Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Miércoles 4 de agosto del 2021

Examinemos las Escrituras todos los días 2021

Miércoles 4 de agosto del 2021

Dios los llena de energías dándoles tanto el deseo como las fuerzas para actuar (Filip. 2:13).

Jehová puede darnos el deseo de actuar. Puede que nos enteremos de que hay cierta necesidad en nuestra congregación o en otro lugar. Tal vez entonces nos preguntemos qué podemos hacer para ayudar. O quizás se nos haya ofrecido una asignación difícil y nos preguntemos si estaríamos a la altura. Puede ocurrir también que, tras leer una porción de la Biblia, pensemos en cómo usarla para ayudar a los demás. Si Jehová ve que estamos dispuestos a hacer más, nos dará el deseo de actuar. Además, puede darnos las fuerzas para actuar (Is. 40:29). Con su espíritu santo, puede potenciar nuestras habilidades naturales (Éx. 35:30-35). Y mediante su organización puede enseñarnos a efectuar algunas tareas. Si no sabemos cómo cumplir con cierta asignación, pidamos ayuda. También acerquémonos con libertad a nuestro generoso Padre celestial y pidámosle “el poder que va más allá de lo normal” (2 Cor. 4:7; Luc. 11:13). w19.10 21 párrs. 3, 4

¿Qué aprendemos de la manera en que Jehová usó a Barzilái para ayudar al rey David?

Siglos después, Jehová usó a Barzilái para ayudar al rey David. Cuando el rey y sus hombres huían de Absalón, un hijo de David, estaban cansados y con hambre y sed. Aunque Barzilái era muy mayor, él y otros arriesgaron la vida para llevarles ayuda. Barzilái no pensó que a su edad ya no le era útil a Jehová. Al contrario, fue generoso y usó lo que tenía para ayudar a los siervos de Dios que padecían necesidad (2 Sam. 17:27-29). ¿Qué lección aprendemos? Que, sin importar nuestra edad, Jehová puede utilizarnos para ayudar a hermanos de cualquier parte del mundo que no pueden cubrir sus necesidades básicas (Prov. 3:27, 28; 19:17). Incluso si no nos es posible ayudarlos de forma directa, podemos hacer donaciones para la obra mundial a fin de que se ofrezca socorro en el momento y el lugar que sea necesario (2 Cor. 8:14, 15; 9:11).

a) ¿Cómo usó Jehová a Simeón? b) ¿Por qué nos anima esto?

Simeón era un anciano leal de Jerusalén al que Jehová le prometió que antes de morir vería al Mesías. Esta promesa debió animarlo muchísimo, pues había estado esperando su llegada durante años. Jehová lo recompensó por su fe y aguante. Cierto día, “guiado por el espíritu”, Simeón fue al templo, y allí vio a Jesús. Entonces, Jehová lo usó para pronunciar una profecía sobre este niño, que llegaría a ser el Cristo (Luc. 2:25-35). Aunque Simeón probablemente no vivió para ver el ministerio de Jesús, agradeció el honor que se le concedió. Y a este hombre fiel le espera lo mejor cuando vea en el nuevo mundo que el gobierno de Jesús bendecirá a todas las familias de la Tierra (Gén. 22:18). Nosotros también podemos sentirnos agradecidos por lo que Jehová nos permita hacer al servirle.

¿De qué manera puede usarnos Jehová?

En el siglo primero, un hombre generoso llamado José estuvo dispuesto a que Jehová lo usara (Hech. 4:36, 37). Los apóstoles lo llamaron Bernabé, que significa “hijo del consuelo”, probablemente porque sabía consolar a los demás. Por ejemplo, cuando Saulo se hizo cristiano, muchos hermanos temían acercársele, pues sabían que había perseguido a las congregaciones. Pero Bernabé acudió en su ayuda. De seguro que Saulo agradeció mucho su bondad (Hech. 9:21, 26-28). Más tarde, los ancianos de Jerusalén se enteraron de que los cristianos de Antioquía de Siria, una región lejana, necesitaban ánimo. ¿Y a quién enviaron? A Bernabé. Esa fue una buena decisión, pues la Biblia dice que Bernabé “los animó a todos a permanecer leales al Señor con firmeza y sinceridad” (Hech. 11:22-24). Hoy día, Jehová también puede ayudarnos a consolar a nuestros hermanos, como por ejemplo a quienes han perdido a un ser querido. O quizás nos motive a visitar o llamar a alguien que está enfermo o deprimido y decirle algo que lo anime. ¿Estaremos dispuestos a que Jehová nos utilice como a Bernabé? (1 Tes. 5:14).

¿Qué aprendemos de la forma en que Jehová ayudó a un hermano llamado Vasily?

Jehová ayudó a un hermano llamado Vasily a ser un buen pastor espiritual. Cuando lo nombraron anciano, a los 26 años, sentía que no estaba preparado para ayudar a la congregación, sobre todo a los hermanos que tenían problemas. Pero recibió una valiosa capacitación gracias a la ayuda de ancianos experimentados y de la Escuela del Ministerio del Reino. Se esforzó mucho por mejorar. Por ejemplo, hizo una lista de pequeños objetivos. Al ir alcanzando cada uno de estos, fue venciendo sus temores. Dice: “Lo que antes me asustaba ahora me hace muy feliz. Cuando Jehová me ayuda a encontrar el texto adecuado para consolar a un hermano o una hermana, me siento muy satisfecho”. Hermanos, si ustedes hacen como Vasily y están dispuestos a ser instrumentos en las manos de Jehová, él los capacitará para atender mayores responsabilidades en la congregación.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *