Descargar Aplicación

Estudio De La Atalaya, 30 de agosto a 5 de septiembre 2021, ¿Podemos participar en la obra de hacer discípulos?, Respuestas Subrayadas.

1. ¿Qué ha hecho Jehová por cada uno de nosotros?

Pensemos en cómo llegamos a ser testigos de Jehová. Primero, alguien nos habló de “las buenas noticias”, quizás nuestros padres, un compañero de trabajo o de escuela, o un Testigo que iba predicando de casa en casa (Mar. 13:10). Después, alguien dedicó mucho tiempo y esfuerzo a darnos clases de la Biblia. Gracias a esas clases, llegamos a amar a Jehová y aprendimos que él nos ama. Jehová nos trajo a la verdad, y ahora, como somos discípulos de Jesucristo, tenemos la esperanza de vivir para siempre (Juan 6:44). Sin duda, le agradecemos de corazón a Jehová que usara a alguien para que nos enseñara la verdad y que nos permitiera servirle.

2. ¿Qué analizaremos en este artículo?

Ahora que conocemos la verdad, tenemos el honor de ayudar a otros a ir con nosotros por el camino que lleva a la vida. A algunos hermanos no les cuesta predicar de casa en casa, pero sí les cuesta ofrecer y dirigir cursos bíblicos. ¿Nos pasa a nosotros lo mismo? En ese caso, seguro que nos ayudarán algunas de las sugerencias de este artículo. Analizaremos qué nos impulsa a participar en la obra de hacer discípulos. También veremos cómo podemos superar las dificultades que tal vez nos impidan dirigir un curso bíblico. Pero primero veamos por qué no debemos solo predicar las buenas noticias, sino también enseñar.

JESÚS NOS MANDÓ PREDICAR Y ENSEÑAR

3. ¿Por qué predicamos?

Cuando Jesús estuvo en la Tierra, les encomendó a sus discípulos una obra que tiene dos partes. Primero, les dijo que predicaran las buenas noticias del Reino y les mostró  cómo hacerlo (Mat. 10:7; Luc. 8:1). Entre otras cosas, les explicó qué hacer cuando la gente aceptara el mensaje del Reino y qué hacer cuando lo rechazara (Luc. 9:2-5). También predijo hasta dónde llegaría su predicación, pues aseguró que darían “testimonio a todas las naciones” (Mat. 24:14; Hech. 1:8). Sin importar la reacción de las personas, tenían que hablarles sobre el Reino de Dios y sobre lo que este hará.

4. Según Mateo 28:18-20, ¿Qué debemos hacer además de predicar el mensaje del Reino?

¿Cuál es la segunda parte de la obra que les encomendó Jesús a sus discípulos? Les dijo que enseñaran a las personas a obedecer todo lo que él había mandado. Ahora bien, ¿se limitaría esta obra de predicar y enseñar solo al siglo primero, como algunos dicen? No, pues Jesús indicó que esta obra tan importante continuaría hasta nuestros días, “hasta la conclusión del sistema” (lea Mateo 28:18-20). Parece ser que Jesús dio este mandato en la ocasión en la que se les apareció a más de 500 discípulos suyos (1 Cor. 15:6). Y en la revelación que le dio a Juan indicó claramente que quiere que todos sus discípulos ayuden a otras personas a aprender sobre Jehová (Apoc. 22:17).

5. ¿Qué comparación usó Pablo en 1 Corintios 3:6-9 para mostrar la relación entre predicar y enseñar?

El apóstol Pablo comparó la obra de hacer discípulos a la labor de cultivar plantas, y así mostró que no basta con sembrar semillas. Les recordó a los corintios: “Yo planté, Apolos regó […]. Ustedes son el campo de Dios que él está cultivando” (lea 1 Corintios 3:6-9). Los que trabajamos en “el campo de Dios” no solo plantamos las semillas, sino que las regamos y estamos muy pendientes de su crecimiento (Juan 4:35). Pero sabemos que es Dios quien hace que las semillas crezcan.

6. ¿Qué implica nuestra labor como maestros?

Buscamos a quienes tienen “la actitud correcta para obtener vida eterna” (Hech. 13:48). Para que lleguen a ser discípulos, tenemos que ayudarlos a 1) entender, 2) aceptar y 3) aplicar las cosas que están aprendiendo de la Biblia (Juan 17:3; Col. 2:6, 7; 1 Tes. 2:13). Todos en la congregación pueden ayudar a los estudiantes mostrándoles amor y dándoles la bienvenida cuando asisten a las reuniones (Juan 13:35). Puede que el maestro también tenga que dedicar mucho tiempo y energías a ayudar al estudiante a derrumbar creencias o prácticas “fuertemente atrincheradas” (2 Cor. 10:4, 5). Ayudar a alguien a hacer todos estos cambios hasta que por fin cumpla los requisitos para bautizarse quizás tome muchos meses, pero sin duda vale la pena.

EL AMOR NOS MOTIVA A HACER DISCÍPULOS

7. ¿Por qué participamos en la obra de predicar y hacer discípulos?

¿Por qué participamos en la obra de predicar y hacer discípulos? Primero, porque amamos a Jehová. Cuando nos esforzamos al máximo por obedecer el mandato de predicar y hacer discípulos, demostramos nuestro amor a Dios (1 Juan 5:3). Pensemos en esto: el amor a Jehová ya nos ha impulsado a ir de casa en casa. ¿Fue fácil obedecer ese mandato? Quizás no. Seguro que nos sentíamos nerviosos la primera vez que  llamamos a una puerta. Pero lo hicimos porque sabíamos que eso es lo que Jesús quiere que hagamos. Y puede que ahora ya no nos cueste tanto predicar, pero ¿Qué hay de dirigir un curso bíblico? Puede que solo de pensarlo nos asustemos. Pero, si le pedimos a Jehová que nos ayude a controlar los nervios y nos dé valor para ofrecer un curso bíblico, él puede ayudarnos a fortalecer nuestro deseo de hacer discípulos.

8. Según Marcos 6:34, ¿por qué otra razón les enseñamos la verdad a las personas?

Segundo, enseñamos la verdad porque amamos a las personas. En cierta ocasión, Jesús y sus discípulos estaban muy cansados después de un día intenso de predicación, así que buscaron un lugar donde descansar. Pero una gran multitud los estaba esperando. Muy conmovido, Jesús “se puso a enseñarles muchas cosas” (lea Marcos 6:34). ¿Por qué hizo Jesús semejante esfuerzo? Porque se puso en el lugar de aquellas personas y quería ayudarlas. Sabía que estaban sufriendo mucho y necesitaban esperanza. Hoy día, las personas también necesitan esperanza, aunque por fuera se vean felices. Son como ovejas perdidas y desamparadas, sin un pastor que las guíe. El apóstol Pablo dijo que están sin Dios y no tienen esperanza (Efes. 2:12). Van por “el camino que lleva a la destrucción” (Mat. 7:13). Cuando pensamos en las personas del territorio y en su lamentable estado espiritual, el amor y la compasión nos impulsan a ayudarlas. Y lo mejor que podemos hacer por ellas es ofrecerles un curso bíblico.

9. Según Filipenses 2:13, ¿Cómo puede ayudarnos Jehová?

Quizás no nos atrevemos a ofrecer un curso bíblico porque sabemos que para dirigirlo hay que dedicarle mucho tiempo. Si es así, contémosle a Jehová cómo nos sentimos y pidámosle que nos ayude a tener el deseo de encontrar a alguien que quiera estudiar la Biblia (lea Filipenses 2:13). El apóstol Juan nos asegura que Dios responderá las oraciones que están de acuerdo con su voluntad (1 Juan 5:14, 15). Así que podemos estar seguros de que Jehová nos ayudará a tener el deseo de participar en la obra de hacer discípulos.

CÓMO PODEMOS SUPERAR OTRAS DIFICULTADES

10, 11. ¿Por qué quizás no nos atrevamos a dirigir un curso bíblico?

Sabemos que es muy importante hacer discípulos, pero hay ciertas dificultades que tal vez nos impidan hacer todo lo que quisiéramos. Vamos a ver algunas de ellas y cómo podemos superarlas.

Nos parece que no podemos hacer más por las circunstancias. Por ejemplo, algunos publicadores son mayores o tienen mala salud. Si ese es nuestro caso, pensemos en una de las lecciones que nos ha enseñado la pandemia del COVID-19: que se pueden dar clases de la Biblia por teléfono o por internet. Así que tal vez podamos iniciar y dirigir un curso bíblico desde la comodidad de nuestra casa. Y eso no es todo. Algunas personas quieren estudiar la Biblia, pero no pueden hacerlo a las horas a las que los hermanos normalmente predican. ¿Podríamos ofrecernos para darles clases cuando a ellas les conviene, quizás temprano por la mañana o tarde por la noche? Jesús enseñó a Nicodemo de  noche porque así lo prefirió Nicodemo (Juan 3:1, 2).

12. Si nos parece que no estamos capacitados para enseñar, ¿Qué tres cosas reforzarán nuestra confianza?

Nos parece que no estamos capacitados para dirigir un curso bíblico. Quizás pensemos que nos falta conocimiento o que tenemos que mejorar como maestros. En tal caso, pensemos en tres cosas que reforzarán nuestra confianza. Primero, Jehová piensa que sí estamos capacitados para enseñar a otros (2 Cor. 3:5). Segundo, Jesús, que tiene “toda la autoridad en el cielo y en la tierra”, nos ha mandado enseñar (Mat. 28:18). Y, tercero, no estamos solos. Al igual que Jesús, podemos confiar en que Jehová nos ayudará a saber qué decir (Juan 8:28; 12:49). Además, podemos hablar con el superintendente del grupo de predicación, con un precursor hábil o con un publicador de experiencia para que nos ayuden a iniciar y dirigir un curso bíblico. Si los acompañamos a uno de los suyos, podemos aprender a ser mejores maestros.

13. ¿Por qué debemos estar dispuestos a adaptarnos?

Nos parece difícil adaptarnos a los nuevos métodos y a las nuevas herramientas. Nuestra manera de dirigir cursos bíblicos ha cambiado. La principal publicación que ahora utilizamos, Disfrute de la vida, exige que nos preparemos para las clases y que las dirijamos de una manera diferente a como lo hacíamos antes. Leemos menos párrafos y conversamos más con el estudiante. Usamos más videos y herramientas electrónicas, como JW Library®. Si sentimos que nos cuesta utilizar estas herramientas, pidámosle a alguien que nos enseñe a usarlas. No es fácil adaptarnos a los cambios. Por lo general, preferimos hacer las cosas como las hemos hecho siempre. Pero, con la ayuda de Jehová y de nuestros hermanos, nos resultará más fácil adaptarnos y hasta disfrutaremos más al dar clases de la Biblia. Como dijo cierto precursor, este nuevo método “es un soplo de aire fresco para el estudiante y también para el maestro”.

14. a) ¿Qué debemos recordar si nuestro territorio es difícil? b) ¿Cómo nos anima 1 Corintios 3:6, 7?

Nos parece que en nuestro territorio es difícil iniciar un curso bíblico. Puede que algunas personas no estén interesadas en nuestro mensaje o incluso estén en contra de nuestra obra. ¿Qué nos ayudará a mantener una actitud positiva? Recordemos que, en este mundo tan inestable, las circunstancias de la gente pueden cambiar de un día para otro y que quienes no mostraban interés tal vez lleguen a reconocer sus necesidades espirituales más adelante (Mat. 5:3). Algunas personas que siempre rechazaban nuestras publicaciones con el tiempo aceptaron un curso bíblico. Además, sabemos que Jehová es el Dueño de la cosecha (Mat. 9:38). Quiere que sigamos plantando y regando, pero él es quien se encarga de que la semilla crezca (1 Cor. 3:6, 7). Por otro lado, cuánto nos anima recordar que, aunque ahora mismo no dirijamos un curso bíblico, Jehová nos recompensa por nuestros esfuerzos, no por nuestros resultados. *

DISFRUTEMOS LA ALEGRÍA DE HACER DISCÍPULOS

ILUSTRACION:

Serie de imágenes: Un hombre se hace discípulo. 1. El hombre está sentado en su casa después de un día de trabajo agotador. 2. Un matrimonio le predica al anochecer. 3. El hermano que le predicó le da clases de la Biblia. 4. El hombre se bautiza. 5. El hermano recién bautizado le predica a otro hombre. 6. El matrimonio, el hermano y el hombre comen juntos en el Paraíso.

¿Qué efecto puede tener en la vida de una persona lo que predicamos y enseñamos? (Vea los párrafos 15 a 17). *

15. ¿Cómo se siente Jehová cuando una persona acepta un curso bíblico y aplica lo que está aprendiendo?

Jehová se alegra mucho cuando una persona acepta las enseñanzas de la Biblia y les habla a otros de ellas (Prov. 23:15, 16). De seguro que se siente muy feliz al ver lo que está sucediendo hoy día. Por ejemplo, a pesar de la pandemia que hubo durante el año de servicio 2020, se dirigieron 7.705.765 cursos bíblicos, que ayudaron a 241.994 personas a dedicarle su vida a Jehová y bautizarse. A su vez, estos nuevos discípulos darán clases de la Biblia y harán más discípulos (Luc. 6:40). Sin duda, al participar en esta obra alegramos el corazón de Jehová.

16. ¿Qué meta podríamos ponernos?

Enseñar a alguien a amar a nuestro Padre celestial implica esfuerzo, pero con la ayuda de Jehová podemos participar en la obra de hacer discípulos. ¿Podríamos ponernos la meta de iniciar y dirigir por lo menos un curso? Podemos ofrecerles clases bíblicas a todas las personas con las que hablamos, siempre que sea oportuno. Si lo hacemos, quizás nos sorprenda su respuesta. Que no nos quepa duda de que Jehová bendecirá nuestro esfuerzo.

17. ¿Cómo nos sentiremos si logramos dirigir un curso bíblico?

Es un gran honor predicar y enseñar la verdad. Es una obra que nos hace realmente felices. El apóstol Pablo, que ayudó a muchas personas de Tesalónica a hacerse discípulos, expresó así cómo se sentía: “¿Cuál es nuestra esperanza, nuestra felicidad o nuestra corona de alegría delante de nuestro Señor Jesús durante su presencia? ¿No lo son ustedes? Sí, ustedes son nuestra gloria y felicidad” (1 Tes. 2:19, 20; Hech. 17:1-4). Hoy día, muchos cristianos disfrutan esa misma alegría. Una hermana llamada Stéphanie, que junto con su esposo ha llevado a muchos estudiantes al bautismo, dice: “No hay mayor felicidad que ayudar a las personas a dedicarle su vida a Jehová”.

¿QUÉ RESPONDERÍA?

¿Por qué debemos predicar y enseñar las buenas noticias?

Porque Jesús nos mandó a predicar no a un grupo de Apóstoles nada más sino a todos sus discípulos. Por lo tanto llega a ser a nivel mundial hasta el fin de este sistema como muy bien lo menciono Mateo 28:18 al 20.

¿Qué nos impulsa a hacer discípulos?

Analizamos dos cosas nuestro profundo amor a Jehová, ya que él reconoce que no es fácil predicar para muchos, pero sabemos que él está dispuesto a ayudarnos, como decía el texto de Filipenses el texto base del artículo, nos da el deseo y las fuerzas o energías, y la segunda razón por amor a las personas, pues ellos necesitan tener una esperanza y ser felices como nosotros y ahora damos gracias a Jehová haber conocido la verdad.

¿Cómo podemos superar las dificultades que tal vez nos impidan dirigir un curso bíblico?

Primero podemos adaptarnos al horario que las personas puedan estudiar, no a nuestro horario, sino al de ellos, si no tenemos la práctica o todavía no sabemos cómo dirigir un curso bíblico, podemos pedir ayuda a hermanos con experiencia, porque ahora es de una manera diferente como lo realizamos, tanto con una nueva publicación, ahora leemos menos y conversamos más. Hay herramientas electrónicas que también necesitamos saber utilizar, por ejemplo videos, Jw library y muchas mas herramientas que tenemos los cuales nos permitan llegar al corazón de las personas, y claro necesitamos ir adaptando todo esto al nuevo sistema de enseñanza que tenemos de la verdad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *