Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Sábado 25 de septiembre del 2021

Examinemos las Escrituras todos los días 2021

Sábado 25 de septiembre del 2021

Imiten a Dios como hijos amados (Efes. 5:1).

Como somos “hijos amados” de Jehová, hacemos todo lo posible por copiar su ejemplo. Imitamos sus cualidades siendo cariñosos y amables, y perdonando a los demás. Cuando las personas que no conocen a Dios ven nuestra buena conducta, puede que sientan el deseo de aprender más sobre él (1 Ped. 2:12). Los padres cristianos tienen un buen motivo para tratar a sus hijos igual que Jehová nos trata a nosotros. Si lo hacen, sus hijos tal vez quieran también ser amigos de nuestro cariñoso Padre. Nosotros estamos orgullosos de nuestro Padre celestial y deseamos que otros lo conozcan. Nos sentimos como el rey David, que escribió: “Con orgullo hablaré de Jehová” (Sal. 34:2). Pero puede ocurrir que algunos seamos tímidos y no nos atrevamos a hablar de él. ¿Qué nos ayudará en ese caso? Centrarnos en lo feliz que podemos hacer a Jehová y en lo mucho que se benefician quienes lo conocen. Él nos dará la valentía que necesitamos. Tal como ayudó a nuestros hermanos del siglo primero, también nos ayudará a nosotros (1 Tes. 2:2). w20.02 11 párrs. 12, 13

De acuerdo con 1 Juan 5:3, ¿Cuál es la razón principal por la que obedecemos a Jehová?

Jehová espera que los hijos obedezcan a sus padres, y también desea que nosotros lo obedezcamos a él (Efes. 6:1). Lo merece porque él nos creó, nos mantiene con vida y es el Padre más sabio que existe. Pero la razón principal por la que obedecemos a Jehová es que lo amamos (lea 1 Juan 5:3). Es verdad que sobran los motivos para obedecerlo, pero no nos obliga. Nos ha dado libertad de elección, así que se alegra cuando decidimos obedecerlo por amor.

¿Por qué es importante conocer las normas de Dios y vivir de acuerdo con ellas?

Los padres desean que a sus hijos les vaya bien. Por eso, fijan normas de conducta. Los niños que las obedecen demuestran que confían en sus padres y que los respetan. Pues de mucha mayor importancia es que nosotros conozcamos las normas de nuestro Padre celestial y vivamos de acuerdo con ellas. Así le demostramos a Jehová que lo amamos y lo respetamos. Y como resultado nos va bien en la vida (Is. 48:17, 18). Por el contrario, los que rechazan a Dios y sus normas terminan haciéndose daño a sí mismos (Gál. 6:7, 8).

Vivir de una manera que agrade a Jehová nos protege en sentido físico, emocional y espiritual. Él sabe qué es lo mejor para nosotros. Una hermana que vive en Estados Unidos y se llama Aurora dice: “Sé que la obediencia a Jehová siempre resulta en la mejor vida posible”. Y así es en todos los casos. Preguntémonos: “¿Cómo me ha beneficiado a mí seguir la cariñosa dirección de Jehová?”.

¿Cómo nos ayuda la oración?

La oración nos ayuda a ser obedientes incluso cuando nos resulta difícil. Como todos somos pecadores, a veces debemos luchar por obedecer a Jehová. Pero tenemos que seguir haciéndolo. Un salmista le suplicó a Dios: “Despierta en mí el deseo de obedecerte” (Sal. 51:12). Una precursora regular llamada Denise dice: “Si me cuesta obedecer algún mandato de Jehová, le pido fuerzas para hacer lo correcto”. No lo dudemos: Dios siempre responderá esa clase de oraciones (Luc. 11:9-13).

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *