Descargar Aplicación

BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS: 20-26 de diciembre 2021, Jueces  10 al 12.

Busquemos perlas escondidas (10 mins.)

Jue 11:1. ¿Cómo sabemos que Jefté no era un hijo ilegítimo? (it-2 24).

Aunque la madre de Jefte fue prostituta, Galaad se caso con ella y de esta manera paso a ser su esposa legitima, esto hizo posible que Jefte fuera su hijo legitimo y al ser así esto le permitió entrar en la congregación de Jehová,  ya que si fuera hijo ilegitimo no lo hubiera podido hacer. Otra prueba es que sus hermanos sabían que Jefte como hijo  primogénito recibiría el doble de la herencia y estos por su arrogancia lo expulsarían, ya que tampoco lo querían aceptar como cabeza de familia.

COMENTARIOS ADICIONALES

Aunque la madre de Jefte fue «una prostituta» no significa que él naciera de la prostitución o fuera un hijo ilegítimo. Una prueba de esto es que sus medios hermanos, hijos de la esposa principal de Galaad, lo expulsaron para que no tuviera parte en la herencia. Además, después llegó a ser el caudillo aceptado por los hombres de Galaad, entre ellos estaban sus medios hermanos. También, Jefté ofreció un sacrificio a Dios en el tabernáculo. Ninguna de estas cosas hubiera sido posible en el caso de un hijo ilegítimo, pues la Ley especificada: «Ningún hijo ilegítimo podrá entrar en la congregación de Jehová».

La madre de Jefté era «una prostituta», lo que no significa que Jefté naciera de la prostitución o fuera un hijo ilegitimo. Su madre había sido una prostituta antes de convertirse en la segunda esposa de Galaad, al igual que Rahab había sido prostituta pero después se caso con Salmón. Que Jefté no era un hijo ilegitimo lo prueba el hecho de que sus medios hermanos, hijos de la esposa principal de Galaad, lo expulsaron para que no tuviera parte en la herencia. Además, después llego a ser el caudillo aceptado por los hombres de Galaad, entre quienes sus medio hermanos parecían ser los mas notables. Por otro lado, Jefté ofreció un sacrificio a Dios en el tabernáculo. Ninguna de estas cosas hubiera sido posible en el caso de un hijo ilegitimo, pues la ley especificaba: «Ningún hijo ilegitimo podrá entrar en la congregación de Jehová.

Porque, aunque su madre era “una prostituta”, eso fue en tiempo pasado ya que su situación es igual a la de Rahab quien después se casó con Salmón, además, Jefté realizó actividades como ser caudillo y ofrecer sacrificios en el tabernáculo, cosas que no hubiera realizado si fuera ilegitimo ya que la ley prohibía que alguien de esa condición estuviera en el pueblo de Israel.

Porque la Biblia no dice que lo fuera, lo que dice es que «era hijo de una prostituta», así que es probable que había sido prostituta, pero después se caso con Galaad, por lo que su hijo era legitimo, además si hubiera sido un hijo ilegitimo, no hubiese podido ser miembro de la congregación de Israel, y sus medio hermanos, que lo habían echado para que no tuviera parte en la herencia, no hubiesen tenido base legal para pedirle después que fuese su comandante.

¿Qué perlas espirituales ha encontrado sobre Jehová, el ministerio y otros temas en la lectura bíblica de esta semana?

Jueces 10:3-5. Jaír fue el séptimo juez que tuvo Israel, era un galaadita importante y a cada uno de sus 30 hijos se les vincula a las ciudades de tiendas, juzgó a Israel durante veintidós años, después de lo cual murió y fue enterrado en Qamón, aunque su relato en la Biblia es muy breve no significa que sea importante su ejemplo, fue un siervo fiel de Jehová, actuó a favor del pueblo y los ayudó a estar en paz, nosotros podemos aprender de él al servir a Jehová aunque nuestros logros y esfuerzos pasen desapercibidos.

Jueces 10:6. Menciona que los Israelitas volvieron a fallarle a Jehová abandonando a Dios y la adoración verdadera, esto me enseña una valiosa lección que debemos valorar nuestro lugar en la congregación, cuidarnos mucho y no permitir que nada ni nadie nos haga dejar a Jehová y la adoración verdadera.

Jueces 10:7. La peor decisión que pudieron tomar muchos Israelitas fue la de dejar a Jehová ya que esto fue algo que enfureció a Dios, esto nos enseña algo muy importante, la peor decisión que podemos tomar es dejar a Jehová, no importa nuestra clase social, nacionalidad, edad, etc, sin Jehová no somos nada.

Jueces 10:7-9. Vemos que los Israelitas una vez mas se dejan influenciar y adoptan la adoración falsa de las naciones vecinas, en nuestro caso vivimos rodeados de personas que no adoran a Jehová, ya sea por el trabajo o la escuela, así que no nos relacionemos mas de lo que deberíamos con ellos, porque de una u otra forma su manera de vivir, puede terminar afectando nuestra espiritualidad.

Jueces 10:6-8. Después de la muerte de Jaír los israelitas han abandonado la adoración pura y sirven a los dioses de Sidón, Moab, Ammón y Filistea y como también pasa cuando los israelitas se vuelven infieles, Jehová deja a su pueblo a merced de los amonitas y los filisteos, quienes los oprimen por dieciocho años, pero en especial la situación de los habitantes de Galaad, al este del río Jordán, es particularmente angustiosa, el caso de los israelitas nos demuestra que hay personas que pueden dejar la adoración pura vez tres vez.

Jueces 10:10. Los Israelitas demostraron verdadero arrepentimiento al rogarle a Dios y reconocer su pecado delante de él, la persona que ha pecado y desea volver a Jehová debe mostrar verdadero arrepentimiento y una verdadera necesidad de Dios, esto requiere humildad, en cambio, alguien orgulloso no reconoce su pecado ni la necesidad de Dios, quizás hasta ser burla de ello, por ello queremos ayudar a los inactivos a volver a Jehová quien los perdonara y los recibirá.

Jueces 10:14. Jehová les respondió de una manera que ellos tendrían que recapacitar sobre lo mal que habían hecho, realmente ninguno de los dioses que siguieron les ayudo en tiempos de angustia, y lo mismo ha ocurrido en nuestros días hemos vivido momentos de angustia, y solamente Jehová nos ha sostenido y nos ha dado estabilidad, es algo que nunca debemos olvidar ni dar por sentado.

Jueces 10:16. Nos enseña sobre la compasión de Jehová, no es la manera condolencia por las adversidades ajenas. Recordemos el caso de la madre que, al oír llorar a su niño, se enternece y obra en consecuencia. Igualmente, Dios no se muestra sordo a las suplicas de su pueblo, sino que, movido por su tierna compasión, le alivia los sufrimientos. Además, su forma de tratar a los Israelitas nos enseña que esta afectuosa cualidad no es ninguna debilidad, ya que lo impulso a tomar medidas enérgicas y decisivas a favor de ellos.

Jueces 10:15,16. La biblia dice que, cuando los israelitas mostraban verdadero arrepentimiento, «Jehová ya no soportaba verlos sufrir», así que, actuaba a favor de ellos. Esto me enseña: que Jehová es un Dios con sentimientos que le duele ver cuando sus siervos sufren. Por eso, él abre sus oídos a las súplicas de su pueblo y movido por su tierna compasión, les alivia los sufrimientos. Esto nos muestra, entonces, que «la compasión» es otra faceta del amor de Jehová. También, nos enseña que está actualidad no es ninguna debilidad, ya que impulsa a Dios a tomar medidas enérgicas y decisivas a favor de su pueblo.

Jueces 11:1. Para las demás personas Jefté era el hijo de la prostituta, pero Jehová tenia planes muy especiales para él, esto nos enseña que quizás las demás personas nos menosprecien por nuestros orígenes, (clase social, nacionalidad, antecedentes familiares) pero nunca olvidemos que si elegimos servir a Jehová él tiene planes maravillosos para nosotros y no importa si las demás personas tienen otro concepto de nosotros.

Jueces 11:1-3. Vemos que a Jefté le causaron dificultades sus hermanos y los ancianos de Israel, pero él no dejó que este mal trato afectara su espiritualidad, esto nos enseña que puede que en ocasiones haya hermanos que nos traten mal, pero si seguimos el ejemplo de Jefté no permitiremos que problemas como esos nos impidan servir a Jehová, ni tampoco perderemos el deseo de ir a las reuniones o de estar con los hermanos.

Jueces 11:4-11. Nos muestra que Jefté no dejó que el trato cruel que le habían dado antes lo afectara, por eso es que cuando los ancianos de la nación le rogaron que los ayudara, él no les dio la espalda, de esto aprendemos a no ser rencorosos, sino mas bien debemos dejar que los principios de Jehová guíen nuestra manera de pensar, y a ser humildes y aprender a perdonar.

Jueces 11:1-6. Vemos que sus hermanos y los ancianos de Israel causaron muchas dificultades a Jefté, debido a que sus medio hermanos lo odiaban tanto y sentían tantos celos, lo expulsaron de la tierra que legalmente le pertenecía por ser el mayor, pero Jefté no dejó que ese trato cruel lo afectara y actuó como un hombre espiritual, cuando los ancianos de la nación le rogaron que los ayudara, él no les dio la espalda, la manera de actuar de Jefté nos enseña a estar fuerte en sentido espiritual y a no guardar rencor en nuestro corazón.

Jueces 11:9. Es cierto que le dolió muchísimo que sus hermanos lo trataran mal, pero nada iba a impedir que apoyara a Jehová y a su pueblo, puede que en ocasiones haya hermanos que nos traten mal o nos decepcionen pero el ejemplo de Jefté nos ayudará a no permitir que problemas como esos nos impidan servir a Jehová, tampoco perderemos el deseo de ir a las reuniones o de estar con los hermanos, al igual que Jefté, las normas de Jehová nos pueden ayudar a superar situaciones difíciles y a ser un buen ejemplo para los demás. Jefté acepta ser el comandante de Galaad con esta condición: ‘Si Jehová abandona a Ammón en mi mano, me convertiré en cabeza de ustedes’. Una victoria sería prueba del respaldo de Dios, pero Jefté quiere asegurarse de que el pueblo no se aparte de las normas divinas una vez pasada la crisis.

Jueces 11:9-11. Nos enseña un excelente ejemplo, ya que Jefte en todo momento tomo en cuenta a Jehová y esto hizo posible que ganara la batalla. Hoy en día nosotros también tenemos una lucha en este mundo malvado y si queremos salir victoriosos debemos siempre apoyarnos en Jehová, ya que el nos dará ese poder que es mas allá de lo normal para poder aguantar y salir adelante.

Jueces 11:27. Se nos muestra como actuó Jefte a la hora de responderle a los Israelitas no lo hizo por su propis cuenta, el les dejo claro cuando les dijo: «que sea Jehová el que juzgue entre ustedes y los amonitas», esto nos enseña que a la hora de querer juzgar a alguien debemos tener presente que solo Jehová puede ver el corazón de las personas y en su debido momento actuara.

Jueces 11:30,31,35. Jefte hizo un voto a Jehová, le dijo: que si le daba la victoria, le entregaría «como ofrenda» a la primera persona que saliera a recibirlo al volver de la batalla. Esa persona fue su única hija. Jefte fue leal y cumplió con su voto y dijo: «no puedo volverme atrás». Esto me enseña: y nos deja claro que debemos tomarnos muy en serio las promesas que le hacemos a Jehová. Los cristianos hicimos un voto a Dios y le prometimos hacer su voluntad para siempre, así que, nunca pensemos en romper esta promesa o «volvernos atrás», más bien, por muy difícil que sea, cumplamos fielmente con nuestro voto de dedicación.

Jueces 11:30-40. Nos muestra que al ir a la batalla Jefte le hizo un voto a Jehová aunque le fue doloroso cumplirlo, ya que fue su hija la primera persona que salió a recibirlo, pero como ella siempre ponía en primer lugar a Jehová nunca dudo en cumplir el voto esto nos enseña que a la hora de haber hecho un voto a Jehová debemos cumplir aunque tengamos que hacer sacrificios, ya que Jehová siempre bendecirá nuestros esfuerzos.

Jueces 11:37-40. Nos muestra la relación de la hija de Jefté al saber de la promesa que su padre le había hecho a Jehová, y vemos que ella sacrifico sus sueños de tener esposo e hijos con tal de servir a Dios. Hoy muchos jóvenes cristianos, están dispuestos a sacrificar su deseo de casarse o tener hijos, por un tiempo, para entregarse al servicio de Jehová y pueden tener la seguridad de que a Dios le alegra mucho que le sirvamos de todo corazón y que el nunca olvidara a quienes lo aman ni todo lo que han hecho por el.

Jueces 11:40. Muchos siervos de Dios de la actualidad han decidido emplear su vida en el servicio de tiempo completo como precursores, misioneros, ministros viajantes o miembros de familias Betel. Esto quizás signifique no ver a sus seres queridos con tanta frecuencia como desearían. No obstante, tanto a ellos como a sus familias tal servicio sagrado les causa gran felicidad, queremos ser prudentes y nunca decir comentarios que los hagan sentir como si hubieran tomado una mala decisión.

Jueces 11:35,36. Ante el voto de Jefte, su hija sin dudarlo anima a su padre a cumplir la promesa que le hizo a Jehová. Las palabras y acciones de fe de esta joven muestra que, para ella, «cualquier sacrificio», que es para Jehová vale la pena. Esto me enseña: que, hoy es igual, en la congregación contamos con valiosos jóvenes que están dispuestos a sacrificar y renunciar al éxito de este mundo por servir a Jehová. Los sacrificios que ellos hacen no son en vano, pues «Jehová no es injusto y no se olvidará de las obras ni el amor que ellos muestran por su nombre». Estos jóvenes pueden tener la seguridad que Jehová los bendecirá por la eternidad.

Jueces 12:1. A pesar de la prueba de que Jehová está bendiciendo a Jefte, los israelitas de la tribu de Efraín riñen con él, incluso intentan quemar la casa de Jefte con él dentro. Esta acción denota claramente rebelión contra Jehová. Esto me enseña: que los cristianos que se envuelven en riñas o controversias violentas contra los representantes de Jehová se colocan en una posición muy seria ante él, esto constituye en realidad una riña con Dios. Por eso, librémonos de todo espíritu de controversia, porque tal actitud puede llevarnos únicamente al desastre. Lo mejor es escuchar el consejo bíblico de seguir la «ley real del amor».

Jueces 12:4. Los de la tribu de Efraín usaron un lenguaje ofensivo y dieron a entender que, sus hermanos, «los hombres de Galaad se escondían o eran fugitivos de ellos». Esto me enseña: que los cristianos debemos evitar ser como los efraimitas, por eso, nunca usamos un lenguaje ofensivo o hiriente contra los demás. Debemos tener mucho cuidado con lo que expresamos, pues, no queremos quitarle la dignidad a nadie. Sabemos que la capacidad de hablar es un regalo de Jehová y la biblia dice «que todo lo que digamos sirva para edificar a otros», así que, demos buen uso a este regalo divino.

Jueces 12:5,6. Los cuarenta y dos mil combatientes efraimitas trataron de ocultar su identidad, pero su forma de hablar los delató. Cuando los hombres de Jefte les pidieron decir una palabra, no fueron capaces de pronunciarla correctamente, el resultado fue que perdieron la vida. Esto me enseña: que hoy, también, puede ser que muchas personas digan que sirven a Jehová, pero su habla revela que no usan «el lenguaje puro de la verdad». Por eso, es importante que nos esforcemos por aprender y hablar este «idioma puro». Esta es una clara identificación de quiénes son los verdaderos adoradores de Jehová.

Jueces 12:7. Aunque la vida de Jefté estuvo llena de problemas, él fue fiel a Dios. Este hombre valiente mencionó a Jehová cuando habló con los hombres de mayor edad de Galaad, con los ammonitas, con su hija y con los efraimitas, y por supuesto, cuando hizo su voto Dios bendijo a Jefté por su devoción utilizándolos a él y a su hija para fomentar la adoración pura, en una época en que muchos abandonaron las normas divinas, él se aferró a ellas, al igual que hizo Jefté debemos estar resueltos a ser fieles y obedientes a Jehová.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *