TEXTO DIARIO, Miércoles 30 de noviembre del 2022, Hagan discípulos de gente de todas las naciones (Mat. 28:19).

Examinemos las Escrituras todos los días 2022

Miércoles 30 de noviembre

Hagan discípulos de gente de todas las naciones (Mat. 28:19).

¿Quién debe llevarse el mérito cuando nos va bien en el ministerio? Pablo contestó esta pregunta cuando escribió las siguientes palabras sobre la congregación de Corinto: “Yo planté, Apolos regó, pero Dios siguió haciéndolo crecer, así que ni el que planta ni el que riega son algo, sino Dios, que lo hace crecer” (1 Cor. 3:6, 7). Siempre que tengamos éxito en el ministerio, debemos darle todo el mérito a Jehová, tal como hizo Pablo. ¿Cómo podemos mostrar que agradecemos el honor de colaborar con Dios, Cristo y los ángeles? (2 Cor. 6:1). Buscando oportunidades para hablar de las buenas noticias con tantas personas como sea posible. No solo debemos plantar las semillas de la verdad, sino también regarlas. Cuando a una persona le interesa el mensaje, queremos hacer todo lo posible por cultivar su interés para comenzar un curso bíblico. Cuando un estudiante está progresando para convertirse en un discípulo, nos alegra ver cómo Jehová va influyendo en su mente y corazón. w20.05 30 párrs. 14, 16-18

¿Qué relato bíblico ilustra el importante papel de Jehová en nuestro ministerio?

¿Qué se está logrando con semejante apoyo? Cuando sembramos el mensaje del Reino, algunas semillas caen en corazones receptivos y brotan (Mat. 13:18, 23). ¿Quién hace que estas semillas broten y den fruto? Jesús explicó que nadie puede llegar a ser su discípulo a menos que “el Padre […] lo traiga” (Juan 6:44). En la Biblia encontramos un relato que lo ilustra. En una ocasión, Pablo les predicó a unas mujeres que estaban a las afueras de la ciudad de Filipos. Fijémonos en lo que dice la Biblia sobre una de ellas, llamada Lidia: “Jehová le abrió el corazón por completo para que prestara atención a las cosas que Pablo estaba diciendo” (Hech. 16:13-15). Así como hizo con Lidia, Jehová ha traído a millones de personas a su pueblo.

¿Quién debe llevarse el mérito cuando nos va bien en el ministerio?

¿Quién debe llevarse el mérito cuando nos va bien en el ministerio? Pablo contestó esta pregunta cuando escribió las siguientes palabras sobre la congregación de Corinto: “Yo planté, Apolos regó, pero Dios siguió haciéndolo crecer, así que ni el que planta ni el que riega son algo, sino Dios, que lo hace crecer” (1 Cor. 3:6, 7). Siempre que tengamos éxito en el ministerio, debemos darle todo el mérito a Jehová, tal como hizo Pablo.

¿Cómo podemos mostrar que agradecemos el honor de colaborar con Dios, Cristo y los ángeles?

¿Cómo podemos mostrar que agradecemos el honor de colaborar con Dios, Cristo y los ángeles? Buscando oportunidades para hablar de las buenas noticias con tantas personas como sea posible. Y esto lo podemos hacer de distintas maneras, por ejemplo, predicando “públicamente y de casa en casa” (Hech. 20:20). A muchos hermanos les encanta predicar informalmente. Cuando se encuentran con alguien que no conocen, lo saludan con amabilidad y tratan de empezar una conversación. Si la persona está dispuesta a hablar, presentan con tacto el mensaje del Reino.

¿Cómo regamos las semillas de la verdad?  ¿Cómo ayudó Jehová a un estudiante de la Biblia llamado Raphalalani?

Como “colaboradores de Dios”, no solo debemos plantar las semillas de la verdad, sino también regarlas. Cuando a una persona le interesa el mensaje, queremos hacer todo lo posible por cultivar su interés o pedirle a alguien que se ponga en contacto con ella para comenzar un curso bíblico. Cuando un estudiante está progresando para convertirse en un discípulo, nos alegra ver cómo Jehová va influyendo en su mente y corazón.

Veamos el caso de Raphalalani, un curandero de Sudáfrica. Le encantaba todo lo que estaba aprendiendo en sus clases de la Biblia. Pero se le presentó un gran obstáculo cuando leyó lo que la Palabra de Dios enseña sobre comunicarse con los antepasados (Deut. 18:10-12). Poco a poco, permitió que Dios fuera moldeando su forma de pensar. Y, con el tiempo, dejó de ser hechicero, aunque era así como se ganaba la vida. Ahora, con 60 años, dice: “Estoy muy agradecido a los testigos de Jehová porque me ayudaron de muchas maneras, como a encontrar un trabajo. Pero, sobre todo, tengo que darle las gracias a Jehová, que me ayudó a limpiar mi vida, y ahora puedo participar en el ministerio como un Testigo bautizado”.

¿Qué estamos decididos a hacer?

En este artículo hemos hablado de cuatro tesoros que no se ven. El más valioso de todos es que Jehová sea nuestro mejor amigo. Gracias a este gran honor, podemos disfrutar de otros tesoros invisibles: dirigirnos a él en oración, experimentar la ayuda de su espíritu santo y recibir apoyo desde el cielo en el ministerio. Estamos decididos a valorar cada vez más estos tesoros que no se ven. Y nunca dejaremos de darle gracias a Jehová por ser un amigo tan maravilloso.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2022 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

NOTA: Los anuncios que aparecen en este Sitio, son únicamente para costear los gastos implicados que requieren mantener una página. Por lo tanto este sitio no se responsabiliza de «Los contenidos de las publicidades que aparecen», ya que los anunciantes no son Testigos de Jehová. De modo que se le sugiere no prestar atención ni confiar en dichos anuncios. Atentamente TOOLSJW.COM.

 

 

 

 

Por toolsjw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *