Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Lunes 30 de agosto del 2021

Examinemos las Escrituras todos los días 2021

Lunes 30 de agosto del 2021

Tengo fuerzas para todo gracias a aquel que me da poder (Filip. 4:13).

Jehová hizo que Moisés llegara a ser el libertador de la nación de Israel. Pero ¿cuándo lo utilizó Jehová? ¿Fue cuando Moisés creyó que estaba preparado porque había sido “educado en toda la sabiduría de los egipcios”? (Hech. 7:22-25). No, Jehová lo utilizó después de enseñarle a ser manso y humilde (Hech. 7:30, 34-36). Y le dio el valor para presentarse ante el gobernante más poderoso de Egipto (Éx. 9:13-19). Como vemos, Jehová usa a quienes muestran cualidades espirituales y confían en las fuerzas que él les da. A lo largo de la historia, Jehová ha utilizado a sus siervos de muchas maneras. En nuestro caso, ¿Qué hará que lleguemos a ser? Mucho depende de cuánto deseemos esforzarnos (Col. 1:29). Si tenemos una actitud dispuesta, Jehová puede hacer que prediquemos con entusiasmo, que seamos buenos maestros, que sepamos consolar a los demás, que seamos trabajadores hábiles, amigos comprensivos o cualquier otra cosa que sea necesaria para cumplir su propósito. w19.10 21 párr. 5; 25 párr. 14

¿Qué hizo Abigaíl, y qué aprendemos de su ejemplo?

Durante el tiempo en que el rey Saúl persiguió a David y a los hombres que le eran leales, estos necesitaban ayuda. En una ocasión, los hombres de David le pidieron un poco de comida a un israelita rico llamado Nabal. Se sintieron con la libertad de hacerlo porque habían protegido sus rebaños en el desierto. Pero Nabal era egoísta y no quiso darles nada. Esto enfureció a David, quien se propuso matar a Nabal y a todos los hombres de su casa (1 Sam. 25:3-13, 22). Entonces, intervino la bella esposa de Nabal, Abigaíl. Esta mujer sensata demostró gran valentía, pues fue al encuentro de David, cayó a sus pies y le pidió que no se tomara la justicia por su mano y se hiciera culpable de sangre. Le aconsejó con tacto que dejara el asunto en manos de Jehová. Sus palabras humildes y acciones prudentes conmovieron a David y le hicieron ver que Jehová la había enviado (1 Sam. 25:23-28, 32-34). Abigaíl había cultivado cualidades que la hacían útil a Jehová. De manera parecida, Jehová puede valerse de las cristianas que demuestran tacto y discernimiento para fortalecer a su familia y a la congregación (Prov. 24:3; Tito 2:3-5).

¿Qué hicieron las hijas de Salum, y quiénes imitan su ejemplo en nuestros días?

Muchos siglos más tarde, las hijas de Salum estuvieron entre aquellos a quienes Jehová utilizó para reconstruir la muralla de Jerusalén (Neh. 2:20; 3:12). Aunque Salum era un príncipe, sus hijas estuvieron dispuestas a hacer aquella labor difícil y peligrosa (Neh. 4:15-18). Su actitud fue muy diferente a la de los hombres importantes de los tecoítas, que “no quisieron rebajarse a trabajar” (Neh. 3:5). Imaginemos la alegría que ellas sintieron cuando las obras se terminaron en tan solo cincuenta y dos días (Neh. 6:15). En la actualidad, hay hermanas que están encantadas de participar en un rasgo especial de servicio sagrado: la construcción y el mantenimiento de edificios dedicados a Jehová. Sus habilidades, entusiasmo y lealtad desempeñan un papel clave en el éxito de esta labor.

Igual que en el caso de Tabita, ¿Cómo puede utilizarnos Jehová?

Jehová motivó a Tabita a hacer “muchas obras buenas” y ayudar “a los necesitados”, en especial a las viudas (Hech. 9:36). Debido a su extraordinaria generosidad y bondad, muchos lloraron su muerte. Pero sintieron una gran alegría cuando el apóstol Pedro la resucitó (Hech. 9:39-41). ¿Qué aprendemos de Tabita? Que, seamos jóvenes o mayores, hombres o mujeres, todos podemos hacer cosas prácticas para ayudar a nuestros hermanos (Heb. 13:16).

¿Cómo utilizó Jehová a una hermana tímida llamada Ruth, y a qué conclusión llegó ella?

Una hermana tímida llamada Ruth quería ser misionera. Cuando era jovencita, caminaba apresuradamente entre una casa y otra repartiendo tratados. Dijo: “Me encantaba aquella obra”. Pero se le hacía muy difícil hablar con las personas en las puertas sobre el Reino de Dios. Pese a su timidez, Ruth se hizo precursora regular a los 18 años. En 1946, asistió a la Escuela Bíblica de Galaad de la Watchtower y sirvió en Hawái y Japón. Jehová la usó para llevar las buenas noticias a muchísimas personas de aquellos lugares. Tras participar durante casi ochenta años en el ministerio, Ruth llegó a la siguiente conclusión: “Jehová ha sido mi fortaleza. Me ha ayudado a superar la timidez. Creo firmemente que Jehová puede utilizar a cualquier cristiano que cifra su confianza en él”.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *