Descargar Aplicación

Examinando las Escrituras diariamente 2020

Sábado 29 de agosto del 2020

Padres, sigan criando a sus hijos en la disciplina y regulación mental de Jehová (Efes. 6:4).

Padres, sin duda ustedes hacen todo lo posible por evitar que sus hijos contraigan enfermedades. Por ejemplo, mantienen limpia su casa y se deshacen de todo lo que puede ser un peligro para la salud. De manera parecida, tienen que protegerlos de las películas, programas de televisión, videojuegos y páginas de Internet que pueden contaminarlos con las ideas de Satanás. Jehová les ha dado la autoridad para velar por la salud espiritual de ellos (Prov. 1:8). Por tanto, no tengan miedo de fijar normas basadas en los principios bíblicos. Díganles a sus hijos lo que pueden y no pueden ver, y ayúdenlos a entender la razón de sus decisiones (Mat. 5:37). A medida que ellos vayan creciendo, enséñenles a distinguir por sí mismos lo que está bien o mal según las normas de Dios (Heb. 5:14). Y recuerden que sus hijos aprenderán aún más de lo que ustedes hagan (Deut. 6:6, 7; Rom. 2:21). w19.01 16 párr. 8.

¿Qué idea fomenta Satanás, y por qué es peligrosa?

Satanás también trata de contaminarnos el corazón haciendo que confiemos en la sabiduría humana y no en la de Dios (Col. 2:8). Por ejemplo, fomenta la idea de que lo más importante en la vida es hacerse rico. ¿Por qué es peligrosa esta idea? Porque, sea que lo logren o no, los que piensan así se pueden centrar tanto en ganar dinero que sacrifiquen su salud, su familia y hasta su amistad con Dios (1 Tim. 6:10). Qué agradecidos estamos de que nuestro sabio Padre celestial nos ayude a tener un criterio equilibrado sobre el dinero (Ecl. 7:12; Luc. 12:15).

A fin de protegernos, ¿qué debemos ser capaces de hacer? y ¿Qué hacían los centinelas de la antigüedad, y cómo puede nuestra conciencia actuar como un centinela?

A fin de proteger el corazón, debemos ser capaces de identificar los peligros y reaccionar de inmediato. Las palabras de Proverbios 4:23 nos recuerdan a los centinelas de los tiempos del rey Salomón. Ellos hacían guardia sobre las murallas de la ciudad y, si veían acercarse un peligro, daban la voz de alarma. Esta imagen nos ayuda a entender lo que debemos hacer para impedir que Satanás nos corrompa la mente.

En la antigüedad, los centinelas colaboraban con los porteros de la ciudad (2 Sam. 18:24-26). Juntos la protegían asegurándose de que las puertas estuvieran cerradas cuando se acercaba un enemigo (Neh. 7:1-3). Nuestra conciencia educada por la Biblia* puede actuar como un centinela. ¿Cómo? Dando la voz de alarma cuando Satanás intente atacar nuestro corazón, es decir, cuando intente influir en nuestros pensamientos, sentimientos, motivos o deseos. Siempre que la conciencia nos advierta, tenemos que prestarle atención y, por decirlo así, cerrarle las puertas a Satanás.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *