Descargar Aplicación

BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS: 8-14 de noviembre 2021, Josué 20 al 21.

Busquemos perlas escondidas (10 mins.)

Jos 21:43, 44. ¿Por qué decimos que estas palabras se cumplieron a pesar de que muchos cananeos sobrevivieron a la conquista de Israel? (it-1 408 párr. 4).

Las promesas de Jehová se habían realizado, no habían fallado. «Él le había dado a Israel toda la tierra que había jurado dar a sus antepasados y les había dado descanso». Llegamos a esta conclusión porque los cananeos que sobrevivieron a la conquista, en realidad no fueron una amenaza para los israelitas, puesto que el temor se había apoderado de ellos al ver que Israel tenía el respaldo de Jehová. Además, Dios había dicho que expulsaría a los cananeos «poco a poco» para que no se multiplicarán las bestias salvajes en una tierra desolada súbitamente. También, se debe tomar en cuenta que el registro bíblico muestra que las derrotas que sufrió Israel fue por su infidelidad y no por el armamento superior que tenían sus enemigos.

COMENTARIOS ADICIONALES

El temor había hecho presa de todos los pueblos vecinos y enemigos de los israelitas, por lo que no supusieron una amenaza verdadera a su seguridad. Dios había dicho con anterioridad que expulsaría a los cananeos «poco a poco» para que no se multiplicarán las bestias salvajes en una tierra desolada súbitamente.

A pesar de que los los cananeos disponían de un armamento superior, como carros de guerra conoces de hierro, no se puede decir que Jehová falló con respecto a su promesa porque en algunas ocasiones los israelitas fueron derrotados. Más bien, el registro bíblico muestra que las pocas derrotas que sufrieron los israelitas se debieron a su infidelidad.

Porque aquellos cananeos que había sobrevivido a la conquista ya no eran una amenaza para los israelitas, además, las demostraciones del poder de Dios habían logrado que todos los pueblos vecinos y enemigos de los israelitas sintieran temor, por lo que no supusieron una amenaza verdadera a su seguridad.

¿Qué perlas espirituales ha encontrado sobre Jehová, el ministerio y otros temas en la lectura bíblica de esta semana?

Josué 20:1-3. No se pedía que volvieran a juzgar al asesino por el mismo caso. Y al vengador de sangre no se le permitía entrar en la ciudad y matarlo. Mientras el asesino permanecería dentro de la ciudad, estaba bajo la protección de Dios y no tenía nada que temer. No estaba en una prisión, podría trabajar, ayudar a los demás y servir a Jehová en paz. Él podría tener una vida plena y feliz. Esto me enseña: Hay siervos de Dios que se han arrepentido de un pecado grave, pero todavía se sienten culpables. Algunos incluso piensan que Jehová siempre verá una mancha en ellos. Sin embargo, si el caso fue tratado por los ancianos pueden estar seguros que Jehová ha mostrado misericordia y lo perdonó por completo. Entonces usted no tiene nada que temer.

Josué 20:4. Cuando un fugitivo llegaba a una ciudad de refugio, debía presentar su caso a los ancianos en la puerta de la ciudad, y se le debía brindar hospitalidad. Para prevenir que los que cometieron asesinatos deliberados se aprovecharan de esta disposición, luego de  presentar el caso en la ciudad de refugio, el fugitivo tenía que ser juzgado y demostrar su inocencia en las puertas de la ciudad bajo la jurisdicción que tuvo lugar la muerte. Si era declarado inocente, era devuelto a la ciudad de refugio. Esto me enseña: Esta historia es buen ejemplo de no ser apresurado para pensar o tomar decisiones sin saber las razones de lo que oímos o vemos. Todos, especialmente los ancianos, actúan con precaución cuando exista un cargo grave contra un miembro de la congregación.

Josué 21:45. Jehová nos ha dado suficientes razones para saber que nada impedirá que se cumplan sus promesas Josué aseguró en todos sus años de fiel servicio que jamás encontró algún defecto en su palabra. Nada puede impedir el cumplimiento de su palabra más aún si tiene que ver con el cumplimiento de su propósito. Esto me enseña: Esto nos da la seguridad de que cada una de las promesas y profecías que aún no han tenido su cumplimiento se cumplirá. Ciertamente, Jehová es un Dios que merece nuestra absoluta confianza. Nosotros también debemos esforzarnos por cumplir con nuestra dedicación y no fallarle en nuestra resolución de servirle para siempre.

Josué 22:10.  Las dos tribus y media construyeron un altar enorme a orillas del Jordán, las tribus restantes estaban listas para atacar y acabar con ellos considerándolos apóstatas. Pero al enviar un grupo de personas para averiguar las razones para haber hecho este altar se dieron cuenta de que no tenía nada que ver con idolatría sino como recordatorio de ser siervos de Jehová. Esto me enseña: Esta historia es un buen ejemplo de no apresurarse a pensar o tomar decisiones sin saber el motivo de lo que vemos o escuchamos. Saber los hechos son de gente sabia y esto evitará luego que nos arrepintamos de tomar malas decisiones. Todos, especialmente los ancianos, actúan con precaución cuando existe una acusación grave contra un miembro de la congregación.

Josué 20:1, 2. Josué debió encargarse de que si o si debían existir las ciudades de refugio puesto que este era un mandato directo de parte de Jehová y estaba estrechamente relacionado con su sentido de la justicia y el valor de la vida, esto permitiría a todo aquel que lo necesitara salvar su vida, Jehová sigue valorando la justicia y la vida y es por eso que recibimos instrucciones en las cuales se nos explica cómo podemos salvar nuestra vida en situaciones que estén fuera de nuestro control.

Josué 20:3. Los motivos principales por los cuales las ciudades de refugio existían en Israel era para que el homicida involuntario se le tuviera que juzgar otra vez por el mismo caso y también era para impedir que el vengador de la sangre entrara en la ciudad y lo matara, mientras el homicida involuntario permaneciera dentro de la ciudad, estaba bajo la protección de Dios y no tenía nada que temer, no estaba en una cárcel en donde sus derechos estaban restringidos sino que podía trabajar, ayudar a otras personas y servir a Jehová en paz, en otras palabras podía tener una vida plena y feliz.

Josué 20:4-6. Aquí se explica cómo era el sistema de justicia en las ciudades de refugio, cuando un fugitivo llegaba tenía que exponer su caso a los ancianos en la puerta de la ciudad, y debía extendérsele hospitalidad, después de exponer el caso en la ciudad de refugio, el fugitivo tenía que someterse a juicio y probar su inocencia en las puertas de la ciudad bajo cuya jurisdicción había ocurrido la muerte, en caso de hallarle inocente, era devuelto a la ciudad de refugio, sin embargo, solo podía garantizarse su seguridad si permanecía en la ciudad el resto de su vida o hasta la muerte del sumo sacerdote.

Josué 21:3. Por orden de Jehová, los israelitas les dieran de su propia herencia esas ciudades a los levitas junto con sus campos de pasto, recordemos que los levitas no tendrían un territorio delimitado en la Tierra Prometida pero Jehová se encargaría de que recibieran los justo y necesario para sus necesidades a través de su pueblo, así mismo, Jehová se encarga de que todos sus siervos tengan lo necesario para cada día y para ello usa la amorosa generosidad que los hermanos les pueden proporcionar.

Josué 21:41. Los levitas recibieron 48 ciudades distribuidas en los territorios de las diversas tribus de Israel en la tierra de Canaán, esto fue también en parte con una profecía que había sobre esta tribu, debido a que Leví y su hermano Simeón actuaron drásticamente contra el violador de su hermana Dina, Jacob predijo que se esparciría en Israel a los descendientes de Leví y el hecho de que las ciudades estaban esparcidas en Israel es sin duda el cumplimento de la profecía.

Josué 22:4. Aquí se puede ver que hubo ocasiones en que los escritores de la Biblia informaron acerca del mismo suceso desde puntos de vista diferentes, o presentaron sus relatos de maneras diferentes, por ejemplo en  ejemplo en Números 35:14, Moisés llamó el territorio al este del Jordán “este lado del Jordán”, en cambio, Josué, llamó a esa misma tierra el “otro lado del Jordán”, ambas descripciones son correctas ya que en Números, los israelitas todavía no habían cruzado el río Jordán pero Josué ya había cruzado y ahora estaban, al oeste del río, por eso, para él el este del Jordán era el “otro lado”.

Josué 22:9-34. En este relato vemos la importancia de tener todos los datos, los israelitas que vivían en el lado occidental del río Jordán escucharon que los que vivían al otro lado habían construido un enorme altar cerca del río, basándose en eso, los del lado occidental concluyeron que sus hermanos se habían rebelado contra Jehová, así que se prepararon para ir a luchar contra ellos, pero antes de eso enviaron a varios hombres confiables para que averiguaran los detalles, ahí se enteraron de que lo que habían hecho sus hermanos era un monumento para que las generaciones futuras supieran que ellos también eran siervos fieles de Jehová.

Josué 20:9. Por orden de Jehová, en el campo judicial, al extranjero se le garantizaba «un trato justo e imparcial» en los juicios en los que estuviera implicado un Israelita natural. Esto me enseña: que si hemos sufrido algún trato injusto debido a nuestros antecedentes nacionales, raciales o sociales, es tranquilizador saber que «el juez supremo, Jehová» es imparcial y está listo para mostrar «justicia y dignidad» a cualquier ser humano. Contrario a lo que dice satanás, Jehová no le niega «justicia recta» a los indefensos, más bien, se interesa y preocupa por el bienestar de cada persona como individuo.

Josué 21:41-43. En la tierra prometida Jehová les dio como una bendición a los israelitas «campos de pasto», pues sabía lo importante que era para ellos tenerlos, así podían alimentar a sus rebaños, de ese modo, éstos no se debilitarían o moriría. Esto me enseña: que de manera parecida, Jehová «el pastor excelente» nos ha bendecido con «campos de pasto espirituales» que son las hermosas verdades que se encuentran en su palabra la biblia que nos mantienen fuertes y saludables. Por eso, si no queremos debilitarnos o morir en sentido espiritual desarrollamos apetito por este alimento sano y sólido.

Josué 22:32,33. Los israelitas habían aprendido la lección del pasado, por eso, cuando Finehás y diez jefes de las casas paternas llegaron con el informe «lo aceptaron y quedaron satisfechos», nadie propuso querer mandar otra comitiva o causar alguna revuelta para obtener otra versión. Esto me enseña: lo importante que es estar de acuerdo y satisfechos con los informes o arreglos que escuchamos en la congregación. Debemos evitar desarrollar un espíritu de crítica, de queja, que nos lleve a poner en tela de juicio los informes de los que han sido nombrados, confiamos en que Jehová y Jesús tienen control sobre cualquier situación.

Josué 21:44. Después de muchas guerras para tomar posesión de la Tierra Prometida, «Jehová le dio paz a los israelitas por todos lados». Esta provisión trajo tranquilidad y calma al pueblo de Israel. Esto me enseña: que la palabra «paz» en la Biblia a menudo denota más que simplemente ausencia de guerra, más bien, implica «salud, prosperidad y bienestar». Jehová «el Dios de la paz» y Jesús el «Príncipe de paz», no se la guardan para sí mismos, sino que se la conceden a sus siervos fieles. Dentro de poco veremos cumplida la promesa: que por toda la Tierra habrá «abundancia de paz hasta que la luna ya no sea.»

Josué 22:13,14. Finehás, se había hecho una «buena reputación» ante Jehová e Israel, era conocido por ser defensor de la adoración pura, fue por eso que los israelitas lo enviaron a él y a diez jefes de Israel, para investigar sobre la construcción del altar que hicieron las tribus de Rubén, Gap y Manasés. Esto me enseña: que Finehás es un hombre digno de imitar, nosotros también queremos hacernos «un buen nombre ante Jehová y ante los hombres» y que se nos conozca por defender y actuar en favor de la duración pura. Así que esforcémonos por tener una conducta intachable, de esa manera se nos confiara más responsabilidades en la congregación.

Josué 22:26,27,29,30. Para comprender la situación a fondo y la verdadera motivación que llevó a las tribus del este del Jordán a construir el altar fue necesario «la comunicación, el discernimiento y el entendimiento» entre todos los implicados. Esto nos enseña: a los padres que, antes de sacar una conclusión, cuando surge alguna situación o problema con nuestros hijos, es esencial: Primero, la comunicación franca y saber escuchar. Segundo, tener discernimiento perspicaz que nos ayude a examinar más a fondo la situación y no solo en la superficie. Y, tercero el entendimiento nos llevará a tener empatía y compasión. Lo que resultará en comprensión y acuerdos entre padres e hijos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *