Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Domingo 12  de septiembre del 2021

Examinemos las Escrituras todos los días 2021

Domingo 12  de septiembre del 2021

Humíllense, por lo tanto, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los ensalce al tiempo debido (1 Ped. 5:6).

La razón más importante para tener humildad es que eso agrada a Jehová, como dejó claro el apóstol Pedro al escribir las palabras del texto de hoy. Con relación a estas palabras, el párrafo 23 del capítulo 3 del libro “Ven, sé mi seguidor” dice: “El orgullo es un veneno sumamente destructivo. Este defecto hace que hasta la persona más capaz sea inservible para Dios. La humildad, por otro lado, convierte en instrumento útil para Jehová hasta a la persona más insignificante”. Y añade que nuestro Dios “con gusto nos recompensará a nosotros si también manifestamos esa cualidad”. Seguro que estamos de acuerdo en que no hay nada mejor que alegrar el corazón de Jehová (Prov. 23:15). Además de agradar a Jehová, tener humildad nos hace mucho bien. La humildad atrae a las personas a nosotros. Para entender por qué sucede esto, pensemos en con qué clase de personas nos gusta estar (Mat. 7:12). w19.09 4 párrs. 8, 9

¿Cómo demostramos humildad cuando otros hermanos reciben privilegios de servicio?

Cuando otros hermanos reciben privilegios de servicio. Un anciano llamado Jason reconoce: “Cuando veo que a otros les dan ciertos privilegios, a veces me pregunto por qué no me los dieron a mí”. ¿Nos hemos sentido así alguna vez? No está mal que nos esforcemos por hacer más para Jehová (1 Tim. 3:1). Pero debemos tener cuidado con lo que pensamos, porque si no podríamos empezar a abrigar orgullo en el corazón. Por ejemplo, un cristiano podría empezar a pensar que es el que mejor puede atender una asignación. O una hermana quizás piense que su esposo está mejor capacitado para hacer las cosas que otro hermano. Si somos humildes de verdad, no pensaremos así.

¿Qué aprendemos de la reacción de Moisés cuando otros recibieron privilegios?

Veamos cuál fue la reacción de Moisés cuando otras personas recibieron privilegios y qué lección aprendemos. Para él, su asignación como líder de la nación de Israel era muy valiosa. Pero ¿Cómo reaccionó cuando Jehová permitió que otros israelitas lo ayudaran con su trabajo? No se puso celoso (Núm. 11:24-29). Y también demostró humildad cuando dejó que otros lo ayudaran a juzgar al pueblo (Éx. 18:13-24). Al haber más jueces, los casos se atendían con mayor rapidez y los israelitas no tenían que esperar tanto. A Moisés le importaba más el bienestar del pueblo que sus privilegios. ¿Verdad que es un buen ejemplo para nosotros? Recordemos que, si queremos ser verdaderamente útiles para Jehová, es más importante nuestra humildad que nuestra capacidad. Como dice el Salmo 138:6, “Jehová es alto, y, no obstante, al humilde lo ve”.

¿Qué cambio de circunstancias han experimentado muchos hermanos?

Cuando cambian las circunstancias. En años recientes, a muchos hermanos con décadas de experiencia se les ha cambiado de asignación. Por ejemplo, en el año 2014, a los superintendentes de distrito y sus esposas se les invitó a servir en otro rasgo del servicio de tiempo completo. Y desde ese mismo año los superintendentes de circuito dejan su asignación al cumplir 70 años. Por otro lado, los hermanos que tienen 80 años o más ya no pueden ser coordinadores del cuerpo de ancianos. Además, en los pasados años, a muchos betelitas se les ha invitado a servir de precursores. Otros han tenido que dejar el servicio especial de tiempo completo debido a problemas de salud, responsabilidades familiares u otras circunstancias.

¿Cómo han demostrado humildad algunos de nuestros hermanos?

A estos hermanos no les resultó fácil hacer dichos cambios. Como es lógico, estaban encariñados con la labor que hacían. Muchos de ellos llevaban años en su asignación. Algunos se sintieron muy tristes, pero con el tiempo se adaptaron. ¿Por qué? Ante todo, por su amor a Jehová. Tenían claro que le habían dedicado la vida a Dios, no a una asignación o un título (Col. 3:23). Se alegran de seguir sirviendo a Jehová con humildad en cualquier asignación. Estos hermanos “echan sobre él toda su inquietud” porque saben que él se preocupa por ellos (1 Ped. 5:6, 7).

¿Por qué agradecemos que la Palabra de Dios nos mande ser humildes?

Sin duda, agradecemos que la Palabra de Dios nos mande ser humildes. La humildad nos beneficia a nosotros mismos y a los demás. Gracias a esta hermosa cualidad, enfrentamos mejor las dificultades de la vida y, por encima de todo, nos acercamos más a nuestro Padre celestial. Cuánto nos alegra saber que, aunque Jehová es “el Alto y Excelso”, ama y valora a sus siervos humildes (Is. 57:15).

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *