Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Jueves 13 de enero del 2022

Examinemos las Escrituras todos los días 2022

Jueves 13 de enero del 2022

Sabemos que provenimos de Dios (1 Juan 5:19).

Jehová les da a las hermanas un lugar importante en la congregación. Ellas dan un buen ejemplo de sabiduría, fe, entusiasmo, valor, generosidad y buenas obras (Luc. 8:2, 3; Hech. 16:14, 15; Rom. 16:3, 6; Filip. 4:3; Heb. 11:11, 31, 35). También contamos con la bendición de tener a muchos hermanos mayores. Puede que estén luchando con los achaques de la edad, pero hacen todo lo posible en la predicación y usan sus energías para animar y capacitar a otros. ¡Y cuánto nos enseña su experiencia! Sin duda, son hermosos para Jehová y para nosotros (Prov. 16:31). Pensemos también en los jóvenes. No es fácil para ellos crecer en este mundo dominado por el Diablo y sus ideas satánicas. Pero cuánto nos anima verlos comentar en las reuniones y predicar, y saber que defienden con valor su fe en otras ocasiones. Jóvenes, ustedes también ocupan un lugar importante en la congregación de Jehová (Sal. 8:2). w20.08 22 párrs. 9-11

De acuerdo con 1 Corintios 12:4-11, ¿Qué debemos reconocer sobre cualquier habilidad que tengamos?

Pensemos en esto: a algunos cristianos del siglo primero Jehová les dio dones milagrosos del espíritu santo, pero no todos tenían los mismos dones (lea 1 Corintios 12:4-11). Aunque a cada cristiano Jehová le concedió distintos dones y talentos, todos ellos eran valiosos. Es cierto que hoy no tenemos los dones milagrosos del espíritu santo, pero el principio no ha cambiado. Puede que no todos tengamos las mismas habilidades, pero todos somos valiosos para Jehová.

¿Qué consejo del apóstol Pablo debemos seguir?

En vez de compararnos con otros cristianos, sigamos el consejo del apóstol Pablo: “Que cada uno examine sus propias acciones, y entonces tendrá razones para alegrarse por lo que él mismo ha hecho, sin compararse con otra persona” (Gál. 6:4).

¿Cómo nos beneficiará seguir el consejo de Pablo?

Si seguimos el consejo de Pablo y examinamos nuestras propias acciones, puede que empecemos a ver que tenemos talentos que otros no tienen. Por ejemplo, quizás un anciano no sea muy buen maestro cuando está en la plataforma, pero sí en la obra de hacer discípulos. O puede que no sea tan organizado como otros ancianos de su congregación, pero que se le conozca por ser un pastor amoroso a quien los hermanos acuden para pedirle consejos de la Biblia. O tal vez tenga la reputación de ser hospitalario (Heb. 13:2, 16). Cuando tengamos claro cuáles son nuestros puntos fuertes, veremos que tenemos razones para alegrarnos por lo que aportamos a la congregación. Y, además, será menos probable que envidiemos a los hermanos que tienen talentos distintos a los nuestros.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *