Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Miércoles 1 de septiembre del 2021

Examinemos las Escrituras todos los días 2021

Miércoles 1 de septiembre del 2021

Mi Padre hasta ahora sigue trabajando, y yo también sigo trabajando (Juan 5:17).

¿Indican los ejemplos de Jehová y Jesús que no es necesario que descansemos? Claro que no. Jehová no se cansa nunca, así que no necesita descansar como nosotros. Pero la Biblia dice que, después de crear los cielos y la Tierra, “dejó de trabajar y descansó” (Éx. 31:17). Estas palabras al parecer significan que dejó de crear y que dedicó tiempo a disfrutar de lo que había hecho. Y, en cuanto a Jesús, aunque trabajó mucho cuando estuvo en la Tierra, también pasó tiempo descansando y disfrutando de comer con sus amigos (Mat. 14:13; Luc. 7:34). La Biblia nos dice a los siervos de Dios que seamos trabajadores, no perezosos (Prov. 15:19). Puede que trabajemos para mantener a nuestra familia. Y todos los cristianos tenemos la obligación de predicar las buenas noticias. No obstante, también necesitamos descansar suficiente. w19.12 2 párr. 2; 3 párrs. 4, 5

¿Quién le puso a Jesús un buen ejemplo de lo que es trabajar duro?

Seguramente, mientras José le enseñaba el oficio de carpintero a Jesús, su hijo adoptivo, aprovechó para enseñarle cómo ve Dios el trabajo (Mat. 13:55, 56). Y Jesús debió ver a José trabajar mucho un día tras otro para mantener a su numerosa familia. Cabe destacar que Jesús les dijo a sus discípulos tiempo después: “El trabajador merece su paga” (Luc. 10:7). Así que él sabía lo que era trabajar duro.

¿Qué textos muestran lo que enseña la Biblia sobre trabajar duro?

El apóstol Pablo también sabía lo que era trabajar duro. Se dedicaba sobre todo a dar testimonio del nombre y el mensaje de Jesús. Pero también trabajaba para mantenerse. Los tesalonicenses sabían que había trabajado “día y noche sin descanso y con mucho esfuerzo a fin de no ser una carga económica” para nadie (2 Tes. 3:8; Hech. 20:34, 35). Con estas palabras, tal vez se refería a lo que hizo en Corinto. Allí se quedó con Áquila y Priscila y “trabajó con ellos”, pues “su oficio era hacer tiendas de campaña”. El que dijera que trabajó “día y noche” no significa que no parara. Por ejemplo, aprovechaba los sábados para predicar a los judíos, que tampoco trabajaban ese día (Hech. 13:14-16, 42-44; 16:13; 18:1-4).

¿Qué podemos aprender del ejemplo de Pablo?

El apóstol Pablo dio un buen ejemplo. A pesar de que tuvo que trabajar, se aseguró de participar con regularidad “en la obra santa de las buenas noticias de Dios” (Rom. 15:16; 2 Cor. 11:23). Animó a los demás a hacer lo mismo que él. Por consiguiente, Áquila y Priscila fueron sus “colaboradores en Cristo Jesús” (Rom. 12:11; 16:3). Pablo aconsejó a los corintios que estuvieran “muy ocupados en la obra del Señor” (1 Cor. 15:58; 2 Cor. 9:8). Y escribió por inspiración: “Si alguien no quiere trabajar, que tampoco coma” (2 Tes. 3:10).

¿Qué quiso decir Jesús con las palabras de Juan 14:12?

La obra más importante en estos últimos días es la de predicar y hacer discípulos. Jesús predijo que sus seguidores harían obras mayores que las suyas (lea Juan 14:12). No quería decir que harían milagros, igual que él, sino que predicarían y enseñarían en un territorio más extenso, a más gente y durante más tiempo que él.

¿Qué preguntas debemos hacernos, y por qué?

Si tenemos un empleo, preguntémonos: “¿Se me conoce como un buen trabajador? ¿Termino mi trabajo a tiempo y lo hago lo mejor que sé?”. Si nuestra respuesta es afirmativa, es probable que nuestro jefe confíe en nosotros y que nuestros compañeros estén más dispuestos a escuchar el mensaje de las buenas noticias. Por otro lado, con relación a nuestra obra de predicar y hacer discípulos, preguntémonos: “¿Se me conoce como alguien que se esfuerza mucho en el ministerio? ¿Me preparo bien las visitas iniciales? ¿Vuelvo a visitar enseguida a las personas que muestran interés? Y ¿participo con regularidad en las diversas facetas del ministerio?”. Si respondemos afirmativamente, es probable que disfrutemos de nuestra labor.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *