Descargar Aplicación

Estudio De La Atalaya, 25-31 de octubre 2021, Cómo podemos “probar” la bondad de Jehová, Respuestas Subrayadas.

1, 2. Según Salmo 34:8, ¿Qué debemos hacer para descubrir lo bueno que es Jehová?

Imaginemos que alguien nos ofrece algo de comer que nunca hemos probado. Podemos hacernos una idea de su sabor al verlo, olerlo, conseguir la receta o preguntarle a alguien si le gusta. Pero la única forma de saber si nos gusta es probándolo.

De manera parecida, podemos hacernos una idea sobre la bondad de Jehová leyendo la Biblia y nuestras publicaciones, así como escuchando a otros hablar de cómo los ha bendecido Jehová. Pero solo podemos entender de verdad lo bueno que es Jehová si “probamos” su bondad por nosotros mismos (lea Salmo 34:8). Pongamos un ejemplo. Imaginemos que queremos servir a Jehová a tiempo completo, pero para hacerlo tenemos que simplificar nuestra vida. Tal vez hayamos leído muchas veces la promesa de Jesús de que, si ponemos en primer lugar los intereses del Reino, Jehová nos dará las cosas que necesitamos, pero puede que nunca hayamos vivido el cumplimiento de esa promesa en nuestro caso (Mat. 6:33). Aun así, como tenemos fe en la promesa de Jesús, reducimos nuestros gastos y nuestras horas de trabajo, y nos centramos en la predicación. Al hacerlo, vemos con nuestros propios ojos que Jehová de veras se encarga de cuidarnos. Y así probamos personalmente la bondad de Jehová.

3. En armonía con Salmo 16:1, 2, ¿Quiénes se benefician de la bondad de Jehová?

Jehová es “bueno con todos”, incluso con quienes no lo conocen (Sal. 145:9; Mat. 5:45). Pero bendice especialmente a quienes lo aman y le sirven con toda su alma (lea Salmo 16:1, 2). Veamos algunas de las cosas  buenas que Jehová ha hecho por nosotros.

4. ¿Cómo les muestra Jehová su bondad a quienes comienzan a acercarse a él?

Cada vez que aplicamos lo que aprendemos sobre Jehová, vemos los buenos efectos en nuestra vida. Cuando íbamos aprendiendo sobre él y llegamos a amarlo, nos ayudó a cambiar maneras de pensar y de actuar que nos mantenían separados de él (Col. 1:21). Y, cuando le dedicamos nuestra vida y nos bautizamos, nos mostró aún más su bondad al permitirnos tener una buena conciencia y una amistad estrecha con él (1 Ped. 3:21).

5. ¿Qué pruebas de la bondad de Jehová hemos visto en nuestra predicación?

En la predicación, vemos pruebas continuas de la bondad de Jehová. ¿Es usted una persona tímida? Muchos siervos de Jehová lo son. Tal vez antes de conocer la verdad nunca se habría imaginado a sí mismo llamando a la puerta de un perfecto desconocido para hablarle de la Biblia. No obstante, hoy día lo hace de manera regular. Es más, con la ayuda de Jehová, ha aprendido a disfrutar de la predicación. También ha sentido el apoyo de Jehová de otras maneras. Por ejemplo, lo ha ayudado a mantener la calma cuando alguien en la predicación lo ha tratado mal. También lo ha ayudado a recordar justo el texto apropiado cuando hablaba con una persona interesada. Y le ha dado las fuerzas que necesitaba para seguir adelante cuando se enfrentó a la indiferencia del territorio (Jer. 20:7-9).

6. ¿Cómo se ve la bondad de Jehová en la capacitación que él nos da?

Jehová también nos ha mostrado su bondad capacitándonos para el ministerio (Juan 6:45). En la reunión de entre semana, se nos presentan ideas para conversar bien pensadas y se nos anima a emplearlas en la predicación. Al pensar en intentar algo nuevo, puede que al principio nos pongamos un poquito nerviosos. Pero, cuando lo hacemos, descubrimos que estas sugerencias funcionan muy bien en nuestro territorio. También se nos anima en las reuniones y en las asambleas a participar en formas de predicar que tal vez nunca antes hayamos probado. Esto también puede hacer que salgamos de nuestra zona de confort. Pero, si lo hacemos, le damos a Jehová algo que bendecir. Analicemos ahora algunas de las cosas buenas que Jehová nos da cuando probamos nuevas formas de darle lo mejor, sin importar nuestras circunstancias. Luego veremos qué podemos hacer para alcanzar nuestras metas.

JEHOVÁ BENDICE A QUIENES CONFÍAN EN ÉL

7. ¿Qué bendición recibimos cuando nos esforzamos por aumentar nuestro ministerio?

Nos acercamos aún más a Jehová. Veamos el ejemplo de un anciano llamado Samuel, * que sirve con su esposa en Colombia. Disfrutaban del precursorado en su congregación de origen, pero querían aumentar su ministerio ayudando a una congregación en la que hubiera mayor necesidad. Para lograrlo, tuvieron que hacer algunos sacrificios. Samuel dice: “Aplicamos Mateo 6:33 y dejamos de hacer compras innecesarias. Pero lo más difícil fue dejar nuestro apartamento, que había sido diseñado  a medida para nosotros y estaba totalmente pagado”. En su nueva asignación, descubrieron que podían vivir con solo una sexta parte de sus ingresos anteriores. Samuel añade: “Hemos visto cómo Jehová guía nuestros pasos y responde nuestras oraciones. Sentimos su aprobación y su amor de maneras que nunca antes habíamos experimentado”. ¿Puede usted aumentar su ministerio de alguna forma? Si es así, puede estar seguro de que se acercará más a Jehová y de que él cuidará de usted (Sal. 18:25).

8. ¿Qué aprende usted de lo que cuentan Iván y Viktoria?

Nuestro servicio a Jehová nos hace felices. Pensemos en lo que nos cuentan Iván y Viktoria, un matrimonio de precursores que sirve en Kirguistán. Decidieron llevar una vida sencilla con el fin de ofrecerse para cualquier asignación, entre ellas la construcción. Iván dice: “Lo dábamos todo en cada proyecto. Aunque terminábamos cansados al final del día, nos sentíamos en paz y satisfechos, pues sabíamos que habíamos gastado nuestras energías trabajando para el Reino. Las amistades que hicimos y los gratos recuerdos que guardamos también nos hacen muy felices” (Mar. 10:29, 30).

9. ¿Qué ha hecho una hermana con circunstancias difíciles para aumentar su ministerio, y con qué resultados?

El servicio a Jehová puede hacernos felices incluso si tenemos circunstancias difíciles. Por ejemplo, una viuda de edad avanzada de África Occidental llamada Mirreh trabajaba como doctora. Cuando se retiró, se hizo precursora. Padece de artritis avanzada y cada vez que sale a predicar solo puede hacerlo una hora seguida de casa en casa. Pero puede pasar más tiempo en la predicación pública. Tiene muchas revisitas y cursos bíblicos, y a algunos de ellos los atiende por teléfono. ¿Qué la animó a querer hacer más por Jehová? Ella dice: “Mi corazón rebosa de amor por Jehová y Jesucristo. Constantemente le pido a Jehová que me ayude a hacer todo lo que pueda para él” (Mat. 22:36, 37).

10. Tal como se muestra en 1 Pedro 5:10, ¿Qué les da Jehová a quienes se esfuerzan por hacer más en su servicio?

Jehová nos da capacitación adicional. Kenny, un precursor que sirve en Mauricio, comprobó que esto es cierto. Cuando aprendió la verdad, abandonó la universidad, se bautizó e inició el servicio de tiempo completo. Él comenta: “Me esfuerzo por ser como el profeta Isaías, que dijo: ‘¡Aquí estoy yo! ¡Envíame a mí!” (Is. 6:8). Kenny ha trabajado en varios proyectos de construcción y también ha ayudado a traducir publicaciones bíblicas a su lengua natal. Dice: “Recibí capacitación que me enseñó las habilidades necesarias para realizar mis asignaciones”. Pero no solo aprendió cómo hacer su trabajo. Él añade: “Aprendí cuáles son mis limitaciones y qué cualidades necesito cultivar para servir mejor a Jehová” (lea 1 Pedro 5:10). ¿Por qué no analiza usted sus circunstancias y ve si puede hacerse disponible para recibir más capacitación de Jehová?

ILUSTRACION:

Un matrimonio predica en una zona donde se necesitan más publicadores del Reino; una joven colabora en la construcción de un Salón del Reino; un matrimonio de edad avanzada predica por teléfono. A todos los hace muy felices servir a Jehová. (Vea el párrafo 11).

11. ¿Qué esfuerzos realizaron algunas hermanas en Corea del Sur para poder participar en el ministerio, y con qué resultado? (Vea la imagen de la portada).

Hasta quienes llevan muchos años siendo Testigos se benefician de la capacitación que Jehová da cuando prueban  una forma nueva de servicio. Durante la pandemia del COVID-19, los ancianos de una congregación de Corea del Sur escribieron: “Algunos hermanos que antes creían que no podían participar en la predicación debido a su salud ahora lo hacen por videoconferencia. Tres hermanas de más de 80 años aprendieron a usar esta nueva tecnología y ahora predican casi todos los días” (Sal. 92:14, 15). ¿Le gustaría aumentar su ministerio y probar aún más la bondad de Jehová? Las siguientes cosas le ayudarán a alcanzar esa meta.

CÓMO ALCANZAR SUS METAS

12. ¿Qué les promete Jehová a quienes confían en él?

Aprenda a confiar en Jehová. Si confiamos en él y le damos lo mejor, él promete derramar sobre nosotros una lluvia de bendiciones (Mal. 3:10). Una hermana de Colombia llamada Fabiola vio por sí misma cómo Jehová cumplía esta promesa. Ella quería hacerse precursora regular poco después de bautizarse, pero su esposo y sus tres hijos dependían en buena parte de su sueldo. Así que, cuando llenó los requisitos para jubilarse, le rogó intensamente a Jehová que la ayudara. Cuenta: “Normalmente toma mucho tiempo procesar una pensión, pero a mí me la aprobaron solo un mes después de solicitarla. Fue como un milagro”. Dos meses más tarde, empezó el precursorado. Ahora tiene más de 70 años y lleva más de 20 en este servicio. Durante ese tiempo, ha ayudado a ocho personas a llegar al bautismo. Dice: “A veces me  siento débil, pero Jehová me ayuda todos los días a cumplir con mi horario”.

ILUSTRACION:

Serie de imágenes: 1. Sara va en un camello y la acompañan miembros de su casa. 2. Jacob lucha con un ángel. 3. Unos sacerdotes van cargando el arca del pacto y meten los pies en las caudalosas aguas del río Jordán.

¿Cómo demostraron Abrahán y Sara, Jacob y los sacerdotes que cruzaron el río Jordán que confiaban en Jehová? (Vea el párrafo 13).

13, 14. ¿Qué ejemplos nos pueden ayudar a confiar en Jehová y a buscar formas de hacer más para él?

Aprenda de los ejemplos de otros que confiaron en Jehová. La Biblia está llena de ejemplos de personas que se esforzaron al máximo en su servicio a Dios. En muchos casos, tuvieron que dar el primer paso antes de que Jehová les diera bendiciones especiales. Por ejemplo, Dios bendijo a Abrahán solo después que este dejó su hogar “aunque no sabía adónde iba” (Heb. 11:8). Por su parte, Jacob recibió una bendición especial solo después de luchar con un ángel (Gén. 32:24-30). Y, cuando la nación de Israel iba a entrar en la Tierra Prometida, el pueblo solo pudo cruzar el río Jordán después de que los sacerdotes se metieran en sus caudalosas aguas (Jos. 3:14-16).

También puede aprender de los ejemplos de Testigos de la actualidad que han confiado en Jehová y han buscado formas de hacer más para él. Por ejemplo, a un hermano llamado Payton y a su esposa, Diana, les gustaba leer experiencias sobre hermanos que han aumentado su servicio a Jehová, como los de la serie “Se ofrecieron para ayudar”. * Él cuenta: “Cuando las leíamos, nos sentíamos como si estuviéramos viendo a alguien disfrutando de una deliciosa comida. Cuanto más veíamos, más queríamos probar y ver que Jehová es bueno”. Con el tiempo, este matrimonio se mudó a un lugar de necesidad. ¿Ha leído usted esta serie de artículos? ¿Y ha visto los videos Predicación en lugares apartados: Australia y Predicación en lugares apartados: Irlanda, que están disponibles en jw.org? Todo esto puede ayudarlo a encontrar maneras de aumentar su servicio.

15. ¿Cómo pueden ayudarnos las influencias positivas?

Elija influencias positivas. Es más fácil probar una comida nueva si pasamos tiempo con personas a las que les gusta esa comida. De manera parecida, si pasamos tiempo con quienes centran su vida en servir a Jehová, se nos hará más fácil buscar formas de aumentar nuestro servicio a Dios. Ese fue el caso de Kent y Verónica. Él explica: “Nuestros amigos y nuestra familia nos animaban a probar nuevas facetas del servicio. Nos dimos cuenta de que pasar tiempo con quienes buscaban primero el Reino nos daba confianza para probar cosas nuevas”. Hoy día, los dos sirven de precursores especiales en Serbia.

16. Según la comparación de Lucas 12:16-21, ¿por qué debemos estar dispuestos a hacer sacrificios?

Esté dispuesto a hacer sacrificios por Jehová. Para agradar a Jehová, no es necesario renunciar a todas las comodidades (Ecl. 5:19, 20). Ahora bien, si no hiciéramos más en el servicio a Dios solo porque no queremos hacer sacrificios personales, podríamos cometer el mismo error que el hombre de la comparación de Jesús que llevaba una vida muy cómoda pero se olvidó de Dios (lea Lucas 12:16-21). Un hermano llamado Christian, que vive en Francia, admite: “No les estaba dando lo mejor de mi tiempo y mis energías a Jehová y a mi familia”. Él y su esposa decidieron hacerse precursores,  pero para lograrlo tuvieron que dejar sus trabajos. Para mantenerse, abrieron un pequeño negocio de limpieza y aprendieron a estar contentos con menos. ¿Valió la pena el sacrificio? Él dice: “Disfrutamos más de la predicación y de ver a los estudiantes de la Biblia y a las personas a las que revisitamos aprender más sobre Jehová”.

17. ¿Por qué algunos no se animan a probar cosas nuevas en el ministerio?

Anímese a probar nuevas facetas de servicio (Hech. 17:16, 17; 20:20, 21). Una precursora de Estados Unidos llamada Shirley tuvo que hacer cambios en su ministerio durante la pandemia del COVID-19. Al principio no se atrevía a predicar por teléfono. Pero, durante la visita del superintendente de circuito, le enseñaron cómo hacerlo. Y a partir de entonces empezó a predicar por teléfono con regularidad. Ella explica: “Al principio estaba asustada, pero ahora me encanta. Logramos hablar con más personas que cuando íbamos de casa en casa”.

18. ¿Qué puede ayudarnos a superar los problemas que nos hacen más difícil aumentar nuestro ministerio?

Póngase una meta y esfuércese por alcanzarla. Cuando pasamos por problemas, oramos a Jehová y pensamos con cuidado en cómo hacerles frente (Prov. 3:21). Sonia, que sirve de precursora regular en un grupo de habla romaní de Europa, dice: “Me gusta poner mis metas por escrito y poner el papel en algún lugar visible. En mi tocador, tengo un dibujo de un cruce de carreteras. Cuando tengo que tomar una decisión, miro el dibujo y pienso en hacia dónde me llevará mi decisión”. Y, cuando Sonia tiene problemas, trata de mantener una actitud positiva. Explica: “Cada nueva circunstancia puede ser como un muro que me impide llegar hasta mi meta o como un puente que me ayuda a alcanzarla. Todo depende de mi actitud”.

19. ¿Cómo podemos demostrar que agradecemos todas las cosas buenas que Jehová nos ha dado?

Jehová nos bendice de muchas formas. Podemos demostrarle nuestro agradecimiento haciendo todo lo posible por alabarlo (Heb. 13:15). Esto puede incluir buscar nuevas maneras de aumentar nuestro ministerio. Si lo hacemos, Jehová nos bendecirá todavía más. Así pues, todos los días busquemos oportunidades de probar y ver que Jehová es bueno. Así seremos como Jesús, que dijo: “Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y completar su obra” (Juan 4:34).

¿LO RECUERDA?

¿Qué debemos hacer para que Jehová nos muestre su bondad de manera especial?

Podemos hacernos una idea sobre la bondad de Jehová leyendo la Biblia y nuestras publicaciones, así como escuchando a otros hablar de cómo los ha bendecido Jehová.

Como tenemos fe en la promesa de Jesús, debemos reducir nuestros gastos y nuestras horas de trabajo, y nos centramos en la predicación. Al hacerlo, vemos con nuestros propios ojos que Jehová de veras se encarga de cuidarnos. Y así probamos personalmente la bondad de Jehová.

¿Cómo les muestra Jehová su bondad a quienes se esfuerzan por hacer más en su servicio?

Él promete derramar sobre nosotros una lluvia de bendiciones.

Cuando le dedicamos nuestra vida y nos bautizamos, nos mostró aún más su bondad al permitirnos tener una buena conciencia y una amistad estrecha con él.

¿Qué puede ayudarnos a hacer más en nuestro servicio a Jehová?

Cuando pasamos por problemas, oramos a Jehová y pensamos con cuidado en cómo hacerles frente.

Algo que puede ayudarnos es hacer lo que hizo una precursora de Estados Unidos llamada Shirley tuvo que hacer cambios en su ministerio durante la pandemia del COVID-19. Al principio no se atrevía a predicar por teléfono. Pero, durante la visita del superintendente de circuito, le enseñaron cómo hacerlo. Y a partir de entonces empezó a predicar por teléfono con regularidad. Ella explica: “Al principio estaba asustada, pero ahora me encanta. Logramos hablar con más personas que cuando íbamos de casa en casa”.

El parrafo muestra la experiencia de una hermana llamada Sonia, ella pone por escrito en papel y lo pone en algún lugar visible. En su tocador, tiene un dibujo de un cruce de carreteras. Cuando tiene que tomar una decisión, mira el dibujo y piensa en hacia dónde la llevará su decisión.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *