Descargar Aplicación

TESOROS DE LA BIBLIA 31 de mayo al 06 de junio: «El juicio le pertenece a Dios”, Discurso.

“El juicio le pertenece a Dios” (10 mins.)

El significado de Deuteronomio, tal como se explica en el vídeo que acabamos de ver, significa literalmente segunda ley o repetición de la Ley. Esto se debe a que Moisés volvió a explicarla, de forma clara, concisa y directa.

El poder está en Jehová, y también la justicia. No hay nadie superior o por encima de el . al igual que ocurre hoy día, no hay nada por encima de sus justas normas. Jehová juzgara en consecuencia por medio de sus jueces, en este caso, a día de hoy, los ancianos de congregación.

Tienen la obligación, el derecho y la responsabilidad de juzgar de acuerdo con lo que está escrito en la Palabra de Dios tal como los jueces de Israel. 

VAMOS A LEER : Deuteronomio 1:16.

“En aquel momento les ordené a sus jueces: ‘Cuando escuchen un caso entre sus hermanos, tienen que juzgar con justicia entre un hombre y su hermano o un residente extranjero’”.

La justicia de Dios se ciñe sobre todo hombre y mujer, sin ningún tipo de discriminación o parcialidad como solía ocurrir en aquel tiempo con los extranjeros, viudas o huérfanos de padre. 

La mano de Jehová estaba encima de todos los habitantes, sin importar su condición, y era justa para con todos. Hoy día, la mano de justicia de Dios también está sobre cada uno de sus siervos, dándole bendiciones a quién lo ama sinceramente, y rectificando en justicia a quiénes no lo hagan.

Aunque son los ancianos quienes tienen el derecho y la obligación de juzgar cuando existen casos graves que vayan en contra de la integridad moral y las normas divinas, lo harán bajo la justicia de Jehová, y no la suya propia.

La justicia que aplican los ancianos dentro de las congregaciones debe estar en armonía con las cualidades de la justicia de Dios, como su misericordia. No es una justicia basada en la
percepción de lo que es justicia para cada anciano, sino de lo que es justicia para Jehová.
Para que esto sea posible, todo anciano tiene que dejar de lado posibles prejuicios que pueda tener, experiencias pasadas con ese hermano o la percepción que tiene sobre él o ella. Se debe
ser neutral y se debe guiar exclusivamente por lo que dice la Biblia al juzgar un caso grave.

Los ancianos deben buscar siempre que sea posible la misericordia con el pecador de forma que ellos constituyan un ambiente reconciliador e integrador que se asemeje al asilo que otorgaba
Jehová y permita que el arrepentido pueda hacer las paces con Jehová y consigo mismo.

Estos ancianos son servidores de la justicia, es la justicia de Dios quién los usa a ellos para guiar y cuidar a su pueblo. Porque cada siervo de Dios, como vimos en el vídeo, obedece a
Dios porque lo ama con todo corazón, alma y fuerzas, no por obligación.

VAMOS A LEER : Deuteronomio 1:17

“No sean parciales al juzgar. Deben oír al pequeño lo mismo que al grande. No se dejen intimidar por nadie, porque el juicio le pertenece a Dios. Y, si un caso es demasiado difícil para ustedes, deben presentármelo a mí, y yo lo escucharé.”

Las decisiones judiciales de los ancianos deben ser temerosas con Dios. El privilegio que tienen debe causarle un temor reverente porque están juzgando para Dios, son representantes de
su justicia.

Y en dicha justicia no cabe lugar a ningún sentimiento personal como la venganza, el egoísmo, la parcialidad, la avaricia o incluso la ignorancia o la falta de conocimiento.

Los ancianos deben tener una base sólida de conocimiento bíblico antes de tomar cualquier decisión, y en caso de que no estén preparados para ese asunto, deben ponerlo en manos de Dios
y no precipitarse tomando una decisión que afecte a una vida de un siervo de Dios sin estar lo debidamente preparados.

Este trabajo que hacen los ancianos es una gran responsabilidad y privilegio, que como hemos dicho, lo hacen con temor a Dios para nunca defraudarlo y cuidar lo mejor posible la salud espiritual de la congregación cristiana. No es fácil y es por ello, que debemos estar profundamente agradecidos por la extraordinaria labor que hacen todos los días.

VAMOS A LEER : Hebreos 13:17

“Sean obedientes y sumisos a los que los dirigen, porque ellos están cuidando de ustedes y van a rendir cuentas por eso. Así, ellos lo harán felices y no con suspiros, porque esto los perjudicaría a ustedes”.
Los ancianos nos dan tranquilidad y seguridad de que Jehová está cuidando a su Pueblo de buena manera. Tanto ellos como nosotros, estamos siguiendo los principios de la Ley de Dios que se ve reflejado en las enseñanzas de Jesús como hemos visto en el vídeo introductorio de Deuteronomio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *