Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy  Sábado 31 de julio del 2021

Examinemos las Escrituras todos los días 2021

Sábado 31 de julio del 2021

Dale instrucción a un sabio, y se hará más sabio (Prov. 9:9).

Los ancianos no se retraen de mostrarles a los hermanos principios bíblicos que los ayudarán a actuar bien. ¿Por qué es tan importante que sean valientes y hablen cuando sea necesario? Veamos el ejemplo del sumo sacerdote Elí. Él tenía dos hijos a los que quería mucho. Pero estos hombres no respetaban a Jehová. Tenían un puesto importante en el tabernáculo, pues eran sacerdotes. Sin embargo, abusaban de su autoridad, mostraban una grave falta de respeto por las ofrendas de Jehová y cometían con descaro actos sexuales inmorales (1 Sam. 2:12-17, 22). Según la Ley de Moisés, merecían morir, pero Elí fue permisivo. Se limitó a reprenderlos con suavidad y dejó que siguieran sirviendo en el tabernáculo (Deut. 21:18-21). ¿Qué le pareció esto a Jehová? Le dijo a Elí: “¿Por qué sigues honrando a tus hijos más que a mí?”. Así que decidió acabar con aquellos dos hombres malvados (1 Sam. 2:29, 34). w20.03 19 párrs. 4, 5

¿Por qué habló Abigaíl con David?

Abigaíl era la esposa de Nabal, un hombre rico que era dueño de muchas tierras. Cuando David y sus hombres huían del rey Saúl, pasaron algún tiempo con los pastores de Nabal y protegieron sus rebaños de los ataques de ladrones. ¿Agradeció Nabal aquella ayuda? No. Cuando David le pidió que les diera a sus hombres un poco de agua y comida, Nabal se enfureció, les gritó y los insultó (1 Sam. 25:5-8, 10-12, 14). Como resultado, David dijo que acabaría con todos los hombres de la casa de Nabal (1 Sam. 25:13, 22). ¿Cómo podría evitarse esa desgracia? Abigaíl se dio cuenta de que era el momento de hablar. Con valor fue al encuentro de David y sus 400 hombres armados, hambrientos y furiosos, y habló con él.

¿Qué aprendemos de lo que hizo Abigaíl?

Cuando Abigaíl habló con David, lo hizo con valor y respeto, y de manera convincente. Aunque ella no tenía la culpa de aquella situación tan desagradable, le pidió perdón a David. Reconoció sus buenas cualidades y confió en que Jehová la ayudaría (1 Sam. 25:24, 26, 28, 33, 34). Como ella, debemos tener el valor para hablar si vemos que alguien va a cometer un error grave (Sal. 141:5). Debemos ser respetuosos, pero también decididos. Cuando aconsejamos con cariño a alguien que lo necesita, demostramos que somos buenos amigos (Prov. 27:17).

¿Qué deben tener en cuenta los ancianos al aconsejar a otros?

Es especialmente importante que los ancianos tengan el valor para hablar con quienes dan un paso en falso (Gál. 6:1). Ellos son humildes y saben que, como también son imperfectos, puede que algún día necesiten que los aconsejen. Pero no permiten que esto les impida corregir a quienes lo necesitan (2 Tim. 4:2; Tito 1:9). Cuando aconsejan a alguien, se esfuerzan por enseñarle con habilidad y paciencia. Aman a sus hermanos y por eso quieren ayudarlos (Prov. 13:24). Pero su interés principal es honrar a Jehová defendiendo sus normas y protegiendo a la congregación de cualquier daño (Hech. 20:28).

Hasta aquí hemos visto cuándo debemos hablar. Pero a veces es mejor no decir nada. ¿Qué dificultades se pueden presentar en esas situaciones?

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *