TEXTO DIARIO, De hoy Domingo 30 de enero del 2022

Examinemos las Escrituras todos los días 2022

Domingo 30 de enero del 2022

No devuelvan mal por mal a nadie (Rom. 12:17).

Jesús nos dijo que debemos amar a nuestros enemigos (Mat. 5:44, 45). Esto no es nada fácil, pero con la ayuda del espíritu santo de Dios es posible. El fruto del espíritu incluye cualidades que nos ayudan a aguantar el odio, como el amor, la paciencia, la amabilidad, la apacibilidad y el autocontrol (Gál. 5:22, 23). Muchos opositores han cambiado de actitud porque su esposa, su esposo, su hijo o un vecino mostró estas cualidades. Muchos incluso se han hecho Testigos. Por eso, si nos cuesta mucho amar a quienes nos odian solo por nuestras creencias, pidámosle a Jehová espíritu santo (Luc. 11:13). No nos quepa la menor duda: siempre es mejor hacer las cosas como Dios dice (Prov. 3:5-7). El odio es poderoso, pero el amor lo es más. El odio puede causar heridas, pero el amor se gana el corazón de los demás. Cuando mostramos amor, hacemos feliz a Jehová. Y, aunque los opositores continúen odiándonos, nosotros podemos seguir siendo felices. w21.03 23 párr. 13; 24 párrs. 15, 17 

¿Qué ayudó a una hermana a mantenerse firme ante una feroz oposición?

Georgina, mencionada en el párrafo 1, logró mantenerse firme ante la feroz oposición de su mamá. Ella explica: “Las dos comenzamos a estudiar la Biblia con los Testigos. Pero, seis meses después, cuando quise asistir a las reuniones, ella dio un cambio radical. Descubrí que estaba en contacto con apóstatas, y estaba usando los argumentos de ellos cuando hablaba conmigo. Además, me insultaba, me halaba del pelo, me agarraba por el cuello y me tiraba las publicaciones a la basura. Cuando cumplí los 15 años, me bauticé. Para intentar que dejara de servir a Jehová, ella me metió en un reformatorio donde había otros jóvenes. Algunos consumían drogas y cometían delitos. Es mucho más difícil afrontar la oposición cuando viene de alguien que se supone que te quiera y cuide de ti”.

Georgina cuenta lo que la ayudó a aguantar: “Cuando mi mamá se puso en mi contra, justo ese día yo había terminado de leer toda la Biblia. Me había convencido de que había encontrado la verdad y me sentía muy cerca de Jehová. Le oraba a menudo, y él me escuchaba. Mientras vivía en el reformatorio, una hermana me invitó a ir a su casa, y estudiábamos juntas la Biblia. Durante todo ese tiempo, los hermanos me fortalecieron. Me hicieron sentir parte de sus familias. Pude ver que Jehová es más fuerte que nuestros opositores, sean quienes sean”.

¿De qué podemos estar seguros?

El apóstol Pablo escribió que nada jamás “podrá separarnos del amor de Dios que está en Cristo Jesús nuestro Señor” (Rom. 8:38, 39). Aunque a veces suframos, Jehová jamás nos fallará. Siempre nos dará consuelo y fortaleza. Y, como muestra la experiencia de Georgina, también nos ayudará por medio de nuestros queridos hermanos.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Por toolsjw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.