TEXTO DIARIO, De hoy Sábado 29 de enero del 2022

Examinemos las Escrituras todos los días 2022

Sábado 29 de enero del 2022

Así como el hierro afila el hierro, un hombre hace mejor a su amigo (Prov. 27:17).

Podemos animar a un estudiante de la Biblia que asiste a las reuniones mostrando interés personal en él (Filip. 2:4). Sin invadir su privacidad, podríamos intentar conocerlo mejor preguntándole sobre la familia, sobre el trabajo o sobre cómo le va en el curso bíblico. También podemos felicitarlo por cualquier cambio positivo que haya hecho. Así podríamos ir haciéndonos amigos del estudiante y ayudarlo a progresar y llegar al bautismo. A medida que progrese, hagamos que sienta que forma parte de la congregación. Una manera de lograrlo es mostrándole hospitalidad (Heb. 13:2). Cuando un estudiante se hace publicador, podemos invitarlo a predicar con nosotros. Un hermano de Brasil llamado Diego dice: “Muchos hermanos me invitaban a salir a predicar. Fue la mejor manera de conocerlos bien. Así aprendí mucho y me acerqué más a Jehová y a Jesús”. w21.03 12 párrs. 15, 16

¿Qué nos ayudará a ser más específicos cuando oramos en un curso bíblico?

La oración es una parte esencial de la clase bíblica, así que pensemos de antemano qué diremos si nos piden que oremos. De este modo, podremos ser más específicos (Sal. 141:2). Hanae es una hermana de Japón que sigue recordando las oraciones de una hermana que acompañaba a su maestra. Dice: “Me daba cuenta de la profunda amistad que tenía con Jehová, y quería ser como ella. Además, cuando mencionaba mi nombre en sus oraciones, me hacía sentir querida”.

Según Santiago 1:19, ¿Cómo podemos ser buenos compañeros durante un curso bíblico?

Apoyemos al maestro. Una precursora especial de Nigeria llamada Omamuyovbi dice: “El buen compañero presta atención durante el estudio. Además, hace buenos comentarios pero no habla demasiado, pues sabe que el maestro es el responsable de dirigir el curso”. Entonces, ¿cuándo deberíamos hablar y qué deberíamos decir? (Prov. 25:11). Escuchemos con atención tanto al maestro como al estudiante (lea Santiago 1:19). Solo así estaremos listos para ayudar si es necesario. Claro, debemos ser prudentes para no hablar demasiado, interrumpir la explicación del maestro o desviarnos del tema. Pero de manera breve podemos usar un comentario, un ejemplo o una pregunta para dejar claro el punto que se está analizando. A veces quizás nos parezca que no podemos aportar mucho al estudio. Pero, si felicitamos a la persona y nos interesamos en ella, la ayudaremos a progresar.

¿Cómo podría ayudar nuestra experiencia personal a un estudiante?

Compartamos nuestra experiencia personal. Si lo vemos apropiado, podríamos contarle brevemente al estudiante cómo aprendimos la verdad, cómo superamos una dificultad o cómo hemos visto la mano de Jehová en nuestra vida (Sal. 78:4, 7). Puede ser que esto sea justo lo que el estudiante necesita oír. Quizás fortalezca su fe, lo anime a dar pasos que lo lleven al bautismo o lo ayude a ver cómo vencer una dificultad (1 Ped. 5:9). Gabriel, un precursor que vive en Brasil, recuerda qué lo ayudó cuando estaba aprendiendo de la Biblia: “Las experiencias que los hermanos me contaban me enseñaron que Jehová conoce nuestros problemas. Si ellos lograron superarlos, yo también”.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Por toolsjw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.