Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy De hoy Jueves 12 de noviembre del 2020.

 

 

 Examinando las Escrituras diariamente 2020

Viernes 13 de noviembre del 2020

¡Feliz es el pueblo cuyo Dios es Jehová! (Sal. 144:15).

Dios es la fuente de la felicidad, y por eso desea que seamos felices y nos da muchas razones para serlo (Deut. 12:7; Ecl. 3:12, 13). Sin embargo, alcanzar la felicidad en el mundo actual puede que no sea fácil. ¿Por qué? Hay distintas circunstancias que podrían robarnos la felicidad, como la pérdida del empleo, un divorcio o la expulsión o la muerte de un ser querido. Los conflictos familiares, las burlas de los compañeros de trabajo o de escuela, la persecución religiosa o el encarcelamiento también pueden estorbar nuestra felicidad. Y lo mismo puede ocurrir si nuestra salud va deteriorándose o tenemos una enfermedad crónica o depresión. Pero Jesucristo, “el feliz y único Potentado” o gobernante, desea consolar y hacer felices a las personas (1 Tim. 6:15; Mat. 11:28-30). En el Sermón del Monte, mencionó varias cosas que pueden contribuir a que seamos felices aunque pasemos por situaciones dolorosas en el mundo de Satanás. w18.09 17 párrs. 1-3.

PARA SER FELICES, ES ESENCIAL SER BUENOS AMIGOS DE JEHOVÁ

¿Qué debemos hacer para conseguir y conservar la felicidad?

Lo primero en lo que Jesús se centró es de especial importancia. Él dijo: “Felices son los que tienen conciencia de su necesidad espiritual, puesto que a ellos pertenece el reino de los cielos” (Mat. 5:3). ¿Cómo demostramos que reconocemos la necesidad de conocer a Dios y seguir su guía? Estudiando la Biblia, obedeciendo sus mandatos y poniendo en primer lugar nuestro servicio a él. Si lo hacemos, seremos más felices y se fortalecerá nuestra fe en el cumplimiento cercano de las promesas divinas. Además, “la feliz esperanza” que encontramos en la Palabra de Dios nos dará las fuerzas para aguantar los problemas (Tito 2:13).

Algo fundamental para conseguir y conservar la felicidad es tener una estrecha amistad con Jehová. El apóstol Pablo escribió: “Siempre regocíjense en el Señor [Jehová]. Una vez más diré: ¡Regocíjense!” (Filip. 4:4). Para tener esta relación tan valiosa, es necesario adquirir sabiduría divina. La Palabra de Dios dice: “Feliz es el hombre que ha hallado sabiduría, y el hombre que consigue discernimiento”. Y añade: “Es árbol de vida a los que se asen de ella, y los que la mantienen firmemente asida han de ser llamados felices” (Prov. 3:13, 18).

¿De qué depende que sigamos siendo felices?

Ahora bien, para no dejar de ser felices, es esencial que sigamos obedeciendo lo que aprendemos en la Biblia. Jesús confirmó que esto es muy importante cuando dijo: “Si saben estas cosas, felices son si las hacen” (Juan 13:17; lea Santiago 1:25). Esta es la clave para satisfacer nuestras necesidades espirituales y ser felices siempre. Pero ¿cómo ser felices si hay tantas cosas que causan infelicidad? Examinemos lo que Jesús siguió diciendo en el Sermón del Monte.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *