Descargar Aplicación

Estudio De La Atalaya, 16-22 Noviembre 2020, Aprovechemos bien los periodos de paz,  Respuestas Subrayadas.

 

1. ¿Cuándo es más difícil servir a Jehová?

 ¿CUÁNDO es más difícil servir a Jehová? ¿Cuando afrontamos dificultades o cuando vivimos relativamente tranquilos? Cuando tenemos problemas, enseguida buscamos la ayuda de Jehová. Pero ¿qué hacemos cuando las cosas van bien? ¿Podríamos olvidarnos de lo importante que es servir a Dios? Jehová les advirtió a los israelitas de este peligro (Deut. 6:10-12).

2. ¿Qué ejemplo puso el rey Asá?

El rey Asá nos puso un magnífico ejemplo, pues tomó la buena decisión de confiar completamente en Jehová. No solo le sirvió en momentos difíciles, sino también en épocas de paz. Desde joven, “Asá sirvió a Jehová con un corazón completamente dedicado” (1 Rey. 15:14, nota). Lo demostró al eliminar la adoración falsa de Judá. La Biblia dice que “quitó los altares de dioses extranjeros y los lugares altos, destrozó las columnas sagradas y derribó los postes sagrados” (2 Crón. 14:3, 5). Incluso le quitó el puesto de reina madre a su abuela, Maacá, porque había hecho un ídolo para que el pueblo lo adorara (1 Rey. 15:11-13).

ILUSTRACIÓN

El rey Asá manda que quiten a su abuela, Maacá, del puesto de reina madre. Un soldado la agarra por el brazo, pero ella se resiste. En el fondo se ve a quienes eran leales a Asá destruyendo los ídolos. El rey Asá luchó con firmeza contra la adoración falsa. 

3. ¿Qué analizaremos en este artículo?

Asá no se limitó a eliminar la adoración falsa. También ayudó a los habitantes de Judá a adorar de nuevo a Jehová. Dios bendijo a Asá y a la nación de Judá con una  época de paz. * Durante su reinado, hubo un periodo de diez años de paz en la región (2 Crón. 14:1, 4, 6). En este artículo, primero veremos qué hizo Asá durante ese tiempo. Después analizaremos el ejemplo de los cristianos del siglo primero, que igual que Asá aprovecharon bien un periodo de paz. Y, por último, responderemos esta pregunta: si vivimos en un lugar donde hay libertad religiosa, ¿cómo podemos aprovecharla?

CÓMO APROVECHÓ ASÁ UNA ÉPOCA DE PAZ

4. De acuerdo con 2 Crónicas 14:2, 6, 7, ¿cómo aprovechó Asá una época de paz?

(Lea 2 Crónicas 14:2, 6, 7). Asá le dijo al pueblo que había sido Jehová quien les había dado “paz en todos lados”. Pero no pensaba que fuera momento de tomarse las cosas con calma. Al contrario, empezó a construir ciudades, murallas, torres y puertas. Les dijo a los habitantes de Judá: “El país todavía está en nuestro poder”. ¿Qué quiso decir? Que podían moverse libremente por la tierra que Dios les había dado y construir sin la amenaza de ningún enemigo. Por eso animó al pueblo a aprovechar bien este periodo de paz.

5. ¿Por qué reforzó Asá su ejército?

Asá también aprovechó esa época de paz para reforzar su ejército (2 Crón. 14:8). ¿Es que acaso no confiaba en Jehová? Claro que confiaba en Jehová, pero sabía que como rey tenía el deber de preparar al pueblo para las dificultades que pudieran venir en el futuro. Sabía que aquel periodo de paz en Judá no duraría para siempre, y así fue, como veremos más adelante.

CÓMO APROVECHARON LOS CRISTIANOS DEL SIGLO PRIMERO UNA ÉPOCA DE PAZ

6. ¿Cómo aprovecharon los cristianos del siglo primero un periodo de paz?

Aunque los cristianos del siglo primero sufrieron persecución en muchas ocasiones, también tuvieron algunos periodos de paz. ¿Cómo los aprovecharon? Aquellos hombres y mujeres fieles se dedicaron de lleno a predicar las buenas noticias. El relato de Hechos dice que la congregación cristiana “andaba en el temor de Jehová” y, como no dejó de predicar, “siguió creciendo”. Está claro que Jehová bendijo el entusiasmo con el que predicaron en tiempos de paz (Hech. 9:26-31).

7, 8. Explique cómo aprovechaban Pablo y otros cristianos las oportunidades que se les presentaban.

Los discípulos del siglo primero aprovecharon toda oportunidad para anunciar las buenas noticias. Por ejemplo, el apóstol Pablo decidió quedarse en Éfeso cuando vio que se le abría “una puerta grande” para predicar y hacer discípulos en esa ciudad (1 Cor. 16:8, 9).

Pablo y otros cristianos vieron otra oportunidad para predicar en el año 49, cuando se resolvió el asunto de la circuncisión (Hech. 15:23-29). Cuando se les comunicó la decisión a las congregaciones, los discípulos hicieron todo lo posible por predicar “las buenas noticias de la palabra de Jehová” (Hech. 15:30-35). ¿Cuál fue el resultado? La Biblia dice que “las congregaciones continuaron haciéndose firmes en la fe y creciendo día tras día” (Hech. 16:4, 5).

CÓMO APROVECHAMOS HOY DÍA LOS PERIODOS DE PAZ

9. ¿Qué podemos hacer hoy día en muchos lugares, y qué deberíamos preguntarnos?

Hoy día, podemos predicar con libertad en muchos lugares. Si vivimos en un país donde hay libertad religiosa, preguntémonos: “¿La estoy aprovechando bien?”. En estos últimos días, la organización de Jehová está inmersa en la mayor campaña de predicación y enseñanza de todos los tiempos (Mar. 13:10). ¡Qué emocionante, y cuántas oportunidades de trabajar más tenemos los siervos de Jehová!

10. ¿Qué nos anima a hacer 2 Timoteo 4:2?

Si vivimos en un periodo de paz, ¿cómo podemos aprovecharlo? (Lea 2 Timoteo 4:2). Analicemos nuestras circunstancias. Pensemos en si nosotros o un miembro de nuestra familia pudiera hacer más en la predicación o incluso ser precursor. No es momento de acumular dinero y cosas materiales, que a fin de cuentas se perderán en la gran tribulación (Prov. 11:4; Mat. 6:31-33; 1 Juan 2:15-17).

11. ¿Qué han hecho algunos publicadores para predicar a tantas personas como sea posible?

Muchos publicadores han aprendido otro idioma para predicar y enseñar a otras personas. Para apoyarlos, la organización de Jehová produce información bíblica en cada vez más idiomas. Por ejemplo, en el 2010 había publicaciones en unos 500 idiomas. Pero ahora ya hemos superado los 1.000.

12. ¿Cómo se sienten las personas cuando oyen el mensaje del Reino en su idioma materno? Ponga un ejemplo.

¿Cómo se sienten las personas cuando oyen hablar de Jehová en su idioma  materno? Pensemos en la siguiente experiencia. Una hermana asistió a una asamblea que se celebró en Memphis (Tennessee, Estados Unidos) en su idioma materno, el kiniaruanda, que se habla principalmente en Ruanda, la República Democrática del Congo y Uganda. Después de la asamblea, dijo: “Llevo diecisiete años en Estados Unidos, y esta es la primera vez que entiendo por completo un programa espiritual”. Está claro que escuchar la información en su idioma le había llegado al corazón. Si nuestras circunstancias nos lo permiten, ¿por qué no aprendemos otro idioma para ayudar a algunas personas del territorio? ¿Hemos pensado que quizás respondan mejor si les predicamos en su idioma? Sin duda, el esfuerzo vale la pena.

ILUSTRACIÓN

Serie de imágenes: Un matrimonio simplifica su vida para irse a servir a un lugar donde se necesita ayuda. 1. El matrimonio empaca sus cosas en cajas y en una maleta. 2. El mismo matrimonio, ahora en otro país, participa en la predicación. La esposa analiza la información de un folleto con una señora. Muchos cristianos han recibido grandes bendiciones al irse a servir a otro país o al predicar a quienes hablan otro idioma.

13. ¿Cómo aprovecharon nuestros hermanos de Rusia un periodo de paz?

No todos nuestros hermanos pueden predicar con libertad, porque en algunos lugares los gobiernos han restringido nuestra obra. Sin ir más lejos, pensemos en nuestros hermanos de Rusia. Tras décadas de persecución, en marzo de 1991 se legalizó la obra allí. Para ese entonces, había unos dieciséis mil publicadores. Veinte años después, había más de ciento sesenta mil. Está claro que nuestros hermanos aprovecharon bien el tiempo. Y, aunque la paz no duró, siguen sirviendo a Jehová con entusiasmo y haciendo todo lo que pueden a pesar de las circunstancias.

LOS TIEMPOS DE PAZ SE ACABARÁN

14, 15. ¿Cómo usó Jehová su poder para ayudar a Asá?

Volvamos a los días de Asá. La paz de la que disfrutaba la nación de Judá se acabó, pues un ejército etíope de un millón de soldados fue a atacarla.  Su comandante, Zérah, estaba convencido de que derrotarían a Judá. Pero Asá confiaba en Jehová. Por eso le rogó: “Ayúdanos, Jehová nuestro Dios, porque confiamos en ti, y es en tu nombre que vinimos a enfrentarnos con esta multitud” (2 Crón. 14:11).

Aunque el ejército etíope tenía casi el doble de soldados que el ejército de Judá, Asá sabía que Jehová tenía el poder para ayudar a su pueblo. Y Jehová no lo defraudó. El ejército etíope sufrió una humillante derrota (2 Crón. 14:8-13).

ILUSTRACIÓN

El rey Asá va en su caballo a la batalla con sus soldados. Se dirigen a luchar con un gigantesco ejército etíope. Cuando un ejército gigantesco atacó Judá, el rey Asá le suplicó ayuda a Jehová, y este le dio la victoria.

16. ¿Cómo sabemos que la paz que tenemos se acabará?

Aunque no sabemos con exactitud lo que le espera a cada siervo de Dios, lo que sí sabemos es que la paz que tal vez disfrutemos ahora en algún momento se acabará. Recordemos que Jesús predijo que en los últimos días “todas las naciones” odiarían a sus discípulos (Mat. 24:9). El apóstol Pablo dijo algo parecido: “Todos los que desean vivir con devoción a Dios en unión con Cristo Jesús también serán perseguidos” (2 Tim. 3:12). Además, Satanás está “lleno de furia”, y sería ingenuo de nuestra parte pensar que de alguna manera nos libraremos de sus ataques (Apoc. 12:12).

17. ¿De qué maneras es posible que se ponga a prueba nuestra fe?

En el futuro cercano, se pondrá a prueba la fe de todos los cristianos. Pronto “habrá una gran tribulación”. La Biblia dice que, “desde el principio del mundo hasta ahora, no ha habido una tribulación igual” (Mat. 24:21). Durante ese tiempo, es posible que nuestros familiares se vuelvan contra nosotros y que se prohíba nuestra obra (Mat. 10:35, 36). Preguntémonos: “¿Seré como Asá y confiaré en que Jehová me ayudará y me protegerá?”.

18. Según Hebreos 10:38, 39, ¿qué nos ayudará a estar preparados para lo que está por venir?

Jehová quiere que estemos preparados para lo que está por venir, y por eso ha estado fortaleciendo nuestra fe. Está usando al “esclavo fiel y prudente” para darnos “alimento al tiempo debido” que nos ayude a mantenernos firmes (Mat. 24:45). Pero lo que nos toca a nosotros es  fortalecer al máximo nuestra fe en Jehová (lea Hebreos 10:38, 39).

19, 20. Teniendo en cuenta lo que dice 1 Crónicas 28:9, ¿qué debemos preguntarnos, y por qué?

Como hizo el rey Asá, debemos buscar a Jehová (2 Crón. 14:4; 15:1, 2). Empezamos a buscarlo cuando llegamos a conocerlo y nos bautizamos. Y ahora debemos seguir aprovechando toda ocasión para fortalecer el amor que sentimos por él. Para saber si lo estamos haciendo, preguntémonos: “¿Me esfuerzo por ir a todas las reuniones?”. En ellas recibimos el ánimo necesario para seguir sirviendo a Jehová y disfrutamos de la compañía de nuestros hermanos (Mat. 11:28). También podríamos preguntarnos: “¿Tengo un buen estudio personal?”. Si vivimos con nuestra familia, ¿tenemos todas las semanas la adoración en familia? O, si vivimos solos, ¿apartamos tiempo para estudiar, igual que hacen las familias? ¿Hacemos todo lo posible por predicar y enseñar a otros?

¿Por qué debemos hacernos estas preguntas? La Biblia dice que Jehová examina nuestros pensamientos y lo que hay en nuestro corazón. Así que nosotros también deberíamos hacerlo (lea 1 Crónicas 28:9). Si vemos que tenemos que cambiar nuestras metas, nuestra actitud o nuestra manera de pensar, pidámosle ayuda a Jehová. El momento de prepararnos para las pruebas que están por llegar es ahora. Por eso, si estamos viviendo en un periodo de paz, que nada nos impida aprovecharlo bien.

 ¿QUÉ CONTESTARÍA?

 ¿Cómo aprovecharon el rey Asá y los cristianos del siglo primero las épocas de paz?

Asá sabía que el período de paz que atravesaba no duraría para siempre así que tomó cartas en el asunto, fortaleció su ejército construyó ciudades, murallas, torres y puertas sabía que no era momento de tomar las cosas con calma.

¿Cómo podemos aprovechar los periodos de paz hoy día?

Hoy la organización de Jehová está trabajando en la mayor campaña de predicación y enseñanza y cada uno de nosotros podemos analizar nuestras circunstancias para hacer más por la predicación no es momento de centrarnos en cosas materiales, tracemos metas por ejemplo podríamos aprender otro idioma y así ayudar a que más personas puedan escuchar las verdades bíblicas en su idioma materno.

¿Qué sabemos que sucederá en el futuro cercano?

Gracias al amor que Jehová nos tiene sabemos que el período de paz en el que vivimos se acabará y nos enfrentaremos a la gran tribulación, pero no estamos solos pues Jehová quiere que estemos preparados así que usa el esclavo fiel para fortalecer nuestra Fe y darnos alimento espiritual al tiempo necesario esforcémonos por valorar esto y preparémonos para las pruebas que están por llegar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *