Descargar Aplicación

BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS: 1-7 de noviembre 2021, Josué 18 al 19.

Busquemos perlas escondidas (10 mins.)

Jos 18:1-3. ¿Por qué es posible que los israelitas se demoraran en ocupar los territorios que estaban al oeste del Jordán? (it-2 238 párr. 5).

Una razón posible fue que hubo «una interrupción» porque el campamento de Israel se trasladó de Guilgal a Silo. Y es en ese tiempo que Josué reprende a las siete tribus por su dilación en ocupar el resto de la tierra. Otros estudiosos sugieren que fue debido al abundante botín conseguido durante la conquista y la inexistencia de un ataque cananeo. Además, también puede ser que los Israelitas estuviesen poco dispuestos a encararse a la tenaz resistencia enemiga que aún quedaban en el territorio y también es posible que tuvieran poco o un limitado conocimiento de esa parte de la tierra prometida.

COMENTARIOS ADICIONALES

El relato referente a la división del territorio que estaba al O. del Jordán muestra que primero se sortearon las asignaciones correspondientes a Judá. Hecho esto, parece que se interrumpió el trabajo de dividir la tierra, pues indica que el campamento de Israel se trasladó de Guilgal a Silo. Josué reprendió a las siete tribus restantes por su dilación en ocupar el resto de la tierra.

Algunos estudiosos han procurado explicar esta actitud de las siete tribus aduciendo que el abundante botín conseguido durante la conquista y la relativa tranquilidad ante la inexistencia de un peligro inminente de ataque de los cananeos, hizo que esas tribus no tuviesen prisa por ocupar el resto del territorio conquistado. O no querían enfrentarse a los cananeos que faltaban por conquistar.

En primer lugar, porque el trabajo de división se interrumpió, debido a que el campamento se trasladó de Guilgal a Silo, además de acuerdo a ciertos estudiosos el hecho de que habían conseguido un botín muy grande y la aparente paz que tenían hizo que estas tribus no tuvieran prisa por ocupar el resto de tierra, además puede que estuviesen poco dispuestos a enfrentarse a la resistencia que aun quedaba en aquel territorio.

Siete tribus se demoraron en tomar parte ocupar el resto de la Tierra Prometida, y eso se pudo deber a ciertos factores como, por ejemplo, debido al gran botín que habían obtenido las tribus israelitas y la tranquilidad posguerra, hizo que esas tribus no tuviesen prisa por ocupar el resto del territorio conquistado, también pueda que los israelitas estuviesen poco dispuestos a encararse a los pocos cananeos que presentaban resistencia y también es posible que la demora se debió a que su conocimiento de esa parte de la Tierra Prometida fuese mucho más limitado que el de la tierra que ya se había distribuido.

¿Qué perlas espirituales ha encontrado sobre Jehová, el ministerio y otros temas en la lectura bíblica de esta semana?

Josué 18:7. Jehová cuido a la tribu de Leví y sus descendientes. Ellos no estaban condenados a vivir en la pobreza por no poseer campos ni tierra, pues Jehová se encargaría de ellos, además le pedía al pueblo Israel que les ayudaran. Esto me enseña: que Jehová es un Dios con sentimientos nobles que se preocupa por el bienestar de sus siervos. La manera en que cuidó a los levitas nos muestra de que él se encargará de que tengamos lo que necesitamos. También, me enseña que utiliza a su mismo pueblo para dar apoyo a quienes dedican su vida en el servicio completo a él.

Josué 19:51. Eleazar, Josué los jefes de las casas paternas tuvieron «la tarea de repartir la tierra». Lo que significa que hubo colaboración, laboriosidad y orden entre ellos. Esto me enseña: que en la actualidad podemos imitar el ejemplo de estos hombres. Para el bienestar de la congregación se requiere la colaboración, laboriosidad y el orden de parte de los ancianos, los siervos ministeriales y los cabezas de familia. Puede ser que, debido a las imperfecciones humanas, a veces surjan algunos problemas entre sí, pero la biblia debe ser su guía para que siempre se resuelvan los asuntos con prontitud y apacibilidad.

Josué 18:2,3. Aunque no se sabe la razón del por qué siete tribus no tuvieron la urgencia por ocupar el resto del territorio conquistado, esos textos mencionan que Josué «los reprendió» por su dilación en ocupar el resto de la tierra. Esto me enseña: que en el arte de ser «buenos padres» se necesita reprender o corregir a los hijos cuando no han terminado alguna tarea o asignación en el hogar. Esta reprensión debe ser siempre al «grado debido». Esto es parte de la formación que los hijos precisan para desarrollarse y llegar a ser hombres y mujeres responsables que cumplen con sus asignaciones sin dilación.

Josué 18:15,16. La tierra prometida era un lugar fascinante donde «existía la diversidad» habían: manantiales, montañas, valles, laderas. Los israelitas de seguro disfrutaron las maravillosas vistas que ofrecía esta tierra. Esto me enseña: que, aunque hoy en día existen lugares hermosos alrededor del mundo, donde se puede ver la mano de nuestro creador, en el nuevo mundo resplandecerá aún más. Todos los humanos disfrutaremos de la diversidad de flora, fauna y un clima equilibrado y agradable, «todo para la alabanza eterna de nuestro Creador Amoroso Jehová».

Josué 19:27,31. La ciudad con el nombre «Bet-dragón» (posiblemente en honor al Dios dragón) fue dada a Aser. Todo indica que el culto a esta deidad ya estaba bien arraigada en Canaán cuando Israel conquistó a la Tierra prometida. Esto me enseña: el fraude de Satanás, quien siempre ha utilizado a la religión para fomentar el culto a dioses falsos y así alejar a las personas del Dios verdadero, Jehová. Por eso, debemos advertirles que toda adoración que esté mezclada con cualquier forma de idolatría es para Jehová inaceptable y ofensiva. Así mostramos ser fieles defensores de la adoración pura.

Josué 19:17,22. El límite de Isacar incluía «Tabor». La mención de esta montaña nos trae a la memoria muchos relatos bíblicos, como las guerras entre los cananeos e Israel. Pero, también esta montaña es conocida por su majestuosidad e impresionante elevación que señalan la magnificencia de Jehová. Esto me enseña: que ningún humano debería permanecer insensible ante la belleza, majestuosidad y magnificencia de nuestro creador. Cuando consideramos sus obras creativas, llegamos a la conclusión que «Él es digno de recibir la gloria, la honra y el poder». ¡Que justo es, entonces, que nuestra adoración sea sólo para él!

Josué 19:49,50. Josué luego de participar activamente en la conquista de Canaán y repartir la tierra entre los israelitas, por fin pudo disfrutar de la recompensa que Jehová le había prometido. De seguro su fe se fortaleció al constatar por sí mismo «lo bueno que es Dios». Esto me enseña: que, de igual manera, nuestra fe debe ir creciendo a medida que participamos activamente en nuestro servicio a Jehová. Cuando vemos los beneficios de aplicar sus leyes, nos convencemos de «lo bueno que es el». De modo que imitemos a Josué así podremos disfrutar de la recompensa que Jehová nos ha prometido.

Josué 18:1. Una vez que tomaron posesión de la tierra prometida, lo primero que decidieron colocar allí en silo fue la tienda de reunión o el tabernáculo y todos los utensilios necesarios para efectuar el servicio sagrado que Jehová había erigido para el pueblo con relación a su adoración. Fue la primera y única vez que estuvo la tienda de reunión en este lugar. Esto me enseña: que podemos observar en esta acción un buen ejemplo para nosotros de poner en primer lugar el Reino de Dios en todas nuestras actividades teocráticas o personales. Haciendo esto sin duda hasta nuestro estado de ánimo estará en el lugar apropiado para desempeñar otras actividades.

Josué 19:1. Simeón junto con su hermano Levi perdieron privilegios que hubiesen obtenido por no controlar su ira. Cuándo se enteraron de la violación de su hermana Dina, sin el conocimiento o autorización de su padre vengaron la honra de su hermana. Las palabras finales de Jacob hacia ellos demostraban su desaprobación y consecuencias por haber actuado mal. Esto me enseña: este ejemplo es una clara demostración que debemos saber controlar nuestro carácter para que no afecte a otros ni a nosotros mismos. Debemos medir las consecuencias de nuestro accionar más aún si están fuera de las leyes y principios bíblicos establecidos por Jehová.

Josué 19:47. La tribu de dan era la segunda en tamaño de población y de tener hombres con edad para guerrear. Y lograron utilizar su fuerza para limpiar la tierra de los cananeos para poder habitarla. Aunque en la profecía que dio Jacob atribuía mucho al éxito en la guerra a los descendientes de Dan. Sin embargo, al final atribuyó a Jehová como la fuente de las victorias. El juez Sansón fue un descendiente de Dan quien gracias al espíritu de Jehová pudo dar paz por un tiempo a los Israelitas.

Josué 18:3. Me hace meditar en que a veces puede que nos pase lo mismo que a los israelitas, quienes dejaron pasar mucho tiempo para realizar ciertas cosas importantes, esto nos enseña que, a diferencia de ellos, nosotros debemos ser diligentes, no debemos dejar pasar mucho tiempo quizás para hacer mas en nuestro servicio a Jehová o a la hora de cumplir ciertas metas.

Josué 18:4. Indica que se enviaron 3 hombres de cada tribu a recorrer la tierra, y desde aquí ya vemos que siempre a la hora de hacer nuestro servicio a Jehová debemos ir acompañados, ya sea que vayamos a la predicación de casa en casa o a dirigir cursos bíblicos, ya que nuestro compañero puede ser de gran ayuda y apoyo a la hora de dar el mensaje del reino. 

Josué 18:9. Muestra que los Israelitas sabían escribir mucho antes de que se fundará la monarquía en Israel, así que eran un pueblo que sabia leer y escribir, esto nos enseña de Jehová que es un Dios que capacita a su pueblo y le gusta además que su pueblo este siempre bien preparada, por lo que la educación básica es muy importante para él.

Josué 19:9. Dice que la herencia de los descendientes de Simeón se saco de la parte de la tierra que le tocó a Judá, porque esta era demasiado grande para ellos, este versículo me hace pensar en compartir, quizás compartir lo que tenemos dentro del pueblo de humildes y dejamos que otros ayuden, tal como los ancianos hacen con los siervos ministeriales.

Josué 18:10. Echar suertes era una antigua costumbre que era usada para decidir sobre diferentes cuestiones, el método que se hacia para echar suertes consistía en meter piedrecitas o pedacitos de madera en los pliegues de la ropa o en un recipiente y luego se agitaban, la pieza que salía o se sacaba indicaba qué decisión tomar y esto era realizado normalmente después de orar, esa oración se expresaba en voz alta o simplemente estaba implícita en el acto, y así pedían y contaban con la intervención de Jehová.

Josué 18:28. Algunas personas han usado este texto para demostrar una aparente contradicción de la Biblia ya que aquí se menciona que Jerusalén fue una de las herencias para los israelitas pero después se dice que la ciudad no pudo ser conquistada y siglos después se menciona que fue David quien conquistó Jerusalén, la explicación es que algunos de los habitantes originales volvieron a tomar posesión de la ciudad y  formaron un foco de resistencia que ni Judá ni Benjamín pudieron remover, así, los jebuseos permanecieron en Jerusalén hasta que David conquistó aquella ciudad centenares de años después.

Josué 19:40. Aquí se puede apreciar los resultados del trabajo que Josué pidió que se hiciera en el capitulo 18 en la que tres representantes de las tribus que aún no habían ocupado los territorios en la Tierra Prometida fueran y recorrieran la tierra, realizaran un mapa y que la dividieran en siete partes iguales para que de esa manera Josué pudiera distribuirlas, al finalizar las suertes también se dio por concluido el trabajo encomendado por Josué y las herencias quedaron distribuidas.

2 comentarios en «BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS 2021, Semana Del 1 al 7 de noviembre, Josué 18 al 19, Respuestas.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *