Descargar Aplicación

La Atalaya De Estudio, «Artículo 25», Semana 23-29 de agosto 2021, No hagamos tropezar a “estos pequeños”, Respuestas.

1. ¿Qué ha hecho Jehová por cada uno de nosotros?

Jehová nos ha traído a cada uno de nosotros hacia él. Entre los miles de millones de personas del mundo, vio en nosotros algo valioso: un corazón sincero que podía amarlo

COMENTARIO ADICIONAL

Jehová nos atrae hacia él, cuando descubre en cada uno de nosotros un corazón dispuesto y sincero que puede amarlo, lo llama y lo atrae dulcemente hacia él.

2. ¿Qué ejemplo puso Jesús para ayudarnos a entender que Jehová nos ama a cada uno de nosotros?

Jesús puso el ejemplo de un pastor que tiene 100 ovejas y se le pierde una, al darse cuenta, Deja a las otras 99 en las montañas y  busca a la que anda perdida. Cuando la encuentra, no se enoja con ella, sino que estará contento. De igual modo, Jehová como un pastor, ama a cada oveja por lo que no desea que ni una sola se pierda.

COMENTARIO ADICIONAL

Jesús en este ejemplo  compara a Jehová al amoroso pastor que «tiene 100 ovejas, pero cuando  se pierde una, sale en busca de ella y cuando la halla se alegra más por esta ovejita que por las noventa y nueve que no se perdieron». Con esto Jesús quiere dejar claro que Jehová es un pastor amoroso que se interesa profundamente por cada miembro del rebaño, «Él no desea que ni uno solo de los pequeños se pierda». A sus ojos, cada uno de sus siervos somos especiales y valiosos.                     

3. ¿Qué analizaremos en este artículo?

Analizaremos un poco acerca de “estos pequeños” mencionados en el capítulo 18 de Mateo y luego veremos ¿Cómo podemos evitar hacer tropezar a otros? y ¿Qué podemos hacer si alguien nos hiere?

COMENTARIO ADICIONAL

En este artículo vamos a analizar acerca de «estos pequeños» que se menciona en Mateo 18, y, también se van a responder estas preguntas: ¿Cómo podemos evitar hacer tropezar a otros? y ¿Qué podemos hacer si alguien nos hiere?

¿QUIÉNES SON “ESTOS PEQUEÑOS”?

4. ¿Quiénes son “estos pequeños”?

Son todos los discípulos de Jesús. Su disposición a dejarse enseñar hace que se les asemeje a pequeños. Aunque sean de diferentes lugares y culturas, y tengan gustos y personalidades distintos, todos tienen fe en Cristo. Y él los quiere.

COMENTARIO ADICIONAL

Somos todos los discípulos de Jesús. Como dice Juan 1:12 somos «todos los que tenemos fe en cristo», aunque seamos de diferentes lugares, culturas y tengamos gustos y personalidades distintas.

5. ¿Cómo se siente Jehová cuando alguien hiere o hace tropezar a uno de sus siervos?

Tal como nosotros sentimos ese deseo de proteger y defender a un niño, Jehová siente lo mismo, así que cuando alguien hiere o hace tropezar a uno de ellos, se molesta o hasta se enfurece.

COMENTARIO ADICIONAL

Jehová se enoja mucho porque nos ve, tal como nosotros vemos a los niños: ellos son valiosos, pero, a la misma vez indefensos, porque no tienen la fuerza, la experiencia y la sabiduría de los adultos. Y, si vemos que alguien quiere hacerles algún daño nos enojamos y buscamos cómo protegerlos. De igual manera, para Jehová cada uno de sus siervos somos valiosos y se molesta y se enfurece cuando alguien nos hiere o nos hace tropezar.

6. Según 1 Corintios 1:26-29, ¿Cómo considera la gente del mundo a los discípulos de Jesús?

El mundo los considera también pequeños, pero no por la misma razón de Jehová, más bien es porque como indica 1 corintios son para ellos insignificantes, despreciados, o no valen nada.

COMENTARIO ADICIONAL

Para el mundo los ricos, los famosos y los poderosos son importantes. Pero, a los que somos discípulos de Jesús, tal como dicen estos textos, nos consideran insignificantes, débiles, que no valemos nada. En general, adoptan la actitud de que «nadie importante sigue a Jesús».

7. ¿Cómo quiere Jehová que veamos a nuestros hermanos?

Jehová quiere que veamos a nuestros hermanos como el los ve. Si el los ama, nosotros también, como muestra 1 Ped. 2:17 debemos tenerle «amor a toda la hermandad», no solo a una parte de ella. Y ese amor debe llevarnos a hacer lo que sea para protegerlos y cuidarlos.

COMENTARIO ADICIONAL

Como dice 1 Pedro 2:17 Jehová quiere que tengamos «amor a toda la hermandad». Por eso, debe importarnos el trato que nos damos unos con otros. Si nos damos cuenta que hemos ofendido o herido a un hermano, no debemos lavarnos las manos y pensar que es muy quisquillosos y que lo que debe hacer es olvidar. O contrario a eso, si nos ofendemos con facilidad debemos reconocer que este es un defecto en el cuál necesitamos trabajar. Lo importante es arreglar la situación para nuestra propia tranquilidad y la de los demás y, esto a la misma vez, es una muestra de amor.

PENSEMOS QUE LOS DEMÁS SON SUPERIORES

8. ¿Qué forma de pensar influyó en los discípulos de Jesús?

En aquella época, muchos judíos le daban gran importancia al prestigio y la posición social, y al parecer ellos se habían dejado contagiar, fue por eso que le preguntaron: ¿Quién es el mayor en el Reino de los cielos?

COMENTARIO ADICIONAL

Influyó en ellos, la forma de pensar de esa época, donde los judíos daban gran importancia al prestigio y la posición social. Como dijo un especialista «los hombres vivían y morían por disfrutar de honra, consideración, fama, aprobación y respeto». Debido a esta influencia, los discípulos se había acercado a Jesús para preguntarle ¿Quién de ellos sería el mayor en el Reino de los cielos?

9. ¿Qué tenían que hacer los discípulos de Jesús?

Tenían que esforzarse para dejar atrás ese espíritu competitivo que estaba arraigado en la cultura Judía. Debían ahora pensar que los demás eran superiores a ellos. Eso haría que fuese menos probable que hicieran tropezar a otros.

COMENTARIO ADICIONAL

Tenían que esforzarse para dejar atrás ese espíritu competitivo que estaba arraigado en la cultura Judía. Jesús les dijo que «el que quisiera ser mayor entre ellos, tenía que volverse el más Joven». De igual manera, es en la actualidad, para comportarnos como «el más joven», tenemos que pensar que los demás son superiores a nosotros, si tenemos esa buena actitud, menos probable será que hagamos tropezar a los demás.

10. ¿Qué consejo de Pablo debemos tomar a pecho?

El consejo registrado en 1 Cor. 4:7 que dice: ¿Quién hace que tú seas diferente a los demás? En realidad, ¿Qué tienes tú que no hayas recibido? Entonces, si lo recibiste, ¿por qué vas presumiendo como si no lo hubieras recibido?. Con esto Pablo nos aconsejó a no caer en la tentación de atraer la atención sobre nosotros mismos o de creernos superiores a los demás. El mérito siempre debe ir a Jehová.

COMENTARIO ADICIONAL

El consejo que se encuentra en 1 Corintios 4:7 donde se nos dice que «no debemos presumir» por el trabajo o éxito que hacemos en la congregación, porque esto solo es posible gracias a la bendición de Jehová. Así que no debemos caer en la tentación de atraer la atención sobre nosotros mismos o de creernos superiores a los demás, más bien, todo el mérito debe ser siempre a Jehová.

PERDONEMOS DE CORAZÓN

11. ¿Qué aprendemos de la parábola de Jesús sobre el rey y el esclavo?

Aprendemos lo importante que es el que perdonemos, si no estamos dispuestos a perdonar a nuestros hermanos, Jehová nos tratará del mismo modo y no perdonará todos los pecados que hemos cometido. Mientras que, si lo hacemos, El también nos perdonará.

COMENTARIO ADICIONAL

Esta parábola trata de un rey que perdona una enorme deuda a uno de sus esclavos, pero, luego, este mismo esclavo no quiso perdonarle a otro compañero una deuda mucho más pequeña. Por eso, el rey mete a la cárcel al esclavo que no tuvo misericordia. De esto aprendemos una gran lección porque «así es como Jehová nos tratará a nosotros si no perdonamos de corazón a nuestros hermanos.

12. Si nos negamos a perdonar, ¿Cómo hacemos daño a los demás?

Le hacemos daño a otros porque nos comportamos cruelmente al no perdonarlo y negarle nuestro cariño, llegando incluso a ignorarlo. Y nuestro comportamiento además, llevará a no sentirse bien, los afecta negativamente pues, al notar lo que ha pasado se sentirán incómodos, lo que podría llevar a cualquiera a tropezar.

COMENTARIO ADICIONAL

Si algún hermano nos trata mal y nos negamos a perdonarlo, estamos haciendo lo mismo que el esclavo cruel, quién mandó a la cárcel a su compañero, y no sólo perjudico  a este, sino, también a otros porque los demás esclavos vieron esta situación y se disgustaron. De forma parecida, si no perdonamos a nuestro hermano  estamos haciéndole daño porque le estamos negando nuestro cariño al grado quizás de hasta ignorarlo. Pero, además también, hacemos que los demás hermanos se sientan incómodos porque ellos notan que no estamos en paz  con esa persona.

ILUSTRACION:

Una hermana habla a solas en el Salón del Reino con otra hermana que está enojada con ella. Serie de imágenes: 1. En una reunión para el servicio del campo en el Salón del Reino, el hermano las asigna para que prediquen juntas, y una de ellas pone cara de fastidio. 2. Las dos hermanas disfrutan predicando juntas.

¿Guardaremos rencor o perdonaremos de corazón? (Vea los párrafos 13 y 14). *

13. ¿Qué aprende de lo que le pasó a una precursora?

Aprendemos que cuando no perdonamos tampoco nosotros la pasamos bien, perdemos incluso la alegría de hacer lo correcto, es como si tuviéramos una gran carga encima que no nos deja avanzar.

COMENTARIO ADICIONAL

Esta precursora recuerda lo mal que la hacía sentir las palabras y acciones de otra hermana. Pero la precursora fue humilde y decidió no guardar rencor ni caer en la autocompasión, más bien siguió el consejo de un articulo de la Atalaya que habla sobre perdonar de corazón, así que perdonó a la hermana y entendió que todos estamos esforzándonos por ponernos la nueva personalidad y que Jehová nos perdona todos los días con generosidad. Este ejemplo nos enseña que debemos perdonar a nuestros hermanos las veces que haga falta aunque tengamos motivos para quejarnos, de esa forma imitamos a Jehová, quién, no solo nos perdona una sola vez, sino miles de veces.

14. a) Según Mateo 18:21, 22, ¿Qué problema parece que tenía el apóstol Pedro, y qué aprende usted de la respuesta de Jesús? b) ¿Qué nos puede ayudar si nos vemos en la misma situación?

Al apóstol Pedro también le costaba  perdonar. Fue por eso que le preguntó a Jesús cuántas veces debía perdonar a alguien.

Puede ayudarnos 1) meditar en todas las veces que Jehová nos ha perdonado. Así como recordar que tenemos la obligación de amarnos unos a otros. 2) podemos meditar en lo que sucede cuando perdonamos. Ayudamos a la persona que nos trató mal, contribuimos a la unidad de la congregación, protegemos nuestra amistad con Jehová y nos quitamos un peso de encima. 3)  orar a Jehová. 

COMENTARIO ADICIONAL

Parece que a Pedro le costaba perdonar, porque le preguntó a Jesús si «7 veces era suficiente para hacerlo», pero la respuesta que le dio Jesús fue «que hasta 77 veces». Lo que nos enseña que debemos perdonar sin límites, todas las veces que haga falta. 

Primero, algo que nos ayudar es meditar en todas las veces que Jehová nos ha perdonado generosamente aunque no lo merezcamos. Segundo debemos meditar en lo que sucede cuando perdonamos. Ayudamos a la persona que nos trató mal, contribuimos a la unidad de la congregación y protegemos nuestra amistad con Jehová y nos quitamos un peso de encima. Y, la tercera ayuda es la oración, necesitamos pedirle a Jehová que nos ayude a no caer en la trampa de Satanás, quién quiere alterar la paz y unidad que tenemos con nuestros hermanos.

NO DEJEMOS QUE LAS ACCIONES DE OTROS NOS HAGAN TROPEZAR

15. Según Colosenses 3:13, ¿Qué podemos hacer si un hermano o hermana hace algo que nos molesta?

Podemos orarle a Jehová y contarle todo lo que sentimos. Pidámosle que bendiga al hermano y nos ayude a ver sus buenas cualidades, esas que El ha visto y valora. Ahora, si sentimos que necesitamos hablar porque no podemos pasar por alto lo que ha hecho, pensemos en cuál es la mejor manera de hacerlo. Démosle el beneficio de la duda. Y si no quiere hacer las paces, no lo demos por perdido.

COMENTARIO ADICIONAL

Si ya hemos hecho todo lo que nos corresponde para mantener la paz con nuestro hermano, y se diera el caso, que él no quiera arreglar la situación, en Colosenses 3:13 se nos aconseja a «Seguir soportándonos unos a otros». No debemos concluir que nuestro hermano es un caso perdido, ni tampoco, debemos permitir que esto sea una causa de tropiezo para nosotros. Más bien, centrémonos en hacer las cosas como Jehová nos pide y a no guardar rencor, pues eso dañaría nuestra amistad con Jehová. Así demostramos que amamos a Jehová por encima de todo.

16. ¿Qué obligación tiene cada uno de nosotros?

Cada uno tiene la obligación de conservar la unidad del pueblo de Jehová. Para lograrlo debemos esforzarnos por ver a los demás tan valiosos como los ve Jehová.

COMENTARIO ADICIONAL

Tenemos la obligación de contribuir a conservar la unidad en la congregación. Debemos tener presente que todos somos un solo rebaño y que Jehová nuestro Pastor nos ve como sus «pequeños» y nos considera muy valiosos, esa es la manera también como debemos ver a nuestros hermanos. Jehová valora que nos cuidemos y ayudemos unos con otros.

17. ¿A qué estamos decididos?

Estamos “decididos a no poner ningún estorbo ni obstáculo delante de un hermano”. A pensar que son superiores a nosotros y queremos perdonarlos de corazón. Y a no permitir que las acciones de los demás no hagan tropezar.

COMENTARIO ADICIONAL

Estamos decididos a seguir el consejo de Romanos 14:13 que dice que «no debemos poner ningún estorbo ni obstáculo delante de un hermano». Más bien, como amamos a nuestros hermanos lo que haremos es «Seguir buscando las cosas que fomentan la paz y las cosas que nos edifican unos a otros»

¿QUÉ RESPUESTA DARÍA?

¿Quiénes son “estos pequeños” mencionados en el capítulo 18 de Mateo?

Son todos los discípulos de Jesús, no importa su edad, país de origen, cultura o gustos, se les llama así porque son humildes como los niños y se dejan enseñar.

COMENTARIO ADICIONAL

Somos todos los discípulos de Jesús. Como dice Juan 1:12 somos «todos los que tenemos fe en Cristo», aunque seamos de diferente lugares, culturas y tengamos gustos y personalidades distintos.

¿Qué nos ayudará a pensar que los demás son superiores a nosotros?

Nos ayudará reconocer que todos nos superan en algo, para hacerlo solo debemos centrarnos en sus cosas buenas, y si en algún momento sentimos el deseo de centrar la atención en nosotros, dirijámosla a Jehová, quien nos ha dado todo.

COMENTARIO ADICIONAL

Lo que nos ayudará es esforzarnos por no dejarnos influir por el espíritu competitivo de este mundo, y, como dijo Jesús debemos comportarnos como «el más joven», lo que quiere decir que tenemos que pensar que los demás son superiores a nosotros. También recordar que «no debemos presumir» por el trabajo o éxito que hacemos en la congregación, porque esto solo es posible gracias a la bendición de Jehová.

Si nos cuesta trabajo perdonar, ¿Qué podemos hacer?

Podemos meditar en todas las veces que Jehová nos ha perdonado. La segunda cosa que puede ayudarnos es meditar en lo que sucede cuando perdonamos. Aprendimos que ayudamos a la persona que nos trató mal, y contribuimos a la paz de la congregación. Y tercero orarle a Jehová, quien es el que nos manda a perdonar.

COMENTARIO ADICIONAL

1)Podemos pensar y meditar en todas las veces que Jehová nos ha perdonado generosamente aunque no lo merezcamos.

2)Debemos meditar en lo que sucede cuando perdonamos. Ayudamos a la persona que nos trató mal, contribuimos a la unidad de la congregación y protegemos nuestra amistad con Jehová y nos quitamos un peso de encima.

3)Debemos orar y pedirle a Jehová que nos ayude a no caer en la trampa de Satanás, quién quiere alterar la paz y unidad que tenemos con nuestros hermanos.

Un comentario en «La Atalaya De Estudio, «Artículo 25», Semana del 23 al 29 de agosto 2021, No hagamos tropezar a “estos pequeños”, Respuestas.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *