es importante que se haga estas preguntas: ¿siente un intenso deseo de hacer la voluntad de Dios?, ¿predica con un entusiasmo especial?, ¿le encanta estudiar la Biblia y aprender “las cosas profundas de Dios”?, ¿considera que Jehová ha bendecido sus esfuerzos en la predicación?, ¿se siente profundamente responsable de ayudar a los demás a mejorar su relación con Dios?, ¿ha visto con claridad la mano de Jehová en muchos campos de su vida? Si la respuesta a estas preguntas es un rotundo sí, ¿prueba esto que ha recibido la llamada celestial? No, porque todos los siervos de Jehová pueden sentir lo mismo que usted. En realidad, si usted no está seguro de si ha sido ungido por espíritu santo, esa misma duda indica que no lo ha sido. Los que han sido llamados no se preguntan si son ungidos; ¡están seguros de que sí! w20.01 23 párr. 14.

¿Cómo sabemos que no todos los que reciben espíritu santo son elegidos para ir al cielo?

La Biblia contiene muchos casos de hombres fieles que recibieron espíritu santo pero que no tenían la esperanza de ir al cielo. Por ejemplo, David fue dirigido por el espíritu santo (1 Sam. 16:13). Este lo ayudó a entender cosas profundas sobre Jehová y lo guio para que escribiera varias secciones de la Biblia (Mar. 12:36). Aun así, el apóstol Pedro dijo que David “no subió a los cielos” (Hech. 2:34). Por otro lado, Juan el Bautista estaba “lleno de espíritu santo” (Luc. 1:13-16). Y el propio Jesús afirmó: “Entre los seres humanos, no ha habido nadie mayor que Juan el Bautista”. Aun así, explicó que Juan no formaría parte del Reino de los cielos (Mat. 11:10, 11). Jehová usó su espíritu santo para darles a estos hombres el poder de hacer cosas impresionantes, pero no lo usó para elegirlos para ir al cielo. ¿Significa eso que fueron menos fieles que los escogidos para gobernar en el cielo? No, solo significa que Jehová les devolverá la vida en el Paraíso, en la Tierra (Juan 5:28, 29; Hech. 24:15).

¿Dónde desean vivir la inmensa mayoría de los siervos de Dios de la actualidad?

En la actualidad, la inmensa mayoría de los siervos de Dios que viven en la Tierra no tienen la esperanza de ir al cielo. Al igual que Abrahán, Sara, David, Juan el Bautista y muchos otros hombres y mujeres de tiempos bíblicos, desean vivir en la Tierra bajo el Reino de Dios (Heb. 11:10).

¿Qué preguntas se contestarán en el siguiente artículo?

Todavía quedan algunos ungidos viviendo en la Tierra. Por eso, es natural que surjan ciertas preguntas (Apoc. 12:17). Por ejemplo, ¿cómo deben verse a sí mismos los ungidos? ¿Cómo debemos tratar a alguien de nuestra congregación que empieza a comer del pan y beber del vino en la Conmemoración? ¿Debemos preocuparnos si el número de quienes afirman ser ungidos aumenta año tras año? En el siguiente artículo se contestarán estas preguntas.

Desde el Pentecostés del año 33, Jehová les ha dado a algunos cristianos la maravillosa oportunidad de gobernar con su Hijo en el cielo. Pero ¿cómo saben ellos que han sido elegidos para este inmenso privilegio? ¿Qué pasa cuando reciben esta invitación? Este artículo, que está basado en otro que se publicó en La Atalaya de enero de 2016, responderá estas preguntas tan interesantes.

IDEA IMPORTANTE: Ser ungido por espíritu santo. Jehová utiliza su espíritu santo para confirmarle a alguien que ha sido elegido para gobernar con Jesús en el cielo. Por medio de su espíritu, Dios le da “una garantía” de lo que le espera en el futuro (Efes. 1:13, 14). Por eso, estos cristianos pueden decir que el espíritu santo les “da testimonio” de que su recompensa será en los cielos, es decir, el espíritu santo se lo deja claro (Rom. 8:16).

IDEA IMPORTANTE: Este sello no se vuelve permanente sino hasta poco antes de que la persona muera fiel o poco antes de que comience la gran tribulación (Efes. 4:30; Apoc. 7:2-4; vea la sección “Preguntas de los lectores” de La Atalaya de abril de 2016).

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *