Descargar Aplicación

BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS: 22-28 de noviembre 2021, Jueces 1 al 3.

Busquemos perlas escondidas (10 mins.)

Jue 2:10-12. ¿Qué aprendemos del mal ejemplo de estos israelitas? (w05 15/1 24 párr. 7).

Nos enseña que como humanos imperfectos podemos olvidar fácilmente «todos los hechos o actos de bondad amorosa que Jehová ha realizado por nosotros». Para evitar eso, debemos de tener un programa de estudio bíblico, y nosotros los padres, tenemos que esforzarnos por grabar la verdad de la Palabra de Dios en el corazón de nuestros hijos para que no olviden a Jehová.

COMENTARIOS ADICIONALES

Hemos de tener un programa de estudio bíblico para «no olvidar los hechos de Jehová». Los padres deben grabar la verdad de la Palabra de Dios en el corazón de sus hijos. A pesar de todos los esfuerzos de parte de los padres hay algunos hijos mal agradecidos para con Dios y sus padres y no les importa todo lo bueno que se ha hecho por ellos y terminan fallando a Jehová, los padres deben seguir leales a Jehová. 

La ley que Dios había dado a los Israelitas y que la encontramos en Deuteronomio 6:6-9 exigía a los padres que enseñaran a sus hijos todo lo que tenía que ver con Jehová. Hasta se había separado un día especifico para que se dedique a esta labor. Si esta generación no conocía Jehová es por la falta de cumplimiento de la responsabilidad que Jehová había dado a los padres Israelitas.

La responsabilidad de los padres cristianos sigue siendo la misma qué en el pasado. La adoración en familia es una extensión de las reuniones de la congregación, por lo tanto es imprescindible que se cumpla para que los hijos puedan aprender de Jehová, de sus leyes y aplicarlas en todo momento de su vida. Deben tener su propia fe para servir fielmente a Jehová.

Que es muy importante tener un estudio personal para nunca olvidarnos de las enseñanzas, normas y mandatos de Jehová, debemos grabar todo lo que aprendamos en nuestra mente y corazón.

¿Qué perlas espirituales ha encontrado sobre Jehová, el ministerio y otros temas en la lectura bíblica de esta semana?

Jueces 1:1. Menciona que los Israelitas le consultaron a Jehová, es importante que antes de tomar una decisión, especialmente las que podrían tener cambios en nuestra vida, le consultemos a Jehová, para ello debemos apoyarnos en los principios bíblicos, y tenemos a los ancianos de la congregación y también cristianos maduros, debemos agradecer y valorar estas ayudas y tomarlas en cuenta, el no hacerlo nos podría acarrear muchas penas y problemas.

Jueces 1:6. Es un detalle interesante el que hicieron los Israelitas de quitar el pulgar a sus enemigos, la razón es que la persona que perdía esos dedos evidentemente quedaba imposibilitarla para toda acción militar. ¿Cómo podría un soldado empuñar una espada o una lanza sin los pulgares? Y la pérdida de los dedos gordos de los pies le impediría mantener bien el equilibrio.

Jueces 1:7. El daño que este hombre hizo a otros no quedo impune, ahora le hicieron lo que él había hecho en el pasado, debemos esforzarnos por estar en paz con todos, evitar hacer daño a otros a abusar de nuestra posición de autoridad ya que en el momento menos pensado las circunstancias cambian y lo que hacemos nos regresa después. 

Jueces 1:26. Menciona a un hombre de Betel, que ayudo a los israelitas de la casa de José a derribar la ciudad. Como ocurrió con Rahab y su familia, a este diferencia de Rahab, no se interesó en permanecer con los Israelitas, sino que se interesó en permanecer con los Israelitas. Si no que se fue a la tierra de los hititas y edificio allí la ciudad que llamó luz, seguramente en memoria de su ciudad natal, todo lo cual parece indicar que no ayudó a los Israelitas movido por temor y aprecio genuino por Jehová el Dios de Israel. El hecho de que la Biblia no mencione su nombre indica que no se le da ningún reconocimiento, a diferencia del caso de Rahab.

Jueces 2:2. Nos enseña una lección valiosa en la que debemos reflexionar seriamente, ¿Participamos obedientemente en la comisión de predicar el Reino y hacer discípulos? Las escrituras nos aseguran que esta obra también tiene apoyo angélico y se completará a satisfacción de Dios. Como ya se ha señalado, muchos israelitas sucumbieron a la falta de fe y de celo por cumplir el mandamiento de Dios de exterminar a los cananeos. Así mismo, hoy los cristianos tienen que estar alerta contra el enfriarse en su celo por la obra que Jesús entregó a sus seguidores como comisión.

Jueces 2:1-3. Nos enseña que los ángeles están viéndonos y observan nuestro comportamiento, en realidad la Biblia dice en 1 Corintios 4:9 que somos un espectáculo teatral para ellos, así pues, esto nos hace pensar en qué clase de conducta o comportamiento estamos manifestando, todo ello redundará en bendición, gozo y paz, o lamento y lloro.

Jueces 2:17. La palabra «apostasía» viene de un término griego que significa «el colocarse fuera de, un aportarse, defección, rebelión, abandono». El primero que se apartó de la adoración verdadera de Jehová fue satanás el Diablo. El fue, por lo tanto, el primer apostara. El hizo que la primera pareja humana apostara. Muy temprano en la historia de Israel hubo quienes «se apartaron» o se desviaron de la adoración verdadera. Así es que no nos sorprende que algunos que han tenido buenos padres, buenos maestros dejen la verdad, lo importante es seguir obrando nuestra propia salvación.

Jueces 1:23-26. Un hombre de Betel ayudo a los israelitas de la casa de José a derribar la ciudad, pero, a diferencia de Rahab, éste no se intereso en permanecer con los israelitas, sino que se fue a la tierra de los hititas. Lo que indica que su ayuda no fue movido por temor y aprecio por Jehová. Esto me enseña: que los actos de bondad ocasionales no indican, necesariamente, una actitud de temor o aprecio por Jehová. Por eso, es importante que comprendamos que «no basta» con solo «ser buenos» más bien, debemos esforzarnos por tener la aprobación de Jehová. Si lo hacemos él nos ayudará a alcanzar «la vida que realmente es vida».

Jueces 2:2,3. Jehová ya había advertido a Israel que por no expulsar por completo a los cananeos, esto serían una «trampa» para ellos y lo seducirían a servir a otros dioses. Esto me enseña: lo sutil y peligroso que es adoptar una actitud relajada sobre las relaciones sociales con personas que no adoran a Jehová. Esto se puede convertir en una «trampa», por eso, es preferible ser obedientes a los mandatos y normas de Jehová desde el principio. Debemos tener en cuenta que las compañías nos afectan, sea para bien o para mal. Por lo tanto, tomemos la firme decisión que «nadie nos eche a perder las buenas costumbres».

Jueces 3:9-11. Fue una bendición para Israel el que «Jehová pusiera su espíritu sobre el juez Otniel», el pudo combatir e vencer al rey de Mesopotamia y trajo paz al pueblo por 40 años. Esto me enseña: que en la actualidad, sucede lo mismo, los hombres que tienen responsabilidades de familia, en la congregación o en la organización, puede animarles saber que «el espíritu de Jehová» todavía apoya a sus siervos y les ayuda a cumplir con sus tareas cristianas efectivamente, resulta en una «gran bendición para las congregaciones el contar con el apoyo del espíritu de Jehová».

Jueces 1:5-7. La ley «ojo por ojo» o conocida también como la «ley del talión», nos ayuda a entender cómo ve Jehová a las personas que causan daño a otras de manera intencionada. En este caso el mismo rey Adoni-Bézec reconoció que merecía que se le aplica esta ley. Esto me enseña: que nuestro legislador Jehová dicta leyes que nos hacen pensar y nos disuaden a «no hacer ninguna cosa mala, ni mal intencionada» contra nuestro prójimo más bien, nos enseña el respeto y buen trato que debemos tener unos con otros. Con esto se resalta, una vez más, que «la ley de Jehová y su justicia son perfectas».

Jueces 2:18. Al sufrir las consecuencias de sus acciones, los israelitas imploraban la ayuda divina. Así que Jehová, movido por su misericordia, se compadecía de ellos y «levantaba a jueces» que los librará del yugo enemigo. Esto le enseña: que Jehová es razonable, flexible y misericordioso, aunque se enoja cuando alguien peca a propósito se compadece de quienes abandonan su mala conducta y se arrepienten de corazón. Además nos enseña que lo que nosotros hacemos afecta a sus sentimientos así que en vez de lastimarlo u ofenderlo debemos estar decididos a regocijar su corazón.

Jueces 2:11,13,14. Los israelitas se pusieron a hacer lo malo, empezaron a adorar y servir a baales, algo que claramente Jehová condenaba. Por eso, él se enfureció con ellos y los abandonó en manos de sus enemigos. Esto nos enseña: y nos sirve de advertencia hoy día, es cierto que quizás tenemos claro que no debemos adorar ídolos o baales, pero, tal vez, sin darnos cuenta podemos estar dando adoración a «sus equivalentes actuales», que son: el materialismo, el nacionalismo y la inmoralidad sexual. Si queremos darle Jehová a devoción exclusiva, tenemos que obedecer el mandato de: «Huir de la idolatría» en todas sus formas.

Jueces 1:2-4. Pudiéramos haber pensado que la responsabilidad de quien lucharía primero contra los cananeos hubiera sido la tribu de Rubén, ya que eran descendientes del primogénito de Jacob, pero en la profecía que pronunció en su lecho de muerte, Jacob predijo que, por haber perdido su derecho a la primogenitura, Rubén no iba a sobresalir y Simeón y Leví tampoco porque habían actuado con crueldad, por eso ese privilegio les correspondía a los descendientes del cuarto hijo de Jacob, que era Judá.

Jueces 1:6, 7. Cortar los dedos de los pulgares de las manos y los dedos gordos de los pies era una táctica usada en la guerra en contra de los ejércitos derrotados, esta acción imposibilitaba a los hombres empuñar correctamente una espada o caminar adecuadamente quedando imposibilitados para toda acción militar, además que en su vida diaria no podría realizar tareas simples o mantenerse en equilibrio.

Jueces 2:3. A medida que se establecían en la Tierra Prometida, los israelitas no los expulsaron del todo a los cananeos sino que los pusieron a realizar trabajos forzados, lo cual les permite a estos morar entre los israelitas, debido a esto todavía se mantiene la influencia negativa de estos y hace que en el futuro los israelitas no conocen a Jehová ni sus obras, el pueblo pronto lo abandona para servir a otros dioses, mantener relaciones innecesarias con personas que no adoran a Jehová puede desviarnos de la adoración pura.

Jueces 2:11. El libro de Jueces es muy provechoso para poder entender claramente la postura de Jehová sobre lo que él odia, por ejemplo, condena severamente la adoración a Baal, igualmente condena severamente todo lo que desvía a sus siervos de la adoración pura como, por ejemplo, el materialismo, el nacionalismo y la inmoralidad sexual, su manera de reaccionar ante esas cosas nos debe impulsar a evitarlas y a rechazarlas.

Jueces 2:20-22. El relato menciona que Jehová no expulsaría delante de ellos ni a una sola de las naciones que Josué dejó cuando murió, Jehová permitió que estas naciones se quedaran debido a la infidelidad de los israelitas y para probar a los israelitas mediante ellas y tendrían la oportunidad de demostrar obediencia a los mandamientos de Dios con respecto a los cananeos, poniendo a prueba su fe hasta el punto de arriesgar la vida guerreando contra ellos.

Jueces 3:9. En el momento en el que el pueblo de Israel le rogó a Jehová que los ayudara, él les dio un juez que los iba ayudar y se trataba de Otniel quien era sobrino de Caleb, Otniel fue el responsable de la victoria israelita sobre la fortaleza cananea de Debir, debido a sus victorias y a su fidelidad con Jehová, es por todas esas excelentes cualidades que Dios lo escogió para librar a los israelitas del ataque de enemigos convirtiéndose así en el primer juez de Israel mencionado por nombre después de Josué

Jueces 3:12. A pesar de que Jehová acudió en auxilio de los israelitas a través de Otniel, ellos volvieron a hacer lo que estaba mal a los ojos de Jehová y obviamente eso les trajo consecuencias ya que otra vez fueron sometidos, esta manera de actuar se repetiría constantemente a lo largo del libro de Jueces lo que demuestra que los israelitas no aprendían la lección y no valoraban lo que Jehová hacia por ellos, nosotros jamás debemos ser como ellos, mas bien, aceptemos la disciplinas y confiemos en Jehová.

Jueces 2:16. ¿Cuántos jueces como Sansón y Gedeón hubo? La cifra a la que uno llega cuando se cuenta la cantidad de jueces que hubo depende cómo uno vea a ciertos Israelitas. Pero se puede decir, sin margen de equivocación, que 12 hombres sirvieron de jueces en el período entre Josué y Samuel. Jehová siempre se ha encargado que su pueblo tenga la ayuda y dirección necesaria de hombres responsables en distintas épocas. Hoy los ancianos en las congregaciones desempeñan una labor muy importante para servir de auxilio en ciertos momentos en los cuales los miembros de la congregación necesitan apoyo espiritual y emocional. Jehová jamás deja abandonado a su pueblo.

Jueces 3:6,7. Los israelitas dejaron de obedecer el mandamiento de Dios y dejaron de seguir el ejemplo sabio de Isaac y Jacob, sus antepasados. Se apoyaron en su propio entendimiento y se mezclaron con los paganos en la Tierra Prometida, insensatamente contrayendo matrimonio con ellos. Hasta el mismo sabio Rey Salomón demostró que Jehová siempre tiene la razón. Este mandato bíblico y los ejemplos registrados en la Palabra de Dios sobre no cumplir está orden, nos muestra que debemos ser muy cuidadosos en la compañía que escogemos en este tiempo del fin. Queremos asociarnos con cristianos maduros con excelentes cualidades que nos ayudarán a fortalece nuestra relación con Jehová y permanecer fuertes hasta el fin.

 

 

 

 

Un comentario en «BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS 2021, Semana Del 22 al 28 de noviembre, Jueces 1 al 3, Respuestas.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *