Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Viernes 20 de agosto del 2021

Examinemos las Escrituras todos los días 2021

Viernes 20 de agosto del 2021

Agarren el escudo grande de la fe (Efes. 6:16).

En la antigüedad, era una humillación para un soldado regresar sin el escudo. El historiador romano Tácito escribió: “Dejar abandonado el escudo es su mayor vergüenza”. Esta era una razón por la que los soldados procuraban llevarlo agarrado con fuerza. Para llevar agarrado con fuerza el escudo de la fe, debemos asistir con regularidad a las reuniones y hablar a la gente sobre el nombre de Jehová y sobre su Reino (Heb. 10:23-25). Además, tenemos que leer la Biblia a diario y pedirle en oración a Jehová que nos ayude a poner en práctica su guía y sus consejos en todo lo que hacemos (2 Tim. 3:16, 17). Así, ningún arma de Satanás nos causará daño permanente (Is. 54:17). El “escudo grande de la fe” nos protegerá. Estaremos firmes, sirviendo a Jehová hombro a hombro con nuestros hermanos. Y no solo ganaremos las batallas diarias, sino que tendremos el honor de estar del lado de Jesús cuando consiga la victoria sobre Satanás y los suyos (Apoc. 17:14; 20:10). w19.11 19 párrs. 18, 19

¿En qué puede resultar el materialismo?

El materialismo puede resultar en que nos distraigamos y descuidemos el escudo de la fe. El apóstol Pablo dijo: “Ningún soldado se envuelve en los asuntos comerciales de la vida si quiere agradar a quien lo reclutó” (2 Tim. 2:4). De hecho, a los soldados romanos no se les permitía tener negocios. ¿Qué podía ocurrir si un soldado pasaba por alto aquella norma?

¿Por qué no tenían negocios los soldados?

Imaginemos la siguiente situación. Todos los soldados de una compañía pasan la mañana practicando con la espada, menos uno de ellos, que está en la ciudad abriendo una tienda de alimentación. Esa tarde, los soldados examinan la armadura y afilan las espadas. Sin embargo, el que tiene la tienda se dedica a preparar los alimentos que venderá al día siguiente. Por la mañana, el enemigo lanza un ataque por sorpresa. ¿Qué soldado actuará como debe y ganará la aprobación de su comandante? Y ¿a quién nos gustaría tener al lado? ¿A uno de los que estuvieron preparándose para la batalla, o al que se distrajo con su negocio?

¿Qué consideramos valioso los soldados de Cristo?

Al igual que un buen soldado, nosotros no nos dejamos distraer de nuestro objetivo principal: ganar la aprobación de nuestros comandantes, Jehová y Cristo. Lo consideramos más valioso que cualquier cosa que el mundo de Satanás nos ofrezca. Nos aseguramos de tener el tiempo y las energías que necesitamos para servir a Jehová y mantener en buen estado el escudo de la fe y el resto de nuestra armadura espiritual.

¿Qué advertencia nos dio Pablo, y por qué?

Jamás debemos bajar la guardia. ¿Por qué? El apóstol Pablo advirtió que “los que están decididos a ser ricos” serán “desviados de la fe” (1 Tim. 6:9, 10). La expresión “desviados” indica que podemos distraernos si tratamos de conseguir posesiones innecesarias. Nuestro corazón podría quedar expuesto a “muchos deseos insensatos y dañinos”. Así que no permitamos que esos deseos entren en nuestro corazón. Debemos verlos como lo que son: armas que pueden dañar nuestra fe.

Tras leer el relato de Marcos 10:17-22, ¿en qué preguntas debemos meditar?

Pero supongamos que tenemos el dinero para comprar muchas cosas materiales. ¿Hacemos algo malo si adquirimos cosas que deseamos pero que en realidad no nos hacen falta? No necesariamente. Sin embargo, meditemos en estas preguntas: Aun si podemos comprar algo, ¿tenemos el tiempo y las energías necesarios para usarlo y mantenerlo? Además, ¿podríamos llegar a encariñarnos demasiado con nuestras posesiones? ¿Podría ese sentimiento llevarnos a actuar como el joven que rechazó la invitación de Jesús de hacer más en el servicio a Dios? (Lea Marcos 10:17-22). Es mucho mejor que llevemos una vida sencilla y dediquemos nuestro valioso tiempo y energías a hacer la voluntad de Jehová.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *