Descargar Aplicación

Examinando las Escrituras diariamente 2020

Sábado 5 de septiembre del 2020

¡No quitaré de mí mi integridad! (Job 27:5).

Una joven está en la escuela y con respeto dice que no participará en una celebración que desagrada a Dios. Un joven tímido va predicando y toca a la puerta de un compañero de escuela que antes se ha burlado de los testigos de Jehová. Un padre de familia está en su lugar de empleo, y su jefe le pide que haga algo deshonesto o ilegal. Arriesgando su puesto de trabajo, le explica que es honrado y obedece la ley porque eso es lo que Dios espera de sus siervos (Rom. 13:1-4; Heb. 13:18). ¿Qué cualidad diríamos que demuestran los tres Testigos de este ejemplo? Tal vez mencionemos varias, como la valentía y la honradez. Pero hay una que sobresale y los motiva a actuar como lo hacen: la integridad. Todos se esfuerzan por no fallarle a Jehová y por obedecer sus normas. De seguro que él se sentiría orgulloso de cada uno de ellos. Nosotros también queremos que nuestro Padre celestial se sienta orgulloso de nosotros. w19.02 2 párrs. 1, 2.

¿Qué significa ser íntegro? y ¿Qué ejemplos nos ayudan a entender lo que significa ser íntegro?

Ser íntegro significa sentir un amor y devoción inquebrantable a Jehová y hacer siempre lo que le agrada. En la Biblia, la palabra hebrea que se traduce “integridad” se usa para referirse a algo que está completo, entero o sano. Por ejemplo, la Ley decía que, cuando los israelitas le ofrecían a Jehová un animal en sacrificio, este tenía que estar sano (Lev. 22:21, 22).* Los siervos de Dios no podían ofrecerle un animal al que le faltara una pata, una oreja o un ojo, o que estuviera enfermo. Para Jehová era muy importante que el animal estuviera completo y sano (Mal. 1:6-9). ¿Por qué quiere Jehová que todo lo que le demos esté completo? El siguiente ejemplo nos ayudará a entenderlo. Cuando compramos una fruta, no queremos que tenga agujeros o que le falte un pedazo. Queremos que esté entera y sana. Pues bien, algo parecido pasa con nuestro amor y lealtad a Jehová. Él quiere que sea completo o íntegro.

Explique por qué no debemos ser perfectos para ser íntegros.y Teniendo presente lo que dice Salmo 103:12-14, ¿qué no espera Jehová de nosotros?

Como sabemos que somos imperfectos y que cometemos muchos errores, puede que nos preguntemos: “¿Debemos ser perfectos para ser íntegros?”. Claro que no. Veamos dos motivos. Primero, porque Jehová no se concentra en nuestras faltas. Su Palabra nos dice: “Si errores fuera lo que tú vigilas, oh Jah, oh Jehová, ¿quién podría estar de pie?” (Sal. 130:3). Él sabe que somos imperfectos y pecadores, y nos perdona con generosidad (Sal. 86:5). Segundo, porque Jehová conoce nuestras limitaciones y no espera de nosotros más de lo que podemos dar (lea Salmo 103:12-14). Entonces, ¿en qué sentido podemos ser completos o íntegros a sus ojos?

¿Por qué es el amor la clave para que seamos íntegros?

La clave para que seamos íntegros es el amor. El amor y la lealtad que le mostramos a Jehová por ser nuestro Padre celestial deben ser completos. Si nuestro amor se mantiene intacto pese a las pruebas, entonces somos íntegros (1 Crón. 28:9; Mat. 22:37). Pensemos de nuevo en los tres Testigos del ejemplo del primer párrafo. Como es obvio, la joven no quiere aburrirse en la escuela, el joven no quiere pasar vergüenza predicando y el padre de familia no quiere perder su empleo. Entonces, ¿por qué hacen lo que hacen? Porque saben que las normas divinas son justas y lo que más les importa es agradar a su Padre celestial. El amor a Jehová los mueve a poner su criterio por encima de todo al tomar decisiones. Así demuestran que son íntegros.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *