Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Lunes 10 de enero del 2022

Examinemos las Escrituras todos los días 2022

Lunes 10 de enero del 2022

Han vencido al Maligno (1 Juan 2:14).

Cuantas más tentaciones resistamos, más fácil será para nosotros hacer lo correcto. No olvidemos que Satanás está detrás del criterio torcido de este mundo sobre el sexo. Así que, cuando nos negamos a pensar como las personas de este mundo, vencemos al Maligno. Sabemos que Jehová tiene el derecho de decir qué cosas son pecado. Y nos esforzamos al máximo por evitarlas. Pero, cuando pecamos, se lo confesamos en oración (1 Juan 1:9). Y, si se trata de un pecado grave, buscamos la ayuda de los ancianos, pues Jehová los ha nombrado para que nos cuiden (Sant. 5:14-16). Ahora bien, no deberíamos permitir que los sentimientos de culpa por errores pasados nos aplasten. ¿Por qué no? Porque nuestro cariñoso Padre dio el sacrificio de su Hijo para que se nos puedan perdonar los pecados. Cuando Jehová dice que perdonará a los pecadores arrepentidos, cumple su palabra. Así que podemos servirle con la conciencia limpia (1 Juan 2:1, 2, 12; 3:19, 20). w20.07 22, 23 párrs. 9, 10

¿Cuál es una forma de ayudar a los hermanos a seguir en la verdad?

Podemos ayudar a los hermanos a seguir en la verdad siendo compasivos (1 Juan 3:10, 11, 16-18). Debemos amarnos unos a otros en las buenas y en las malas. Por ejemplo, ¿conocemos a algún hermano que ha perdido a un ser querido y necesita consuelo o algún tipo de ayuda? ¿Nos hemos enterado de que debido a un desastre natural los hermanos necesitan ayuda para reconstruir sus Salones del Reino o sus hogares? El verdadero amor y compasión por nuestros hermanos lo demostraremos sobre todo con actos, no solo con palabras.

¿Qué debemos hacer, de acuerdo con 1 Juan 4:7, 8?

Cuando nos mostramos amor unos a otros, imitamos a nuestro cariñoso Padre celestial (lea 1 Juan 4:7, 8). Una forma importante de mostrar amor es perdonando a los demás. Por ejemplo, si alguien nos hiere, el amor nos llevará a perdonarlo y olvidar lo que hizo (Col. 3:13). Veamos lo que le pasó a un hermano llamado Aldo. Se sintió muy ofendido cuando escuchó que un hermano a quien respetaba hizo un comentario hiriente sobre las personas de su cultura. Aldo dice: “Le pedía a Jehová una y otra vez que me ayudara a no ver con malos ojos a este hermano”. Pero hizo algo más: lo invitó a salir a predicar. Entonces, le explicó cómo se sentía. Cuenta: “Cuando entendió cómo me hizo sentir su comentario hiriente, se disculpó. Por su tono de voz me di cuenta de que lo lamentaba de corazón. Hicimos las paces y olvidamos lo que pasó”.

¿A qué debemos resolvernos?

El apóstol Juan amaba mucho a sus hermanos y se interesaba en su bienestar espiritual. Ese sentimiento se refleja con claridad en los consejos que dio en las tres cartas que escribió por inspiración. Cuánto nos anima saber que los hombres y mujeres que irán al cielo a gobernar con Cristo tienen la misma clase de sentimientos que tenía Juan (1 Juan 2:27).

Tomemos en serio los consejos que hemos analizado. Resolvámonos a andar en la verdad y a obedecer a Jehová en todo lo que hagamos. Estudiemos su Palabra y confiemos en ella. Fortalezcamos nuestra fe en Jesús. Rechacemos las ideas humanas y lo que dicen los apóstatas. Luchemos contra la tentación de llevar una doble vida y ceder al pecado. Dejémonos guiar por las elevadas normas morales de Jehová. Y ayudemos a nuestros hermanos a mantenerse fuertes perdonando a los que nos ofenden y ayudando a los que lo necesitan. Entonces, sin importar las batallas que tengamos que luchar, seguiremos andando en la verdad.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *