Descargar Aplicación

Examinando las Escrituras diariamente 2020

Viernes 2 de octubre del 2020

Como manzanas de oro en entalladuras de plata es una palabra hablada al tiempo apropiado para ella (Prov. 25:11).

El agradecimiento es como una buena comida, que se disfruta más cuando se comparte. Sentir el agradecimiento de otros nos hace felices a nosotros. Pero expresar el agradecimiento que sentimos hace felices a los demás. ¿Por qué? Porque se dan cuenta de que sus esfuerzos por ayudarnos o por darnos algo que necesitábamos valieron la pena. Como consecuencia, nuestra amistad con ellos se hace más fuerte. Las palabras de agradecimiento son algo muy valioso, como se menciona en el texto de hoy. ¿Verdad que una manzana de oro con adornos de plata sería muy hermosa? Y, desde luego, tendría mucho valor. ¿Cómo nos sentiríamos si nos hicieran un regalo así? Pues bien, dedicarle a alguien unas palabras de gratitud puede ser igual de valioso. Además, tal como nosotros atesoraríamos una manzana de oro durante mucho tiempo, es posible que la persona a la que le damos las gracias atesore nuestras palabras durante el resto de su vida. w19.02 15 párrs. 5, 6.

SIERVOS DE DIOS QUE DEMOSTRARON SU AGRADECIMIENTO

Según el Salmo 27:4, ¿cómo expresó su gratitud David?  y ¿Cómo lo hicieron los descendientes de Asaf?

David fue uno de los muchos siervos de Dios del pasado que demostraron su agradecimiento (lea Salmo 27:4). Mostró con acciones que valoraba de corazón el honor de servir a Jehová. Por ejemplo, contribuyó una fortuna para la construcción del templo. Otro caso es el de los descendientes de Asaf. Expresaron su gratitud componiendo salmos, es decir, canciones de alabanza a Dios. En una de ellas, le dieron las gracias a Jehová y expresaron su admiración por sus “maravillosas obras” (Sal. 75:1). Está claro que tanto David como los descendientes de Asaf querían mostrarle a Jehová cuánto apreciaban todas las bendiciones que les había dado. Y nosotros, ¿de qué maneras podemos imitarlos?

¿Cómo demostró el apóstol Pablo que valoraba a sus hermanos? y ¿Cuál debió ser el resultado?

El apóstol Pablo valoraba a sus hermanos y lo demostraba en lo que decía sobre ellos. Por ejemplo, siempre le daba las gracias a Dios por ellos en sus oraciones personales. Y en las cartas que les envió puso por escrito cuánto los apreciaba. Veamos un caso. En Romanos 16:1-15, mencionó por nombre a 27 cristianos. Recordó, por ejemplo, que Prisca y Áquila habían arriesgado “su propio cuello” por él y dijo que Febe fue “defensora de muchos”, entre los que se encontraba él mismo. De modo que Pablo les dedicó palabras de elogio a aquellos queridos hermanos que tanto se esforzaban.

Él sabía que sus hermanos eran imperfectos. Aun así, en la conclusión de la carta a los cristianos de Roma se centró en sus buenas cualidades. Así que, cuando la carta se leyó a la congregación, aquellos hermanos debieron sentirse muy felices al escuchar lo que Pablo decía sobre ellos. Y seguro que su amistad con él se fortaleció. ¿Somos nosotros como Pablo y les damos con frecuencia las gracias a los hermanos de la congregación por lo que dicen y hacen?

¿Qué podemos aprender de que Jesús expresara el aprecio que sentía por sus seguidores?

En los mensajes de Jesús a algunas congregaciones de Asia Menor, él expresó su reconocimiento por la labor de sus seguidores. Por ejemplo, comenzó el mensaje a la congregación de Tiatira con estas palabras: “Conozco tus hechos, y tu amor y fe y ministerio y aguante, y que tus hechos recientes son más que los de antes” (Rev. 2:19). No solo dijo que habían aumentado su actividad, sino que los felicitó por las cualidades que motivaban su buen trabajo. Es verdad que tuvo que corregir a algunos cristianos de esta congregación, pero aun así comenzó y terminó su mensaje con palabras de ánimo (Rev. 2:25-28). Jesús es cabeza de todas las congregaciones, de modo que tiene mucha autoridad sobre ellas. Por tanto, no está obligado a agradecernos lo que hacemos por él. Pese a ello, se asegura de expresar su reconocimiento. No cabe duda de que es un magnífico ejemplo para los ancianos.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *