Descargar Aplicación

Examinando las Escrituras diariamente 2020

Lunes 21 de septiembre del 2020

A Jehová tu Dios debes temer. A él debes servir, y a él debes adherirte (Deut. 10:20).

Los relatos bíblicos sobre la desobediencia de Caín, Salomón y los israelitas en el monte Sinaí tienen un elemento importante en común. Todos ellos tuvieron la oportunidad de arrepentirse y cambiar (Hech. 3:19). Está claro que Jehová no da por perdido enseguida a quien comete un error. Recordemos que perdonó a Aarón. Hoy día, Jehová puede advertirnos mediante los relatos de la Biblia, las publicaciones o los consejos amables de un hermano. Cuando hacemos caso de sus advertencias, estamos seguros de que Jehová nos mostrará misericordia. La bondad inmerecida de Jehová tiene un propósito (2 Cor. 6:1). Nos da la oportunidad de “repudiar la impiedad y los deseos mundanos” (Tito 2:11-14). Mientras vivamos “en medio de este sistema de cosas”, enfrentaremos situaciones que pondrán a prueba nuestra devoción exclusiva a Dios. Esforcémonos por estar siempre listos para ponernos firmemente de parte de Jehová. w18.07 21 párrs. 20, 21.

¿Qué podría hacer que nos alejáramos de Jehová, y con qué consecuencias?

Como sabemos, los israelitas se impacientaron cuando Moisés tardó en volver del monte Sinaí. De modo parecido, los cristianos podríamos impacientarnos porque nos parece que el día de juicio de Jehová y el nuevo mundo se retrasan. Quizá nos parezca que aún queda mucho para que se cumplan estas promesas o que son demasiado buenas para ser verdad. Si no tenemos cuidado, esa manera de pensar puede llevarnos a poner las metas carnales por delante de la voluntad de Jehová. Con el tiempo, podríamos apartarnos de Dios y hacer cosas que nunca nos imaginamos que llegaríamos a hacer.

¿Qué verdad fundamental no debemos olvidar nunca, y por qué?

Nunca debemos olvidar que Jehová nos exige obediencia completa y devoción exclusiva (Éx. 20:5). Si no hacemos la voluntad de Dios, en realidad hacemos la voluntad de Satanás, y eso solo nos llevará al desastre. Por ello, Pablo nos recuerda: “No pueden estar bebiendo la copa de Jehová y la copa de demonios; no pueden estar participando de ‘la mesa de Jehová’ y de la mesa de demonios” (1 Cor. 10:21).

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *