Descargar Aplicación

BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS: 29 de noviembre al 5 de diciembre 2021, Jueces 4 al 5.

Busquemos perlas escondidas (10 mins.)

Jue 5:20. ¿Cómo pelearon desde el cielo las estrellas a favor de Barac? (w05 15/1 25 párr. 5).

La Biblia no dice si hubo ayuda angelical, meteoritos que los sabios de Sísara interpretaron como malos augurios o predicciones astrológicas para Sisara que resultaron falsas. Como quiera que fuera, lo que está claro es que hubo algún tipo de intervención divina.

COMENTARIOS ADICIONALES

La Biblia no aclara como lucharon «las estrellas» en esta batalla, algunos piensan que se refiere a que hubo ayuda angelical o hubo una lluvia de meteoritos, o también que los sabios de Sísara, mediante predicciones astrológicas, dieron malos augurios o resultaron ser falsas. Como quiera que fuera, esta declaración da a entender que hubo algún tipo de intervención divina a favor del ejército de Israel.

La Biblia no especifica si las estrellas que se mencionan en el relato se refieren a la ayuda angelical que recibió Barac o meteoritos que los sabios de Sísara interpretaron como malos augurios o predicciones astrológicas para Sísara que resultaron falsas, lo que si queda claro es que si hubo algún tipo de intervención divina.

La Biblia no dice si hubo ayuda angelical pero si hubo intervención por parte de Jehová para ayudar a Barac. Esto nos ayuda a ver como Jehová interviene para ayudarnos.

Sisara era el jefe del ejercito del Rey cananeo Jabín. En el relato bíblico se da más importancia a Sísara que al rey cananeo y junto a él oprimieron a Israel durante 20 años. Por eso Jehová utilizó a Débora y a Barac para liberar a Israel de esta cruel dominación e intervino como dice el texto bíblico con la ayuda de las estrellas.

Aunque el texto no es explicito en cuanto si hubo intervención de los ángeles tal parece que los sabios que rodeaban a Sísara le hablaron de malos augurios o predicciones que tenían que ver con meteoritos o pruebas astrológicas para que Sísara no vaya a la guerra pero él no presto atención y fue derrotado. Lo que si estamos seguros es que hubo algún tipo de intervención divina.

Bueno la biblia no especifica si hubo ayuda de algún ángel, pero si hubo intervención divina pues de pronto un aguacero que inmovilizó totalmente a los novecientos carros de Sísara.

¿Qué perlas espirituales ha encontrado sobre Jehová, el ministerio y otros temas en la lectura bíblica de esta semana?

Jueces 4:1. Menciona que murió Ehús y entonces los Israelitas volvieron a ser infieles a Dios, esto nos enseña que nuestra adoración a Dios y nuestra fe no debería basarse en hombres, es verdad que hay hermanos  que apreciamos mucho, pero no debemos confundir las cosas, de lo contrario podríamos dejar de ser leales y fieles a Jehová si en caso uno de estos hombres llegara a faltar, de hecho, así le ha ocurrido a algunos hermanos, por ejemplo, en los comienzos de la historia moderna de la organización cuando murió el hermano Rusel, menciona el libro proclamadores.

Jueces 4:3. Menciona a un rey que oprimía con dureza al pueblo de Dios, la opresión significa apretar demasiado  a alguien de forma mental o física, es decir, ejercer presión, la Biblia menciona que el Faraón y los reyes enemigos oprimían al pueblo de Dios, esto nos enseña que la opresión es diabólica, sin duda es algo que no deberíamos hacer jamás a ningún hermano, como vimos en el Broadcasting: «No estamos en una organización militar, no sacrificamos a nuestros hermanos por un procedimiento.»

Jueces 4:4. Menciona a Deborah, esta fiel mujer actuaba de jueza, zanjando disputas y dando las respuestas de Jehová cuando surgían problemas en la nación, Deborah vivía en la región montañosa de Efraín, entre Betel y Ramá. Tenía la costumbre de sentarse debajo de una palmera para recibir a las personas y ayudarlas con la guía de Jehová. Sin duda, la tarea era difícil, pero a ella no la intimidaba. Además, la situación era preocupante. Vemos que Deborah realizo tareas que normalmente realizaría un varón, pero permitió que las cosas siguieran aquel rumbo, y con la bendición de Jehová las cosas salieron bien, de forma parecida en nuestros días hay congregaciones en las que debido a falta de varones dispuestos a asumir más responsabilidades se ha visto a hermanas colaborar con tareas importantes que normalmente realizaría un varón, aún así Jehová bendice su trabajo en la congregación, es importante orar a Jehová que siga ayudándonos a tener el querer y el hacer, a tener una buena actitud y ayudar en la congregación.

Jueces 4:8. Nos enseña una lección valiosa en la que debemos reflexionar seriamente. Al parecer, Barac se sentía incapaz de enfrentarse solo al ejército de Sísara. La presencia de la profetisa les daría a el y a sus hombres la seguridad de que contaban con la guía de Dios, y eso les infundiría confianza. Por tanto, la insistencia de Barac en que Débora lo acompañara no era indicativo de debilidad, sino de fe fuerte. Por lo tanto, nosotros también debemos valorar y respetar a nuestras hermanas de la congregación, por su fe y experiencia sirviendo a Jehová ellas nos ayudan de una forma muy valiosa en la congregación.

Jueces 5:3. Nos enseña que nosotros también debemos alabar a Jehová con canción, incluso en nuestra habitación en las reuniones virtuales de la congregación, es importante hacerlo con el corazón para alabar a Jehová en espíritu y en verdad.

Jueces 4:15. El relato de Barac nos enseña importantes lecciones. Todo el que aparta de su vida a Jehová acaba teniendo problemas y frustraciones. Sin embargo, acudir a Dios con arrepentimiento y demostrar fe en él permite librarse de diversas clases de opresión. También es necesario que cultivemos la obediencia. Incluso cuando parece que las instrucciones de Dios no se ajustan a la lógica humana, podemos estar seguros de que siempre nos reportan beneficios duraderos.

Jueces 4:8,9. La profetisa Débora ánimo al juez Barak a actuar e ir en contra de los ejércitos de Sisara. Barac le dijo que cumpliría con esta difícil labor si ella lo acompañaba, al final él actuó con fe y  dio pasos para cumplir con esta orden divina. Esto me enseña: que si pensamos que alguna asignación que se nos dé es difícil de cumplir y al principio mostramos cierta vacilación en realizarla, reflexionar sobre la forma en que Jehová bendijo a Barac por «actuar con fe» bien pudiera impulsarnos a dar pasos positivos para llevarla a cabo. Si tenemos fe, es seremos capaces de afrontar cualquier desafío y salir victoriosos con la ayuda de Jehová.

Jueces 5:31. La canción de Débora y Barac concluyen con palabras de triunfo, ellos dicen: «¡Oh, Jehová! Que así mueran todos tus enemigos y los que te aman sean como el sol cuando se levanta en toda su gloria». Estas expresiones exaltan a «Jehová por su victoria». Esto me enseña: que así será en Armagedón, los enemigos de Jehová también perecerán y quienes lo aman se salvarán. Seremos testigos de la victoria completa que tendrá Jehová sobre todo sus enemigos. Al igual que Débora, Barac y todos los israelitas fieles, tendremos el privilegio de cantar y elogiar «la victoria de Jehová por toda la eternidad».

Jueces 5:23. Un detalle interesante de este versículo es que se menciona a Meroz, un lugar al que un ángel maldijo por no haber acudido en auxilio de Jehová. Es posible que cuando Sísara huía, pasó por esta ciudad y sus habitantes no lo detuvieron. Esto me en enseña: que Jehová nos da el honor a los seres humanos de contribuir y apoyar a que se cumplan sus propósitos divinos. Vivimos en un tiempo en que no podemos ser indecisos o quedarnos al margen, como lo hicieron los habitantes de Meroz, más bien, debemos ser decididos, valientes y mostrar con nuestras acciones que estamos resueltos a seguir de parte de Jehová.

Jueces 5:18. Las tribus de Zabulón y Neftalí arriesgaron su vida por apoyar a Débora y Barac. Por su servicio voluntario, Jehová les permitió que vieran con sus propios ojos cómo defendía a su pueblo. Esto me enseña: que, hoy en día, en algunos países donde está restringida la obra, muchos hermanos arriesgan su vida por apoyar los intereses del Reino. Nuestros queridos hermanos deben tener la seguridad que el celo que demuestran por defender la adoración verdadera no le pasara inadvertido a Jehová. Él nunca olvidará el servicio voluntario que le dan, y los recompensará con vida para siempre en el Nuevo Mundo.

Jueces 4:14,15. En estos textos, Débora, tres veces, atribuye el mérito de «la victoria» a: Jehová y no a ninguno de los 10.000 Israelitas. Esto me enseña: que, nuevamente, en el inminente Armagedón, todos los sobrevivientes atribuiremos el mérito a Jehová, en ella ninguno de sus siervos terrestres lucharemos. Jehová mediante Jesucristo los 144,000 y los ángeles destruirán a todos sus enemigos. En ese día: ¡Qué hermoso nombre se hará Jehová para sí mismo mediante su gran victoria! Indudablemente, nuestro «Dios Todopoderoso se merece toda la alabanza y gloria por la eternidad».

Jueces 5:15-17. Se nos muestra que las tribus de Rubén, Dan y Aser, no tenían «Un espíritu dispuesto» estaban más interesados en sus posesiones, como los rebaños, naves y puertos que en colaborar en el cumplimiento de los propósitos de Jehová. Esto me enseña: que los cristianos no debemos permitir que las distracciones o posesiones que tengamos empañe nuestro servicio a Jehová o nos haga tener una actitud indiferente o cómoda. Más bien, debemos tener un «Espíritu dispuesto», así Jehová nos utilizará para cumplir diferentes tareas espirituales lo que resultará en que seamos una bendición para su pueblo.

Jueces 4:5; 5:24,26. Las escrituras sagradas dice que Jehová se valió de «mujeres», como Débora para que lo representaran y Jael para dar muerte a Sísara. De esta manera, se nos muestra que él les dio un lugar útil y digno en su pueblo. Esto me enseña: que las acusaciones que hacen ciertos grupos feministas, acerca de Dios, difiere totalmente en cómo el ve y trata a las mujeres. Jehová las respeta, las valora y aprecia mucho. En la congregación cristiana las mujeres ocupan un lugar digno, puesto que «Trabajan, junto a los hombres, con ahínco en el Señor» y «Anuncian las buenas nuevas». De modo que, Jehová trata a las mujeres con la honra el respeto que se merecen.

Jueces 4:6-8. Sin duda la promesa de victoria de Jehová a Barac le debió sorprender mucho, ya que en esos momentos Israel no tenia un ejército organizado y sus instrumentos de guerra eran escasas y básicas, aun así, Barac estuvo dispuesto a pelear y cumplir con la misión que Jehová le mandó, así mismo, muchos siervos de Dios en la actualidad están dispuestos a servir de manera mas amplia en el ministerio a pesar de sus limitaciones, si se esfuerzan por cumplir con su comisión, serán recompensados.

Jueces 4:9. La profetisa Débora le comunica a Barac que el mérito de la victoria se lo llevaría una mujer, resaltando así que las mujeres tendrían un papel clave en la victoria de los israelitas, en la actualidad, las mujeres son víctimas de muchas injusticias, actos de violencia y abusos pero Jehová valora por igual a hombres y mujeres, y también honra a las mujeres al encargarles tareas importantes, demostrando que confía en ellas, por eso es fundamental que no adoptemos los prejuicios que abundan en este mundo.

Jueces 4:14-16. Aquí podemos ver la intervención divina de Jehová en la victoria de los israelitas, en un momento de la guerra empezó a llover, pero a Barac y sus hombres no les importó la lluvia ya que sabían que Jehová la había enviado, así que empezaron a atacar a los soldados cananeos derrotándolos a todos, en nuestro tiempo, Jehová ya no envía a sus siervos a ninguna guerra, pero sí quiere que peleemos por nuestra fe en una guerra espiritual, al obedecer a Dios y ser valientes, demostramos de qué lado queremos estar en esa lucha.

Jueces 4:17, 18. Sísara había escapado y había llegado a la tienda de campaña en donde estaba Jael, Jael conocía la maldad de los cananeos y cómo oprimían a la gente, así que tuvo que tomar una decisión: podía ayudar a este hombre cruel o podía ponerse del lado de Jehová y acabar con el enemigo del pueblo de Dios, nosotros también atravesamos por una situación parecida en la cual debemos ponernos de parte de Jehová o del mundo de Satanás, nuestras fe y lealtad nos ayudarán a ponernos del lado correcto.

Jueces 4:22. Poco después llegó Barac persiguiendo a su enemigo, Jael le mostró el cuerpo con la estaca clavada en las sienes a Sísara, enseguida se dio cuenta de que la profecía de Débora se había cumplido y que fue una mujer había derrotado al poderoso Sísara, evidentemente podemos ver que Débora no envidió la honra que Jael recibió, pues para ella lo más importante era que se cumpliera la palabra de Jehová, así mismo, nuestros hermanos no deben sentir envidia si alguien de la congregación recibe un privilegio especial, más bien, debe felicitarlo y apoyarlo.

Jueces 5:5. En este texto encontramos la expresión “las montañas se derritieron delante del rostro de Jehová”, esto puede referirse al hecho de que hubo temblores durante la batalla o también a los efectos de la fuerte tormenta que también sucedió en la batalla, ya que los arroyos y los violentos torrentes que se originan como consecuencia de las fuertes lluvias se llevan la tierra producían un efecto visual como si la derritieran.

Jueces 5:8. Aquí vemos la importancia de la fe por parte de quienes se unieron a Barac, Jehová le había prometido a este la victoria sobre los cananeos, pero ellos no contaban con un escudo o una lanza, se puede decir que llevaban un equipo muy ligero y si incluso estaban todos bien equipados, las lanzas y las espadas poco podían ayudar en una lucha desigual contra carros de guerra con hoces de hierro, así que al entrar en batalla tuvieron que confiar mucho en Jehová, así mismo, a pesar de las limitaciones o dificultades, si confiamos en Jehová saldremos victoriosos.

Jueces 5:11. Muestra que lo comandantes de Israel que fueron con Barac a batalla vieron con sus propios ojos cómo defendía Dios su soberanía, y luego de eso ellos compartieron su experiencia con el resto, esto nos enseña que todo lo que aprendemos desde que nos hemos hecho siervos de Dios no debemos guardárnoslo solo para nosotros sino compartirlo con nuestros hermanos y con las personas en la predicación de las buenas nuevas.

Jueces 4:9. Vemos que Débora le dice a Barac que la gloria no seria para el, porque sería en manos de una mujer que este enemigo de Jehová caería, y la actitud de Barac es digno de admirar pues fue humilde y acepto la disposición de Jehová, esto nos enseña que nunca debemos pensar que quizás solo nosotros nos merecemos alcanzar privilegios en el pueblo de Dios, y lo que es mas cuando alguien los recibe debemos estar felices y no tener sentimientos de envidia o rivalidad.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *