Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Viernes 20 de mayo del 2022

Examinemos las Escrituras todos los días 2022

Viernes 20 de mayo del 2022

Dios se opone a los arrogantes, pero les muestra bondad inmerecida a los humildes (Sant. 4:6).

El rey Saúl no obedeció a Jehová. Cuando el profeta Samuel le llamó la atención por eso, Saúl no admitió su error. Por el contrario, trató de justificarse quitándoles importancia a las consecuencias de desobedecer y echándoles la culpa a otros (1 Sam. 15:13-24). Y no era la primera vez que Saúl había tenido esta actitud (1 Sam. 13:10-14). Por desgracia, permitió que su corazón se volviera arrogante. Como no corrigió su manera de pensar, Jehová lo reprendió y lo rechazó. Para aprender de lo que le pasó a Saúl, podemos hacernos las siguientes preguntas: “¿Busco excusas para no poner en práctica los consejos que leo en la Biblia? ¿Les quito importancia a las consecuencias de desobedecer? ¿Les echo a otros la culpa de lo que yo hago?”. Si hemos respondido que sí a alguna de estas preguntas, tenemos que cambiar nuestra manera de pensar y nuestra actitud. Si no lo hacemos, nuestro corazón podría volverse tan arrogante que Jehová no querría ser nuestro amigo. w20.11 20 párrs. 4, 5

¿Cuándo podemos necesitar que un amigo nos corrija?

¿Hemos empezado alguna vez a ir por un camino que nos estaba alejando de Jehová? (Sal. 73:2, 3). Si un amigo maduro tuvo el valor de corregirnos, ¿lo escuchamos y pusimos en práctica sus consejos? Esa fue una buena decisión, y seguro que estamos agradecidos de que hablara con nosotros (Prov. 1:5).

¿Cómo deberíamos reaccionar si un amigo nos corrigiera?

La Palabra de Dios nos recuerda que “las heridas causadas por un amigo son fieles” (Prov. 27:6). ¿Qué significa esto? Imaginemos que estamos esperando para cruzar en una calle muy transitada y nos distraemos mirando nuestro teléfono. Comenzamos a cruzar sin levantar la vista. Entonces, un amigo nos agarra del brazo y tira de nosotros hacia atrás. Nos agarra con tanta fuerza que nos hace un moretón. Pero, gracias a que actúa rápido, nos salva de un atropello seguro. Quizás nos duela el brazo por unos cuantos días, pero ¿verdad que no estaremos molestos con nuestro amigo? Más bien, estaremos agradecidos por su ayuda. De modo parecido, si un amigo nos hace ver que nuestra forma de hablar o de actuar va en contra de las justas normas de Dios, puede que al principio estemos dolidos, pero ofendernos o enojarnos con él sería de tontos (Ecl. 7:9). En realidad, haríamos bien en darle las gracias por tener el valor de hablar con nosotros.

¿Qué podría hacer que alguien rechazara el consejo amoroso de un buen amigo?

¿Qué podría hacer que alguien rechazara el consejo amoroso de un buen amigo? El orgullo. A los orgullosos les gusta “que les regalen los oídos”; ellos dejan de “escuchar la verdad” (2 Tim. 4:3, 4). No escuchan a nadie porque se creen más listos y más importantes que los demás. Pero el apóstol Pablo dijo: “Si alguien se cree que es algo cuando no es nada, se está engañando a sí mismo” (Gál. 6:3). El rey Salomón lo resumió bien: “Es mejor un niño pobre pero sabio que un rey viejo pero insensato, que ya no tiene sensatez para aceptar consejos” (Ecl. 4:13).

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

NOTA: Los anuncios que aparecen en este Sitio, son únicamente para costear los gastos implicados que requieren mantener una página. Por lo tanto este sitio no se responsabiliza de «Los contenidos de las publicidades que aparecen», ya que los anunciantes no son Testigos de Jehová. De modo que se le sugiere no prestar atención ni confiar en dichos anuncios. Atentamente TOOLSJW.COM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *